MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Cárceles locales de Carolina del Norte continúan deportando indocumentados


Charlotte (Carolina del Norte), (EFE).- Más de 700 indocumentados han sido puestos en proceso de deportación desde varias cárceles de Carolina del Norte en menos de un año al ser detenidos por policías locales y patrulleros de caminos.

El periódico "La Voz Independiente" reportó hoy que, según cifras del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), de finales de julio de 2008 a principios de mayo de 2009, unos 500 indocumentados habían sido fichados en el condado Henderson, en la zona de las montañas.

Henderson es uno de siete condados que opera el programa 287g, el cual permite a los alguaciles locales determinar el estado migratorio de un detenido extranjero, y que ha puesto en proceso de expulsión a más de 7.000 inmigrantes en todo el estado.

Por "Comunidades Seguras", un sistema automatizado que por las huellas dactilares de los detenidos se compara su récord con ICE y la Agencia Federal de Investigación (FBI), en otro condado Buncombe, los carceleros identificaron a 208 sin papeles en 2008.

La mayoría de los arrestos en Henderson fueron realizaron a extranjeros que violaron leyes de tránsito menores, otras por manejo bajo el estado de ebriedad, narcotráfico y violencia doméstica.

El periódico también reportó que el 287g en Henderson había dejado una ganancia de 76.000 dólares, ya que ICE paga al alguacil 71.96 dólares diarios por albergar a indocumentados hasta su traslado a un centro de detención de inmigración.

Asimismo, el alguacil Rick Davis de Henderson, dio a conocer a los medios que a partir del 1 de octubre, nueve agentes de ICE operarán desde esta zona y otros 21 condados de Carolina del Norte para buscar indocumentados convictos de delitos.

El grupo pertenece a la unidad Extranjeros Criminales (CAP, siglas en inglés), que detiene a inmigrantes que no han cumplido sus órdenes de abandonar el país, convictos de crímenes violentos, depredadores sexuales y pandilleros.

Davis enfatizó que la presencia de los agentes "no significará que se llevarán a cabo redadas masivas de indocumentados" en zonas públicas. EFE

av/cs