MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Chávez ofrece respaldo militar a Morales y Lugo

CARACAS,  (IPS)  – El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en medio 

de una denuncia de conspiración en su contra, advirtió este jueves "a los 

vecinos" que está dispuesto a intervenir militarmente en Bolivia o 

Paraguay si en alguno de esos países fuerzas de derecha derrocan al 

gobierno o asesinan al presidente.
 

Por Humberto Márquez

 

Con la muerte o derrocamiento del presidente boliviano Evo Morales "me 

estarían dando luz verde para yo apoyar cualquier movimiento armado que 

devuelva el poder a su pueblo", dijo Chávez, quien acusó de fraguar tales 

planes a "oligarquías" que hacen otro tanto en su contra en Venezuela y 

contra el presidente Fernando Lugo en Paraguay.

 

  "Si la oligarquía y pitiyanquis dirigidos, financiados, armados por el 

imperio (Estados Unidos), derrocan algún gobierno nuestro, no tendríamos 

problema en iniciar operaciones de cualquier tipo para restituir el poder 

al pueblo en esos países hermanos", advirtió.

 

  Los gobiernos vecinos "deben saber que queremos la paz, pero no estamos 

dispuestos a morir como (el libertador Simón) Bolívar o como (Salvador) 

Allende (presidente de Chile de 1970 a 1973)", y en cambio "crearíamos, 

como dijo Ernesto (Che) Guevara, uno, dos, tres Vietnam en América 

Latina", afirmó Chávez en cadena de radio y televisión.

 

  El soporte de las declaraciones de Chávez fue su indignado reclamo por 

el desdén con el que los principales medios de comunicación privados de 

Venezuela trataron la denuncia de su partido acerca de un develado intento 

de magnicidio y golpe de Estado en su contra.

 

  Esos medios, entretanto, han desplegado las informaciones que derivan 

del juicio abierto en Miami sobre el caso de "la valija" con 800.000 

dólares incautada en Buenos Aires el año pasado al 

venezolano-estadounidense Guido Antonini.

 

  La nuez del caso son las denuncias, rechazadas por Caracas y Buenos 

Aires, de que ese dinero fue una de las remesas enviadas por Chávez para 

apoyar la campaña electoral de la actual presidenta de Argentina, Cristina 

Fernández, y además mostraría tejidos de corruptelas en los mandos 

políticos y petroleros de ambos países.

 

  Como evidencia de la nueva conspiración golpista en Venezuela, una 

estación de televisión gubernamental divulgó la grabación de una 

conversación telefónica, sin fecha, entre personas que identificó como 

oficiales retirados de la Fuerza Armada. Chávez ya fue víctima en abril 

2002 de golpe de Estado cívico-militar que lo sacó del gobierno por dos 

días.

 

  Los oficiales mencionados son los generales retirados de la aviación 

Eduardo Báez, el de la guardia nacional Wilfredo Barroso y el 

vicealmirante Carlos Millán, quienes aluden a comandantes de batallones y 

unidades aéreas que estarían dispuestos a marchar sobre la sede 

presidencial en el caso de una sublevación, según se escucha en la 

grabación.

 

  El ministro de Información, Andrés Izarra, aseguró que "hay grandes 

medios (de comunicación) involucrados en los planes de magnicidio y golpe 

de Estado". "Es sorprendente el cerco mediático que existe en empresas de 

comunicación, claramente vinculadas a sectores opositores", añadió.

 

  Chávez recordó que en la víspera le fue renovada por cinco años la 

concesión a la señal de televisión a la empresa privada Televen, que en 

los últimos años se apartó de su inicial línea editorial crítica del 

gobierno.

 

  Pero advirtió que a las estaciones privadas de televisión que, "si no 

se apegan a la ley, les revocaremos la concesión".

 

  El ex vicepresidente José Vicente Rangel también afirmó que "los planes 

de golpe de Estado y magnicidio no son literatura para acosar a nadie sino 

un proyecto en marcha".

 

  "Le dicen a uno que tiene que probar el golpe o magnicidio, y resulta 

que históricamente los golpes o los magnicidios se prueban ante el hecho 

concreto, cuando matan a la persona o cuando se produce el alzamiento", 

comentó Rangel.

 

  El general en jefe Gustavo Rangel, ministro de la Defensa, informó que 

la Fiscalía Militar abrió una investigación y llamó a rendir declaraciones 

a los oficiales retirados mencionados en la grabación telefónica 

divulgada.

 

  "Estas manifestaciones no son sino una forma de tratar de dividir a la 

Fuerza Armada, de enfrentarnos, que no nos vean como un equipo 

consolidado, como un sólido bastión, soporte de la revolución 

bolivariana", dijo el general Rangel.

 

  Al cóctel de advertencias a las oligarquías de la región, revelaciones 

en el juicio de Miami, el papel de los medios de comunicación y denuncias 

de conspiraciones, se agrega que Venezuela está a las puertas de las 

elecciones de gobernadores regionales y alcaldes, a realizarse en 

noviembre, cruciales según sus protagonistas para debilitar o fortalecer a 

Chávez.

 

  Según el presidente "los pitiyanquis (pro-yanquis) de la oposición 

están desesperados, porque vienen las elecciones y los números no les dan, 

sus propias encuestas dicen que la popularidad de Chávez raya en 80 por 

ciento".

 

  El general Rangel instó a periodistas a que "saquen la cuenta de lo que 

buscan estas personas (los oficiales investigados) vinculadas con la 

oposición". "En mi opinión, quieren impedir las elecciones de noviembre, 

pero no lo lograrán porque la Fuerza Armada garantizará que el pueblo 

ejerza ese derecho".

 

  Juan Francisco Contreras, portavoz internacional del opositor partido 

socialcristiano Copei, acusó al gobierno de "lanzar una cortina de humo, 

como ha hecho durante 10 años cada vez que hay elecciones, para tratar de 

tapar los problemas del país y el escándalo generado por el caso de la 

valija de los 800.000 dólares".

 

  La Asamblea Nacional (parlamento unicameral), donde los partidos de 

gobierno ocupan 155 de los 167 asientos, aprobó efectuar una investigación 

sobre el magnicidio e intento de golpe.

 

  "Hay medios de comunicación involucrados en este golpe de estado, como 

es el caso de Globovisión", un canal privado de 24 horas de noticias, dijo 

la presidenta de la Asamblea, Cilia Flores.

 

  "Su presidente, Alberto Federico Ravell, está implicado 

contundentemente. También Miguel Henrique Otero, editor de (el diario 

local) El Nacional, y por eso la comisión tendrá que hacer un seguimiento 

de lo que es el comportamiento de estos medios de comunicación que han 

tratado de generar angustia, desestabilización y terrorismo", sostuvo.

 

  Cuando el diputado Ismael García, quien se distanció del oficialismo en 

2007, pidió en la sesión parlamentaria de este jueves que se investigase 

el caso de "la valija" además de la conspiración magnicida y golpista, 

Flores lo declaró "fuera de orden" y no permitió que hablase más.

 

  Chávez aseguró que, "si a mí me matan, ¡Dios mío!, no temo por mí, sino 

por lo que vendría después", y pidió a sus partidarios preparar "un 

contragolpe revolucionario".

(FIN/IPS/hm/dm/ip hd/ve sl la/08)