MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Compara el Pentágono a cárteles mexicanos con grupos insurgentes

 

Por J. JESúS ESQUIVEL / Revista Proceso

WASHINGTON,  (apro)– El Departamento de Defensa de Estados Unidos comparó a los cárteles del narcotráfico de México con grupos insurgentes, por lo que propuso utilizar equipo militar de vigilancia en la frontera, como una medida preventiva.

 

 "Es absolutamente correcto decir que  los cárteles mexicanos de la droga se parecen mucho a las organizaciones insurgentes", declaró el general Victor Renuart, jefe del Comando Norte de las fuerzas armadas estadounidenses.

 

"Ellos (los cárteles mexicanos) están bien entrenados, bien equipados, y sus tácticas son buenas. Y Los Zetas, en el área del cártel del Golfo, están entre los mas sofisticados", argumentó el general ante el Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Senadores del Congreso federal de Estados Unidos.

 

Y en el entendido de que los narcotraficantes son como una organización insurgente, dijo, se necesita contar con una capacidad "interagencial" que pueda detectar cada movimiento de los grupos del crimen organizado de México.

 

Abundó:

 

"Creo que como nos estamos enfocando cada vez más al tema de la frontera con México, nuestro papel (del Pentágono) va en el sentido de ayudar al Ejército mexicano, que es el elemento principal de los esfuerzos de la aplicación de la ley".

 

El senador republicano John McCain preguntó a Renuart si realmente es necesario militarizar la frontera con México, para evitar el contagio de la narcoviolencia y ayudar al gobierno de Felipe Calderón a combatir al narcotráfico. El jefe del Comando Norte respondió que eso "se valoraría". 

 

En todo caso, insistió, se usaría equipo de vigilancia que pertenece a la Guardia Nacional, como aviones y helicópteros.

 

–¿El gobierno mexicano está ganando o perdiendo la guerra al narcotráfico?—le preguntó una vez más el senador McCain.

 

Renuart contestó: "Senador, voy a decir que el gobierno mexicano está tomando acciones agresivas para ganar y no diría que están perdiendo".

 

En la misma Cámara de Senadores se llevó a cabo otra sesión relacionada con el narco en México, con el tema con el tema "Las respuestas de las agencias de la ley a los cárteles de la droga de México", en la que intervinieron representantes del Subcomité sobre Crimen y Drogas y del Caucus para el Control Internacional de los Narcóticos.

 

Varios legisladores estadounidenses expresaron en dicha sesión la necesidad de reconocer la urgencia de que el gobierno de Estados Unidos intervenga e incluso modifique sus leyes para contener el flujo ilegal de armas, las cuales terminan en manos de los narcotraficantes mexicanos.

 

"La adicción de Estados Unidos a las drogas, los dólares y las armas que viajan a través de nuestra frontera, mantienen la actividad de los cárteles. Si no tomamos pasos de cooperación para derrotar a los cárteles, esta violencia continuará incrementándose", advirtió el senador Dick Durbin, demócrata por el estado de Illinois y presidente del Subcomité.

 

Durante la reunión, se comentó que 90% de las armas que utilizan los narcotraficantes mexicanos proceden de Estados Unidos, que dichos grupos aprovechan la flexibilidad de las leyes para la venta de armas y utilizan a los propios estadounidenses como intermediarios para conseguirlas.

 

Anthony Placido, jefe de operaciones de inteligencia de la DEA, destacó que las agencias federales estadunidenses están haciendo todo lo necesario y colaboran juntas para contener no sólo el tráfico de drogas, sino también el de las armas que salen de Estados Unidos a México.

 

Agregó que la narcoviolencia que azota a gran parte del territorio mexicano también es resultado del éxito de la guerra que el presidente Calderón ha lanzado al narcotráfico.

 

"Las organizaciones del tráfico de drogas de México han estado bajo un nivel de estrés que no tiene precedentes", acotó el jefe de operaciones de inteligencia de la DEA.

 

Y aclaró que "como una consecuencia directa de los esfuerzos del gobierno mexicano, ha habido un agudo aumento en los asesinatos y crímenes violentos en México, lo que ha generado una preocupación significativa porque la escalada de la violencia por parte de los cárteles se ha manifestado en ataques al mismo gobierno mexicano, y esa violencia puede extenderse a nuestra frontera sur con consecuencias adversas para Estados Unidos".

 

En la misma audiencia, como invitada del Subcomité del Senado, la columnista mexicana y colaboradora de la revista Proceso, Denise Dresser, destacó la peligrosidad de utilizar al Ejército mexicano como la herramienta principal para combatir al narcotráfico.

 

"Sacar a los soldados de las barracas para que se muevan por todo el país es un motivo de preocupación. Como resultado de su papel más extenso, el Ejército mexicano se ha convertido en una autoridad suprema y en algunos casos en la única autoridad", dijo Dresser.

 

La columnista enfatizó que por el problema de la corrupción gubernamental por narcotráfico y la intransigencia de Calderón para aceptar la necesidad de hacer una reforma judicial, México vive una amplia serie de problemas generados por el narcotráfico y el crimen organizado.

 

Abundó:

 

"México se está convirtiendo en un país sin leyes, donde el año pasado murió más gente  por la violencia relacionada a las drogas, que la que murió en Irak, y donde el gobierno ha sido infiltrado por las mafias y los cárteles a los que se ha comprometido a derrotar".