MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Con Bush no habrá resultado positivo en Poznan

 

 

Antonio Marafioti entrevista a WALDEN BELLO


VITERBO, Italia,  (IPS)  – El hecho de que Estados Unidos esté 

representado por el gobierno saliente de George W. Bush en la conferencia 

internacional sobre cambio climático que se celebra en la ciudad polaca de 

Poznan, no conducirá a nada positivo, dijo a IPS el activista Walden 

Bello, ganador en 2003 del Premio Nobel Alternativo.

 

El gobierno de Barack Obama, que será investido presidente de Estados 

Unidos el 20 de enero, ratificará seguramente el Protocolo de Kyoto sobre 

cambio climático, pero la cuestión es hasta dónde se compromete en la 

defensa del ambiente, dijo Bello en una entrevista concedida a IPS.

 

  Profesor de sociología y administración pública en la Universidad de 

Filipinas y director ejecutivo de Focus on the Global South, un instituto 

de investigación política con sede en Bangkok, Bello se refirió a la 

actual crisis financiera mundial, el calentamiento global y los posibles 

resultados de la conferencia de Poznan, que se celebrará hasta el 12 de 

este mes.

 

  IPS: El presidente electo Barack Obama dijo que la de Poznan será una 

cita vital para la suerte del planeta, y prometió que su gobierno 

invertiría 15.000 millones de dólares al año para ayudar a desarrollar 

fuentes alternativas de energía y reduciría en 12 años las emisiones 

contaminantes nacionales hasta llevarlas a los niveles de 1990. ¿Cree que 

es el primer paso hacia la ratificación del Protocolo de Kyoto?

 

  WALDEN BELLO: Definitivamente sí. El Protocolo de Kyoto será ratificado 

por la administración de Obama, especialmente porque los demócratas gozan 

de mayoría en el Senado y no tienen por qué temer el obstruccionismo (del 

Partido) Republicano.

 

  El gobierno de Bush siempre se ha opuesto a reducciones obligatorias 

(de gases que recalientan la atmósfera) y eso no conducirá a ningún 

resultado positivo en la conferencia de Poznan, en la cual Estados Unidos 

es representado por la administración saliente.

 

  Otro factor importante está relacionado con el grado de ambición de la 

gestión de Obama. La cuestión no es tanto si Estados Unidos ratifica el 

Protocolo, sino qué se compromete a hacer en favor del ambiente. Será un 

muy grave error si Obama escucha las razones de las fuerzas cercanas al 

actual gobierno, que toman como excusa la recesión económica mundial para 

decir no se puede prestar atención al problema del cambio climático.

 

  Si Estados Unidos es lo bastante ambicioso en la lucha contra la 

contaminación, Europa seguirá su ejemplo.

 

  IPS: Según un informe publicado por el diario The Independent, más de 

60 naciones, especialmente del mundo en desarrollo, podrían tener en los 

próximos años cientos de millones de refugiados ambientales a causa de 

calentamiento global. ¿Esto empeorará la situación de las comunidades 

pobres de África?

 

  WB: Claro que sí. El mayor problema es precisamente que las comunidades 

que sufren la mayoría de los daños causados por el calentamiento global 

serán las que menos contribuyen a su incremento. Por lo tanto, es esencial 

que las industrias y empresas (del Norte rico) transfieran a esas 

poblaciones no sólo dinero, sino sobre todo nuevas tecnologías para 

preservarlas de riesgos futuros.

 

  IPS: Un estudio de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el 

Cambio Climático indica que las emisiones de gases de efecto invernadero 

de los países industriales aumentaron 2,3 por ciento entre 2000 y 2006, a 

pesar del objetivo fijado por el Protocolo de Kyoto de reducir esa 

contaminación climática en 5,2 por ciento respecto de los volúmenes de 

1990. ¿Qué no ha funcionado en estos años?

 

  WB: Varias cosas. En primer lugar, el Protocolo de Kyoto fijó objetivos 

muy ambiciosos en términos de reducción de emisiones. En segundo lugar, 

Estados Unidos (principal contaminador) no participa en el régimen mundial 

de reducciones obligatorias y ha planteado una importante cuestión a la 

legitimidad del propio Protocolo.

 

  Las decisiones políticas adoptadas por la administración de Bush han 

contribuido en gran medida al agravamiento del cambio climático. Si esto 

se considerara un delito contra el ambiente y (ese tipo de delitos) cayera 

bajo jurisdicción de la Corte Penal Internacional, Bush y los miembros de 

su gobierno deberían ser procesados.

 

  El futuro gobierno de Obama deberá tomar conciencia de que es tiempo de 

obtener un Protocolo eficaz mediante compromisos vinculantes de países 

como Estados Unidos, que tienen más responsabilidad en la contaminación de 

gases invernadero.

 

  IPS: China e India, que están superando lentamente a Estados Unidos en 

cantidad de gases invernadero, han argumentado que reducirán sus emisiones 

sólo después de que lo hayan hecho las naciones industriales. ¿Cree que 

Europa y Estados Unidos deben tomar la iniciativa?

 

  WB: El Norte es históricamente más responsable de la acumulación de 

gases invernadero. Así que es justo que los países del Norte den el primer 

paso. ¿Por qué India y China, dos de las naciones en desarrollo, deberían 

reducir sus emisiones si las superpotencias industriales, que tienen 

graves fallas y responsabilidades en las principales crisis ambientales, 

no están dispuestas a hacer lo mismo?

 

  Esto nos lleva a una solución negociada en dos fases: en primer lugar, 

un compromiso de Estados Unidos y otros países ricos y, posteriormente, la 

ruta de acceso a reducciones obligatorias, e igualmente importantes, de 

India, China y quizás Brasil.

 

  IPS: El Banco Mundial ha sido acusado de querer controlar para su 

beneficio el régimen de créditos de carbono, un mecanismo que debería 

servir para reducir las emisiones contaminantes del Norte y ayudar a los 

países en desarrollo. ¿Cuál debería ser el papel del Banco Mundial?

 

  WB: El Banco Mundial no debería jugar ningún papel en los mecanismos 

para combatir el cambio climático. Lo que está sucediendo es negativo y 

eso se acentúa cuando uno considera, por ejemplo, que las inversiones del 

Banco Mundial en la gasolina son mucho más sustanciales que las destinadas 

al desarrollo o la investigación de energías alternativas.

 

  Sólo el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) 

debe ser el verdadero mecanismo de apoyo financiero a iniciativas contra 

el cambio climático. Sería un desastre si el Banco Mundial tomara estas 

funciones, aparte del hecho de que esa institución está controlada por los 

países ricos y sus bancos, las instituciones que están más equivocadas en 

la lucha contra el cambio climático.

 

  IPS: ¿Cuáles son hoy los límites insuperables para el desarrollo 

sostenible?

 

  WB: Ciertamente no la falta de recursos. Los verdaderos límites son las 

ideas y la voluntad política de los gobiernos. Si hay ideas y voluntades, 

podemos lograr resultados concretos a pesar de que muchos carecen de 

recursos. Si se pone la imaginación y la determinación, seremos capaces de 

diseñar políticas sabias para el bienestar de los pueblos y el ambiente. 

(FIN/IPS/am/dcl/wd en dv kp qa md/08)