MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Contundente golpe mediático con Sarah Palin

A 58 días de los comicios presidenciales en Estados Unidos, nadie puede asegurar si el próximo inquilino de la Casa Blanca será el primer mandatario negro de 44 años de edad o un veterano héroe de guerra, que sería el más viejo (casi 73 años) en la historia de este país. 

Por Bernardo González Solano / Revista Siempre!

Asimismo, si triunfara el candidato demócrata negro estaría acompañado por un senador blanco de 65 años de edad, y el abanderado republicano por una mujer de 44 años, actual gobernadora de Alaska que, en caso dado, por algún infortunio o suceso grave de los que suelen acontecer en la tierra del Tío Sam, podría llegar a la Presidencia de Estados Unidos.
En tanto, Sarah Palin (née Sarah Louis Heath, hija de Charles y Sally, catedrático y funcionaria de escuela secundaria) es la primera mujer del Partido Republicano en ser pareja para la vicepresidencia de un candidato presidencial de su partido. Los demócratas habían hecho lo propio con Geraldine Ferraro, que fue pareja del candidato Walter Mondale en las elecciones de 1984.
Por coincidencia, al hacer el anuncio de la selección de la gobernadora de Alaska —con apenas dos años en el cargo— como candidata a vicepresidenta, en Dayton, Ohio, el día del cumpleaños 72 del senador John McCain, se cumplieron 88 años del sufragio femenino en Estados Unidos.
Secreto hasta el último momento
Muchas señales y fuerte golpe mediático —el nombre de Sarah Palin se mantuvo en secreto hasta el último momento— después de la Convención Demócrata y del discurso de aceptación de la candidatura por parte de Barack Obama. John McCain no esperó mucho por el revire. Los golpes mediáticos, de parte y parte, son incesantes.
Además, aunque los medios tienden a apoyar a Obama, las encuestas de opinión no remontan a su favor. Desde hace varias semanas las diferencias con McCain son de dos o tres puntos. Nada más. Y la Convención Republicana empezó el lunes 1 de septiembre en Minessota, con el empuje del nombramiento de Sarah Palin. El resultado será de pronóstico reservado.
Un viejo analista de la política estadounidense especuló que el ganador será el candidato del partido que se mantenga más unido después de sus respectivas convenciones. Sólo los huracanes en la Florida y Nueva Orleans podrían cambiar un poco la decisión de los electores de Estados Unidos. Los indecisos son millones.

La barracuda

La verdad sea dicha, el anuncio de McCain al dar a conocer su compañero de fórmula impactó a propios y extraños, sobre todo porque la gobernadora Sarah Palin era poco conocida fuera de las fronteras de Alaska, donde fue elegida hace dos años apenas por el Partido Republicano, pese a las maniobras de los capitostes republicanos que hicieron hasta lo imposible para que la audaz Sarah (llamada “Sarah la barracuda” por su ímpetu al jugar basquetbol en la escuela secundaria lo que llevaba al triunfo a su equipo) llegara a la gubernatura.
La hermosa mujer, que no oculta en ningún momento sus posturas conservadoras, lo que para algunos sectores republicanos aumenta su atractivo, mantiene a sus 44 años y cinco hijos —Track, de 19 años; Bristol, 17; Willow, 14; Piper, siete; y Trig (que nació con síndrome de Down, pese a que sus padres fueron avisados de este problema con toda anticipación y pese a ello decidieron que naciera por ser contrarios al aborto), de cuatro meses— la apariencia de una modelo que recién apareció en la portada de la revista Vogue —de hecho fue Miss Wasilla en 1984 y segundo lugar de Miss Alaska en el mismo año— que al mismo tiempo practica la cacería del alce y osos grizzly, come hamburguesas de alce y no tiene miedo de romperse las uñas. 

Decidida antiabortista

Además de formar parte de la asociación Feminist for Life y de la Asociación Nacional del Rifle (a la que tanto nombre le dio el actor Charlton Heston, recién fallecido), es decidida activista antiaborto y ferviente cristiana evangélica, lo que la empareja con el candidato a la vicepresidencia demócrata, el senador por Delaware Joseph Biden, católico y descendiente de irlandeses.
Sin duda que la mayoría de los electores estadounidenses esperan con expectativa los resultados de esta campaña electoral que se ha convertido en la más cara y larga de la historia. Todas las reglas se han observado paso a paso. Así, es costumbre que el primer partido en realizar su convención para ratificar a su candidato presidencial sea el que no esté en la Casa Blanca, en este caso el Partido Demócrata y después el Republicano.
En esta ocasión, el Demócrata demoró hasta lo último la convención, como parte de su estrategia para restarle días de campaña a su adversario. Por tal motivo, McCain no esperó ni 24 horas después de la convención demócrata para dar a conocer su compañera de fórmula. Al parecer, la estrategia le dio resultado. Todo el mundo analizó y valoró la presencia de la “desconocida” gobernadora de Alaska.
El cazurro héroe de la guerra de Vietnam y sus asesores sabían lo que tenían guardado. El golpe mediático no fue menor. Todo sucedió como en las películas. El nombre de Sarah no figuraba en la lista de los probables compañeros de la fórmula presidencial. 

Misterioso avión

En la tarde del jueves 29 de agosto aterrizó un misterioso avión privado procedente de Anchorage, que llevaba a bordo a una mujer, Sarah Palin, dos hombres (padre e hijo: Todd, a quien conoció en la Universidad de Idaho, donde estudiaba conjuntamente las carreras de periodismo y ciencias políticas que pudo sufragar con los premios que obtuvo en sendos concursos de belleza, y Track, que en las próximas semanas será enviado como soldado en las tropas de Estados Unidos a Irak), y tres jovencitas: Bristol, Willow y Piper; la familia casi completa que acompañaron a la hermosa gobernadora en el estrado donde fue dada a conocer como compañera del abanderado republicano.
El mensaje era claro: tal y como se presentó Obama y su mujer Michelle acompañados de sus dos hijas en Denver. Golpe por golpe. McCain fue directo: “Ella es exactamente lo que necesito. Ella es exactamente lo que el país necesita”. Más claro ni el agua.
Agregó. “Es una mujer de gran integridad, sentido común y devoción por el bien de la comunidad. Es lo que hoy en día nos pide Washington”.
La estrategia republicana funcionó. El anuncio restó atención al discurso de Obama en Colorado la noche anterior. Y otro propósito, además. En la selección de Sarah hay un implícito llamamiento al grupo descontento de demócratas que aún piensan que Obama le arrebató la elección a Hillary Rodham Clinton de “forma deshonesta”.

Por las mujeres

En su corta alocución en Ohio, Sarah Palin dibujó el contorno de una alternativa dándole el simbolismo al ticket demócrata y su programa, tendiendo la mano, al mismo tiempo, a las mujeres de Estados Unidos, para lo que hábilmente recordó el camino trazado por Geraldine Ferraro y los 18 millones de votos ganados por Hillary Clinton, y lanzó un llamamiento firme a las electores de la senadora de Nueva York, frustradas por el veredicto de las primarias. Cinismo, sí, pero fino. Desde el punto de vista táctico, sin duda, McCain no pudo haber hecho mejor elección.
Los políticos pragmáticos dicen que en su profesión lo que cuenta son los resultados más allá de los discursos. Así, el senador McCain se ha pasado los últimos meses diciendo que un candidato rival de poco más de 40 años, con apenas dos años en el Senado de la Unión, sin mayor experiencia y poco conocimiento de la política internacional, no podía estar listo para ocupar la presidencia del país.
Ahora, en un vuelco de 180 grados, casi apresuradamente, sorprende a propios y extraños, eligiendo como compañera de fórmula a una gobernadora que apenas tiene dos años en el puesto, sin mayores credenciales en el oficio, con poco más de 40 años de edad y sin ninguna experiencia ni practica en cuestiones internacionales. ¿Cinismo? quizás: pragmatismo, absoluto. Así son los políticos en todas partes del mundo.
Al abundar en el tema de las mujeres, Palin dijo: “Las mujeres de Estados Unidos no están acabadas… juntas podemos reventar ese techo de cristal de una vez por todas”.
A su vez, la senadora Hillary Clinton dijo sentirse “orgullosa”, porque el aspirante republicano a la presidencia de Estados Unidos escogió a una mujer como su compañera de fórmula.
Sin embargo, la esposa de Bill Clinton aseguró que la política de Palin “conducirían a Estados Unidos en la dirección incorrecta”.
Por otra parte, Obama elogió a la gobernadora de Alaska por su elección, le reconoció su extraordinaria historia personal, pero “desgraciadamente las cosas siguen igual y a fin de cuentas es John McCain quien encabeza la fórmula”. Un portavoz del Partido Demócrata criticó la posición de la gobernadora de Alaska en contra del aborto y a favor de las perforaciones petroleras en la reserva natural ártica y la continuación de las políticas económicas del presidente George W. Bush que fracasaron, “no es el cambio que necesitamos, sigue la misma cosa”.

Producto del oeste norteamericano

Sarah Louis Heath, su nombre de soltera, es producto del oeste norteamericano. Nació en Idaho en 1964 y a los tres años con sus padres se trasladó a Wasilla, Alaska, donde su progenitor era profesor de ciencias naturales y entrenador de atletismo escolar y su madre secretaria. Heredó de su familia el amor por el deporte y el aire libre; madruga para ir de cacería del alce; la motonieve y el hidroavión que conduce, la pesca comercial que practica con su esposo descendiente de esquimales —Todd, que ha ganado en varias ocasiones la larga carrera de más de tres mil kilómetros, llamada Iron Dog: perro de hierro—, indica que parece que nada le da miedo a Sarah.
Después de dos mandatos en el consejo municipal de Wasilla, Sarah fue elegida alcalde de esta pequeña ciudad en 1996. Este puesto no fue sino un trampolín hacia la gubernatura de Alaska, donde campeaba la corrupción. Después de fracasar en 2002 en su intento por lograr la vicegubernatura, lo volvió a intentar cuatro años más tarde convirtiéndose, a los 42 años, en la gobernadora más joven de su entidad. Lo primero que hizo fue vender el jet del gobernador.
Miembro de la Comisión para la Conservación del Petróleo y el Gas, las dos grandes riquezas mineras de Alaska, Sarah renunció después de haber denunciado la falta de “falta de ética” de dos de sus compañeros republicanos. Las acciones que emprendió contra uno de sus compañeros de la comisión y en contra de un ex ministro de justicia de Alaska culminaron en la propia renuncia de lo dos sujetos.
Sus dos primeros años como gobernadora fueron marcados por la adopción de una ley sobre la ética y la eliminación de proyectos dudosos preferidos por la clase política republicana local, conocida por hacerle el juego a las compañías petroleras. Por cierto, contradictoriamente, Sarah es partidaria de las perforaciones petroleras en las zonas árticas, lo que le convierte en blanco de las organizaciones defensoras del medio ambiente.

Aumentó los impuestos a las compañías petroleras y logró reunir 6 mil millones de dólares para las arcas estatales y buena parte de esas divisas las repartió a los habitantes de Alaska enviándoles cheques por mil 200 dólares cada uno. Su popularidad, pese a sus posturas conservadoras en contra del aborto y del casamiento de homosexuales, es muy alto, del 80 por ciento en toda la entidad. Después de parir a su último hijo, Sarah regresó a la oficina a los tres días.

Los electores estadounidenses dirán la última palabra: Barack Obama o Jonh McCain.