MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Corrupción ‘atrapa’ a policías de EU

 

Por Doris Gómora / El Universal 

 

 

 

 

[email protected]

 

Oficiales de la Border Patrol, de Aduanas y de la policía estatal de Estados Unidos han recibido pagos de miles de dólares de los cárteles mexicanos del narcotráfico, para que protejan cargamentos de droga que cruzan por la frontera de México hacia el interior de Estados Unidos, por lo que han sido condenados o sujetos a procesos en juzgados estadounidenses bajo cargos de corrupción y ofensas relacionadas con tráfico de drogas; indica información de estos casos en los estados de Texas y Nuevo México.

 

Mientras que los agentes de Estados Unidos, con edades que promedian los 35 años, pretendían combatir al narcotráfico desde sus posiciones como oficiales del orden en la frontera con México, información de las cortes indica que en realidad aceptaban sobornos cuantificados en más de 62 mil dólares tan sólo en los casos de tres agentes de la Patrulla Fronteriza acusados por el gobierno de ese país de estar involucrados directamente con el narcotráfico. Además se refiere el caso de otro agente de la misma corporación, uno de Aduanas y Migración y otro de la Policía Estatal, que en hechos por separado ingresaron más de mil 300 kilogramos de cocaína a ese país con intención de venderla.

El miércoles 18 de marzo a las 2 de la tarde, en McAllen, Texas, Leonel Morales ex agente de la Patrulla Fronteriza, en el condado Zapata en Texas, recibirá sentencia después de que en enero pasado se declaró culpable de haber recibido 9 mil dólares por escoltar 20 kilogramos de cocaína entre junio y agosto de 2008, y fue introducido a ese negocio por su primo Salomón Ruiz, de 34 años, otro ex agente de la misma corporación en el Valle Río Grande, quien recibió 14 mil dólares por proteger un cargamento de 25 kilogramos de cocaína.

 

Durante el periodo de investigación de octubre de 2006 al 11 de septiembre de 2008, cinco agencias estadounidenses, entre ellas el Buró Federal de Investigación (FBI, por su sigla en inglés) y la Agencia Antidrogas (DEA) descubrieron a los dos ex agentes de la Patrulla Fronteriza cometiendo varios delitos, entre ellos el de corrupción, delito federal por el que podrían recibir más de 15 años en prisión y una multa de más de tres veces el monto del soborno que recibieron.

 

El ex agente Ruiz, que se declaró culpable el 30 de enero pasado, se encuentra encarcelado desde el 3 de diciembre de 2008 cuando fue detenido bajo cuatro cargos: corrupción, conspirar con otros para poseer con intención de distribuir más de cinco kilogramos de cocaína entre el 7 de junio y el 11 de septiembre de 2008; y ayudar así como incitar a poseer cocaína con intención de distribuirla.

 

Ruiz será sentenciado el martes 28 de abril, a las 2 de la tarde, en audiencia que será presidida por el juez Randy Crane en McAllen, precisó información del fiscal Tim Johnson, de la sección de corrupción de la Oficina del procurador general de Justicia de Estados Unidos.

 

Los agentes de la Patrulla Fronteriza “que violan la confianza de los ciudadanos a los que ellos juraron proteger deben ser sujetos a transparencia”, indicó Ronald D. Vitiello, jefe de la Patrulla Fronteriza en el sector del Valle de Río Grande, tras conocer la declaratoria de culpabilidad de Ruiz.

 

“La corrupción de la que nos preocupamos no se detiene en San Diego, Nogales y Brownsville, extiende sus tentáculos a cada lugar donde estas organizaciones distribuyen su veneno. Como su riqueza y su poder se incrementa, casi siempre exponencialmente, eso les da capacidad de corromper. Nuestra estrategia en la frontera sur mejor debería ser llamada estrategia del hemisferio Oeste, por que en cualquier casa que enfrentemos a este enemigo vemos corrupción, intimidación y violencia, las herramientas del crimen organizado”, afirmaba desde mayo de 1997 Thomas Constantine, durante su comparecencia en el Congreso de Estados Unidos en calidad de administrador de la DEA durante el mandato de Bill Clinton.

 

Para Constantine la influencia de los cárteles del narcotráfico “no se detiene en la frontera, se extiende virtualmente en cada ciudad y pueblo en Estados Unidos en la medida en que ellos dominan el tráfico de cocaína, heroína, mariguana y metanfetaminas en nuestro país”.

 

De hecho, el 23 de diciembre de 2008, agentes del FBI detuvieron a Eric Raymond Macías, de 29 años, agente de la Patrulla Fronteriza acusado de recibir 39 mil dólares por distribuir 100 kilogramos de mariguana y cinco de cocaína entre septiembre de 2007 y febrero de 2008, usando además su propio vehículo vestido con uniforme oficial para transportar droga a través de la frontera Estados Unidos-México dentro de su área de patrullaje en la Interestatal 10 oeste de Las Cruces.

 

Macías quien está preso en la cárcel del condado de doña Ana en Nuevo México, es acusado de conspirar para distribuir mariguana y cocaína, e incitar a otros a hacerlo. Además, el ex agente informó a una persona, que se cree es un narcotraficante, la ruta que debería tomar para evitar el punto de revisión de la Patrulla Fronteriza en el sureste de Nuevo México, indica la declaración al jurado.

Para llegar a la detención de Macías tanto el FBI como la oficina del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional, la de Asuntos Internos de la Aduana y la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos efectuaron una investigación durante dos años.

 

Corrupción en la Patrulla Fronteriza de EU

 

En tanto, en términos de cantidad de cocaína está el caso de Jorge Alberto Leija, de 43 años, ex inspector de la Patrulla Fronteriza, que fue arrestado en Texas el 30 de octubre de 2008 acusado de conspirar para poseer cocaína con intento de distribuirla, y ayudar a narcotraficantes a ingresar aproximadamente mil 350 kilogramos de cocaína a Estados Unidos desde enero de 2001 a octubre de 2006.

 

Leija permitía a los narcotraficantes cruzar carros con cocaína a través de su carril de acceso en el punto de ingreso fronterizo de Eagle Pass, sin inspeccionarlos, reveló una investigación de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos, además en septiembre de 2003 recibió 30 mil dólares para falsear información en la solicitud para obtener un pasaporte estadounidense de otra persona, agregando con ello el cargo de declaraciones falsas.

 

El ex inspector, originario de Coahuila, se naturalizó estadounidense y tenía un salario de 62 mil dólares al año, pero debía más de 50 mil dólares en tarjetas de crédito y pagos de auto, de acuerdo con los documentos de la corte.

 

Otro agente de la Patrulla Fronteriza de Harlingen, conocido como Reynaldo Zúñiga, de 34 años, fue detenido en junio de 2008 acusado de ayudar a dos hombres mexicanos de Reynosa, Tamaulipas; de traficar 11 ladrillos de cocaína hacia Estados Unidos.

 

En la acusación se precisa que Zúñiga recogió a Luis Alfredo Cruz, de 29 años, y José Luis Arteaga, de 24 años, a lo largo del río Grande y manejó hasta un restaurante de comida rápida en Hidalgo, donde los dos hombres se encontrarían con otra persona.

 

Finalmente, en noviembre de 2008, Jesús Rafael Larrazolo, de 35 años, un agente de la policía estatal de Texas fue detenido por la Unidad Especial del FBI bajo los cargos de poseer con intención de distribuir cocaína en Estados Unidos. En su defensa, Larrazolo alegó que fue amenazado para recoger los 26 kilogramos de droga que se encontraron en dos portafolios en el momento de su detención.

 

Fuente: El Universal