MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El Derecho Internacional y los Derechos de los Trabajadores Migratorios

 

 

 

 

 

Por: Luís DE LA TEJA

 

La migración es un tema desafiante, en particular cuando un segmento de la migración es ilegal y por lo tanto indocumentado. Una meta clave de estas investigaciones es lograr la comparabilidad entre los países, que cada vez se empeñan en armonizar las prácticas nacionales para la comprensión de tratar los problemas de la migración  a través de la cooperación internacional, para el diseño de políticas publicas.

 

Las Naciones Unidas, han emitido Recomendaciones sobre Estadísticas de Migración Internacional. Respecto al termino de “Migrante”, la recomendación de 1997, por la División Estadística de la ONU, lo define como “una persona que se muda a un país distinto a su país de residencia usual por un periodo de al menos un año”, de manera que el país de destino efectivamente se convierte en su nuevo país de residencia.

 

Esta definición no aplica, a un visitante internacional que para fines de Turismo prolongue su estancia en un país extranjero. La Organización Mundial de Turismo emitió en 1994 una Recomendación, en la que especifica que el propósito de la visita es distinto al trabajo, y con ello distingue el propósito del desplazamiento.

 

Para el caso especifico de la migración mexicana, es revelador el enfoque de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que considera el tema de la migración como “un asunto  social y del mercado de trabajo”. En 2004 emitió un reporte anual sobre migración en el que se incluye una valiosa serie cronológica de datos de migración, aunque limitada a los países industriales, se incluyeron a Turquía y México, en el reporte SOPEMI: “Tendencias en Migración Internacional”. Este estudio, resume los reportes nacionales y los datos estadísticos presentados por corresponsales de los países miembros.

 

Tal como lo habíamos apuntado en el anterior articulo, el desafió para los EUA, como para el resto de los países desarrollados es pronosticar futuras tendencias de flujos de personas que desde una lógica de mercado, contribuyan con su fuerza laboral al desarrollo de su planta productiva.

 

Estados Unidos, según estimaciones estadísticas tendrá aproximadamente 409 millones de personas para el 2050, de aproximadamente 285 millones en el 2000, de los cuales el 20 por ciento de su población total, la constituirán las personas de 65 años de edad o más, lo que implica un aumento de 11.7 por ciento desde 1950, que en contraste con los índices de fertilidad en ese periodo era de 3.4 hijos por mujer; promedio que actualmente ha disminuido drásticamente a un promedio de 1.8 hijos por mujer, lo que esta muy por debajo del nivel de reemplazo.

 

En consecuencia, para el 2050, el porcentaje de personas en edad de trabajar de 15 a 64 años, solo disminuirá ligeramente de 65 a 62 por ciento. Lo que implicara una disminución de un 3.1 por ciento.

 

En suma,  el tema del impacto demográfico de trabajadores migratorios, en la economía norteamericana es sin duda, una asignatura prioritaria en la planeacion para el desarrollo de Norteamérica. 

 

De ahí la importancia de los países miembros de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)  de incluir un mayor numero de convenios enfocados en los migrantes desde un enfoque laboral. Solo el Convenio Numero 97, sobre Migración para el Empleo (adoptado en 1949) y el Convenio sobre Trabajadores Migrantes de 1975 (Numero 143), han retomado este enfoque. El resto de las recomendaciones, siguen de cerca la migración desde la perspectiva, de la protección de los derechos de los trabajadores migrantes, la discriminación en el mercado de trabajo y el combate de la trata y la explotación de mujeres y niños migrantes.

 

En la medida en que la cooperación Internacional y de Organizaciones Regionales, como es el caso de la Organización de Estados Americanos (OEA), contribuyan a respaldar la creación de capacidades nacionales en el área de producción de estadísticas, también contribuirá a  la gestión coordinada de la migración.

 

Lo que debe Saber 

Del Derecho Internacional y los Derechos de los Trabajadores Migratorios

 

Estados Unidos y México han firmado una serie de tratados Internacionales, que establecen una protección sustancial a los derechos civiles, políticos , económicos y culturales de todas las personas, independientemente de su nacionalidad y estatus migratorio, muchos de estos tratados fijan estándares y condiciones especificas en relación con la política y practicas migratorias, adicionalmente,  existen tratados internacionales que los Estados Unidos no han firmado aun, pero que México y otras naciones han firmado y ratificado.

 

A pesar de que la Constitución de los Estados Unidos reconoce a las leyes federales y los tratados Internacionales ratificados como “ley suprema de la nación”, con frecuencia los tribunales estadounidenses subordinan las garantías consignadas por los tratados a la legislación interna y a decisiones ejecutivas.

 

Esto es particularmente cierto, en el caso de la Política Migratoria, tal como lo muestra la decisión de la Suprema Corte de los Estados Unidos de aprobar la abrogación de obligaciones contraídas internacionalmente por medio de un tratado en la década de 1880, en relación con la exclusión de los trabajadores chinos residentes legalmente: al igual que la decisión de cancelar la aplicación de obligaciones internacionales en la década de 1990, en el caso de la interdicción de los refugiados haitanos. 

 

La aplicación de las protecciones a los trabajadores migratorios incluidos en los Tratados Internacionales en los Tribunales Federales es posible solamente en Teoría, sin embargo resulta difícil en la práctica.