MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El Factor Palin

WASHINGTON, D. C. (apro).– La preocupante caída de Barack Obama en la preferencia del electorado estadunidense, se está achacando a la pasividad y caballerosidad con la que el equipo de campaña del candidato presidencial del Partido Demócrata reaccionó ante el surgimiento populista de Sarah Palin, la compañera de fórmula de John McCain, el candidato presidencial del Partido Republicano.

 

Por J. Jesus Esquivel / Revista Proceso

 

"La encuesta de encuestas", como le llama la cadena de televisión CNN a la cuantificación que hace de siete sondeos realizados por los medios de comunicación sobre la tendencia electoral de los dos candidatos presidenciales, registró a McCain con 47% de respaldo, frente a 45% de Obama.

 

El análisis de las encuestas determinó que el factor que por ahora está favoreciendo a McCain es haber elegido a una mujer como su compañera de fórmula.

 

Pese a su inexperiencia en temas nacionales y a su ignorancia en política exterior –como lo demostró en la entrevista que le hizo la semana pasada Charles Gibson en la cadena de televisión ABC", Palin, representante del sector más conservador del Partido Republicano, está siendo favorecida por las mujeres estadunidenses, quienes la están arropando en el papel de víctima de un mundo político dominado mayoritariamente por los hombres.

 

Los estrategas políticos de McCain aprovecharon las críticas que la prensa y el Partido Demócrata le han hecho con toda razón a la gobernadora de Alaska, para resaltar el hecho de que los "machos de Washington y del Partido Demócrata", tienen miedo al cambio que representaría la presencia de Palin en la capital estadunidense como vicepresidenta.

 

Obama y Joe Biden, su compañero de fórmula, se habían abstenido de criticar con rudeza a Palin por temor a que fueran tildados de machistas y de minimizar, por cuestiones de genero, a una pobre mujer de Alaska que genera simpatías entre las madres de familia y las jóvenes solteras que buscan la independencia de una sociedad altamente afectada por el machismo. 

 

Biden, en una entrevista con una cadena de televisión, se negó a criticar a Palin, demostrando caballerosidad y tolerancia con la gobernadora de Alaska, la cual, sin ningún escrúpulo y con toda la ambición política del mundo, acusó a la dupla presidencial contrincante de haber patrocinado la liberación sexual entre los jóvenes, cargo que es totalmente falso; pero que por caballerosidad los demócratas no se atrevieron a desmentir.

 

Pero ante la caída en la encuestas sobre la tendencia de los electores, Obama y Biden se pusieron los guantes y se quitaron la armadura de caballeros para iniciar, desde el viernes pasado, una estrategia de descrédito contra Palin.

 

La campaña presidencial demócrata lanzó más de media docena de comerciales de radio y televisión, recuperando los fragmentos de la entrevista de Palin con Gibson, donde se hace evidente su falta de experiencia en temas nacionales y su ignorancia en política exterior, así como su nerviosismo y temor a ser expuesta.

 

Al mismo tiempo, Obama y Biden en sus participaciones en eventos proselitistas comenzaron a señalar a Palin y McCain como dos farsantes, ya que no representan ningún cambio porque defienden las políticas del presidente George W. Bush y las pretenden perpetuar en los próximos 4 años, si ganan las elecciones de noviembre.

 

Por la caballerosidad o por deferencia para con una mujer, quien ha resultado ser más astuta de lo que pensaban, por lo menos en términos proselitistas, Obama y McCain han sufrido un retroceso en la tendencia electoral, hecho que a poco menos de dos meses de las elecciones presidenciales podría ser muy difícil de revertir.