MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Entre dos monarquías

 

 

       Entrevista de Bankole Thompson a DANIEL ELLSBERG


DETROIT, Estados Unidos,  (IPS) .-   A los 76 años,

Daniel Ellsberg aún se hace oír. El hombre que

filtró documentos del Departamento de Defensa en

1971, contribuyendo a la caída del presidente

Richard Nixon (1969-1974), ahora opina sobre las

elecciones presidenciales de noviembre.

 

   IPS dialogó con él en esta septentrional

ciudad estadounidense, donde participó de la

apertura de la convención de la Asociación

Nacional de Abogados (NLG, por sus siglas en inglés).

 

   Ellsberg, famoso por haber publicado los

llamados Papeles del Pentágono, en los que se

revelaban las verdaderas dimensiones de la Guerra

de Vietnam (1964-1975), oculta al público

estadounidense, señaló que tiene reservas con los

dos candidatos para noviembre: Barack Obama, del

opositor Partido Demócrata, y John McCain, del gobernador Partido 

Republicano.

 

    Pero aún cree que una presidencia de Obama

manejaría mejor la crisis constitucional que,

según él, sufre Estados Unidos desde hace siete años.

 

IPS: En su discurso a la NLG, dijo que el 4 de

noviembre habrá elecciones entre “dos monarquías”. ¿Por qué?

 

DANIEL ELLSBERG: Los últimos siete años han

expandido los poderes del presidente más allá de

las fronteras de la Constitución de Estados

Unidos. Incluso (la candidata republicana a

vicepresidenta) Sarah Palin dijo el otro día (en

referencia a la carta magna): “Bueno, es bastante

flexible”. Bueno, no es lo suficiente flexible

para acomodar su visión del papel del presidente

como un rey. Lo que exactamente pretende impedir

la Constitución es un gobernante que esté más allá de las leyes.

 

   Con la cooperación del Congreso legislativo,

han dicho que, en la era del terrorismo, el

presidente es una ley en sí mismo. El hecho es

que ninguno de los dos (Obama y McCain) heredarán

las limitaciones implícitas en la Constitución.

Si eso va a cambiar, no creo que sea por los

esfuerzos del próximo presidente. Ningún

presidente voluntariamente reduce los poderes que

hereda cuando llega al gobierno. Es el Congreso el que hace eso.

 

   Ellos tampoco lo harán con el público

presionándolos. Hay un cierto movimiento ahora

por un juicio político e investigaciones, que el

Congreso no está respondiendo. No puedo decirle

si es porque el movimiento es muy pequeño o

porque el Congreso está muy resistente. ¿Por qué

el Congreso está tan poco interesado en defender

sus propias reglas, sus propios poderes?

 

IPS: Si Obama no hará mucho para reducir sus

poderes presidenciales, ¿por qué usted dice que es “urgente” que sea 

elegido?

 

DE: Yo desacuerdo con Obama en muchos puntos de

política exterior, y lamento mucho que no se haya

parado para defender la Constitución. Pero, en

comparación con los republicanos, excepto (el

congresista) Ron Paul, quien tomó seriamente la

Constitución, cualquiera de los candidatos demócratas será mejor.

 

   Decir que los republicanos no son peores o

que no son diferentes es absurdo. Han sido

consecuentemente peores. Creo que si McCain es

elegido, las posibilidades de una guerra con Irán

serán mucho mayores. No creo que eso suceda con

Obama. Esta sola razón hace urgente elegir a Obama.

 

   No es sólo un asunto de ser mejor que McCain.

Ése es un requisito muy bajo. Obama, por

supuesto, en muchas maneras parece más prometedor

que las personas que hemos tenido.

 

IPS: ¿En qué temas discrepa con Obama?

 

DE: En Iraq. Él habla sobre terminar la guerra.

No creo que tenga la intención de terminar la

guerra con Iraq, sino de mantener las bases allí.

Quiere incrementar nuestras fuerzas en

Afganistán. Creo que ése es un error terrible y

podría arruinar nuestra propia presidencia, así

como matar a muchos afganos. Quiere aumentar el

tamaño de las Fuerzas Armadas. Ése es un mal

camino a seguir. Quiere incrementar el

presupuesto de defensa: mal camino a seguir.

 

   No podrá lograr nada de lo que quiere hacer

sin hacer algo de lo que aún no ha hablado:

reducir en gran medida y reconvertir el

presupuesto militar. Ni siquiera creo que sea

capaz de hacerlo. Y sin embargo no puede lograr

sus metas manteniendo el presupuesto militar al nivel en que está.

 

IPS:  ¿Algún gobierno en el pasado ha reducido el presupuesto militar?

 

DE: Es interesante que el último que hizo eso

seriamente fue Harry Truman (1945-1953) justo

antes de la Guerra de Corea (1950-1953). No va a

creer esto, pero redujo el presupuesto a 10.000

millones de dólares. Y luego vino Corea y eso fue

usado como excusa para cuadruplicar el

presupuesto en un año y medio o dos años. Se

elevó a 40.000 millones de dólares y nunca más

volvió a bajar. Ese fue un ejemplo luego de la

Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

 

   El entonces secretario de Defensa (Louis

Johnson) quería postularse para presidente y su

campaña iba a ser: “Yo reduje el presupuesto de

defensa”, y ésa fue la última vez que escuchamos

de eso. Hubo algunas conversaciones para hacerlo

luego de la Guerra Fría y no duraron mucho.

 

IPS: ¿Quién de los dos, Obama o McCain, estarían más proclive al 

secretismo?

 

DE: Si Obama realmente cambiará el sistema, no lo

sé. Pero ha hablado sobre el tema del secretismo

y ha propuesto estudiar nuestras regulaciones y

no permitir argumentos de seguridad nacional para

todo. Creo que es posible que sea mucho más abierto.

 

  Los Clinton (Bill, presidente entre 1993 y

2001, y su esposa Hillary, precandidata

demócrata) tienen un secretismo en su propio

mundo político. Pero en términos de

desclasificar, él fue bastante bueno. Y todo eso

se revirtió, obviamente, con George W. Bush.

 

   Por ejemplo, algo que Obama podría hacer en

el gobierno es cambiar la orden ejecutiva dada

por Bush que dificulta el acceso a los archivos

presidenciales. George W. Bush, obviamente para

proteger a su padre (George H.W., presidente

entre 1989-1993), al vicepresidente Dick Cheney y

a (su ex secretario de Defensa) Donald Rumsfeld,

hizo mucho más difícil el acceso a esos

documentales. Obama podría cambiar eso con una

orden ejecutiva. No tiene nada personal para

preocuparse por eso. No está relacionado. Aquí no

hay una dinastía. Los Clinton nunca habrían hecho

eso ahora porque tienen mucho que ocultar.

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/bt/ks/na ip sp fe qa/08)