MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Formaliza Bush Nacionalización parcial de la Banca

 

 

 

 

WASHINGTON, (apro).- El presidente George W. Bush oficializó la virtual nacionalización parcial de la banca estadunidense al ordenar la primera inversión de 250 mil millones de dólares, provenientes del paquete de rescate financiero y parte de las acciones para contener la recesión que amenaza a ese país.

 

Por J. Jesus esquivel / Revista Proceso

 

"El gobierno federal utilizará una porción de los 700 mil millones de dólares del paquete de rescate financiero para inyectar capital a los bancos, al comprar acciones", declaró Bush al oficializar la inversión en los principales bancos y en varios centenares de instituciones financieras pequeñas (municipales y estatales).

 

"Este capital ayudará a que los bancos que se encuentran en un estado financiero saludable, pueden seguir haciendo préstamos a los empresarios y consumidores", apuntó Bush en el mensaje que dirigió desde la Casa Blanca.

 

Henry Paulson, el secretario del Tesoro, y Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, explicaron que del primer desembolso de hasta 350 mil millones de dólares para la nacionalización parcial de la banca, unos 125 mil millones se utilizaron para la adquisición de acciones de los bancos más importantes del país: Bank of America, Citigroup, JP Morgan Chase, Wells Fargo, Goldman Sachs, Morgan Stanley, Bank of New York y State Street.

 

Otros 125 mil millones de dólares se destinaron para la compra de acciones de más de un millar de bancos pequeños y medianos repartidos en los 50 estados de la Unión Americana.

 

"De los 700 mil millones de dólares del paquete de rescate, el Departamento del Tesoro dispondrá de 250 mil millones para conseguir acciones preferenciales de las instituciones financieras", declaró Paulson al explicar la primera acción directa que se toma del paquete de rescate financiero aprobado hace diez días.

 

El gobierno de Bush aclaró que la compra de acciones de la banca privada "es una medida temporal", pero que garantizará la imposición de reglas que asumirán los banqueros, como aceptar restricciones en compensaciones ejecutivas, así como la devolución del dinero del erario con sus respectivas ganancias una vez que se estabilice la situación financiera. Paulson anotó que este medida contiene incentivos para apoyar y rescatar a las familias con créditos hipotecarios de alto riesgo, y a las que ya perdieron sus casas por su incapacidad para hacer frente a sus pagos mensuales.

 

"Nuestro objetivo es lograr que varias instituciones con salud financiera vendan al Departamento del Tesoro acciones de tipo preferencial, que aumenten sus niveles de capital disponible para que puedan restablecer la emisión de líneas de crédito a las empresas y consumidores de todo el país", subrayó Paulson.

 

Bush, consciente de que la nacionalización parcial es un principio ideológico y una práctica impensable para el neoliberalismo, destacó que de actuar de otra manera, la economía tendría que pagar consecuencias muy severas.

 

"Este es una medida esencial de corto plazo para garantizar la viabilidad del sistema bancario de Estados Unidos, este programa está cuidadosamente diseñado para alentar a los bancos a readquirir las acciones que les compra el gobierno federal una vez que se estabilice el mercado financiero y se eleve el flujo de capital privado", acotó Bush.

 

La Casa Blanca apuntó que la nacionalización parcial de la banca forma parte del acuerdo al que llegó Bush este fin de semana con el Grupo de los Siete (G7) países más desarrollados del planeta y con las 20 naciones de economías emergentes (G20), y cuyo propósito es capitalizar a la banca privada e instituciones financieras.

 

Además de la inversión de 250 mil millones de dólares en acciones de la banca privada, el Departamento del Tesoro indicó que de manera inmediata la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por su sigla en inglés) respaldará todas las nuevas líneas de crédito emitidas por los bancos, así como la emisión de garantías temporales para los adeudos sin intereses que se otorgan a las pequeñas y medianas empresas.

 

Una última acción la constituye la decisión de la Reserva Federal para culminar los trámites de la compra de papel comercial.

 

"Tomará tiempo para que nuestros esfuerzos reflejen un impacto, pero el pueblo estadunidense debe tener confianza en nuestro futuro económico a largo plazo", remató Bush.