MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Fumando espero

 

 

Por Patricia Grogg


LA HABANA,  (IPS)  – A contrapelo de las campañas contra el 

tabaquismo, consumidores, comerciantes y expertos se reúnen desde el lunes 

hasta este viernes en La Habana para fumar a destajo y tomar el pulso al 

comercio de habanos, en un contexto que podría dar un vuelco si Estados 

Unidos varía su política hacia Cuba.

 

Según ejecutivos de Habanos SA, esta empresa que comercia los exclusivos 

puros cubanos logró ventas por 390 millones de dólares en 2008, un tres 

por ciento menos que el año anterior, debido a los controles sobre los 

fumadores, la crisis financiera mundial y el descenso del turismo, entre 

otros factores.

 

  No obstante, los directivos reaccionaron con moderación ante las 

noticias de Washington, donde la Cámara de Representantes de Estados 

Unidos acaba de aprobar el cese de algunas restricciones a viajes y hay 

además movimientos en el Congreso contrarios al embargo económico y 

comercial que Washington mantiene contra Cuba.

 

  "Por supuesto, en estos tiempos de crisis una posible apertura nos 

vendría muy bien", dijo a IPS el vicepresidente de Habanos SA, Manuel 

García. Es un mercado con un "potencial muy grande", reconoció, pero no se 

avino a calcular a cuánto podrían ascender las ventas de puros a Estados 

Unidos.

 

  Cuba acapara 70 por ciento del mercado internacional de tabacos 

torcidos a mano, exceptuando a Estados Unidos y a su Estado libre asociado 

Puerto Rico, cerrados al  intercambio comercial con este país isleño desde 

los años 60. García no cree que los habanos puedan aspirar a tener allí 

una presencia como la que ya tienen en el resto del mundo.

 

  Las estimaciones indican que anualmente se venden entre 380 y 400 

millones de  puros en el mundo, y 250 millones corresponden a consumidores 

de Estados Unidos.

 

  "Ese es un mercado que se ha acostumbrado a otro tipo de producto, pero 

sí pienso que ahí tenemos un potencial muy grande", dijo García. Pero, con 

"todos los problemas" que impactan el negocio del tabaco, es mejor 

ocuparse de los mercados que el producto ya tiene, afirmó.

 

  "Tenemos que concentrarnos en eso y no en una posible apertura del 

mercado norteamericano, porque nadie sabe cuándo podría suceder… Está 

fuera del control de nuestra empresa", dijo durante el receso de un 

seminario en el que alertó que este 2009 tampoco será fácil para el 

negocio del habano.

 

  "El pasado año comenzó la crisis económico-financiera, y en el actual 

entrará en acción la crisis de consumo, y debemos estar preparados", 

indicó.

 

  Los habanos, considerados los mejores puros del mundo, tienen su 

principal mercado en Europa, que acapara 62 por ciento del volumen de 

ventas.

 

  Le siguen América Latina, con 16 por ciento, Medio Oriente, 10 por 

ciento, Asia, siete por ciento, África, tres por ciento, y América del 

Norte (Canadá), dos por ciento. La empresa comercializadora tiene 144 

Casas del Habano distribuidas por el mundo y presencia en 150 países.

 

  Entre los factores que redujeron el comercio en 2008, García mencionó 

la disminución en 11 por ciento del transporte internacional de pasajeros, 

pues casi la cuarta parte de las ventas se realizan en el sector comercial 

libre de impuestos de los puntos de embarque.

 

   El alivio de las restricciones a los viajes de cubanos-estadounidenses 

desde Estados Unidos tendría en este aspecto un impacto favorable. La 

propuesta votada en la cámara baja estadounidense permitiría a esas 

personas visitar a sus parientes en Cuba una vez  al  año y gastar hasta 

170 dólares al día.

 

 El gobierno de George W. Bush limitó esos viajes a uno cada tres años, 

con un gasto diario de no más de 50 dólares y una estadía máxima de 14 

días.

 

  A la vez, el senador estadounidense Richard Lugar, del opositor Partido 

Republicano, llamó el lunes al gobierno de Barack Obama a realizar una 

profunda revisión de las  políticas hostiles hacia Cuba, que llevan medio 

siglo de vigencia.

 

  En su informe, basado en una visita de sus asesores a Cuba, Lugar dice 

que el embargo "no defiende los intereses nacionales" de Estados Unidos, 

en una iniciativa que expertos consideraron significativa por cuanto crea 

un contexto que sobrepasa el tema del levantamiento de las restricciones a 

los viajes y las remesas familiares.

 

  "Al parecer, acá se le está dando un bajo perfil al asunto, en espera 

de un pronunciamiento de Obama", comentó a IPS un empresario 

latinoamericano con negocios en Cuba. Durante su campaña electoral, el 

nuevo jefe de la Casa Blanca habló de una política más flexible hacia La 

Habana, pero con un mantenimiento del embargo.

 

  Aun sin cese del bloqueo, el impacto mayor en el turismo, y en 

consecuencia en las ventas de habanos en el mercado cubano en divisas, 

podría venir del eventual fin de la prohibición a los ciudadanos 

estadounidenses de viajar a Cuba.

 

  Según estudios de mercado, de no existir esa restricción, a corto plazo 

visitarían esta isla 1,3 millones de turistas y medio millón de viajeros 

de cruceros. En caso de levantarse el bloqueo, los visitantes 

estadounidenses sumarían hasta cinco millones anuales.

 

  Pese a las prohibiciones al comercio impuestas por Washington, una 

enmienda legislativa aprobada en 2000 permite la compra cubana de 

alimentos a Estados Unidos. De 2001 a 2008 esas importaciones sumaron a 

2.700 millones de dólares y podrían aumentar si Obama suaviza las 

condiciones en que se realizan esas compras.

 

  De acuerdo a las regulaciones impuestas por Bush las transacciones 

deben hacerse en efectivo y con anticipación a la llegada de las 

mercaderías.

 

  La iniciativa aprobada en la Cámara de Representantes, que aún debe 

estudiar el Senado, crearía una licencia general de viajes a Cuba para los 

estadounidenses que le venden alimentos y productos médicos y eliminaría 

la obligación de pago en efectivo por adelantado de la factura 

agroalimentaria. (FIN/IPS/pg/dcl/la na if dv ip fc sl/09)