MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Hora de la ”diplomacia inteligente”

 


Por Jim Lobe


WASHINGTON,   (IPS)  – En la primera declaración del próximo 

gobierno de Estados Unidos sobre sus prioridades en política exterior, la 

designada secretaria de Estado (canciller), Hillary Clinton, anunció que 

una "diplomacia inteligente" marcará el sendero de Washington.

 

Al hablar ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que 

probablemente recomendará su confirmación en el puesto a más tardar este 

jueves, Clinton prometió que la "diplomacia estará a la vanguardia de la 

política exterior" de la nueva administración, y que la fuerza militar 

será usada sólo "como último recurso".

 

  "Uno sólo tiene que mirar a Corea del Norte, Irán, Medio Oriente y los 

Balcanes para notar la absoluta necesidad de una diplomacia inteligente y 

bien pensada, así como los fracasos que resultan cuando está ausente ese 

tipo de diplomacia", dijo, en uno de los varios golpes implícitos al 

desempeño del saliente presidente George W. Bush.

 

  "El presidente electo (Barack Obama) y yo creemos que la política 

exterior debe estar basada en un matrimonio entre los principios y el 

pragmatismo, no en una ideología rígida. Sobre hechos y evidencia, no en 

emociones y prejuicios", añadió en otro punto de su discurso el martes.

 

  Sobre los principales temas calientes, subrayó que Obama, "está 

comprometido a terminar la guerra en Iraq en forma responsable", aunque no 

repitió la promesa de campaña de un repliegue de todas las tropas de 

Estados Unidos de Iraq antes de los 16 meses de su asunción el próximo 

martes 20, una omisión que podría causar preocupación en algunos 

opositores a la guerra.

 

  Clinton también subrayó, como lo hizo el ahora presidente electo 

durante la campaña, que el conflicto en Afganistán será encarado en un 

contexto regional más amplio, y prometió "trabajar con aquellos en 

Afganistán y Pakistán que desean erradicar a (la red extremista) Al Qaeda, 

el (movimiento islamista) Talibán y otros extremistas violentos que los 

amenazan tanto a ellos como a nosotros, en lo que Obama llamó el frente 

principal en la lucha contra el terrorismo".

 

  "Una estrategia de poder inteligente" en Medio Oriente que 

"efectivamente desafíe a Irán para que ponga fin a su programa de armas 

nucleares y su patrocinio al terrorismo, y persuada a Irán y a Siria de 

que abandonen su comportamiento peligroso y se conviertan en actores 

regionales constructivos", agregó Clinton.

 

  La futura secretaria de Estado añadió que Washington primero 

consultaría a sus aliados antes de decidir cuándo y a qué nivel 

involucrarse con ambos países. Al mismo tiempo, dijo que el desarrollo por 

parte de Irán de armas nucleares era "inaceptable" y que "ninguna opción 

está fuera de la mesa" para impedir que Teherán adquiera armamento 

atómico.

 

  Sobre la actual violencia en Gaza, dijo que ella y Obama "están 

profundamente solidarizados con el deseo de Israel de defenderse bajo las 

actuales condiciones, para ser libre de los disparos de cohetes por parte 

de Hamás (acrónimo árabe de Movimiento de Resistencia Islámica)".

 

  Sin embargo, añadió: "También hemos recordado los trágicos costos 

humanitarios del conflicto en Medio Oriente".

 

  El actual conflicto "sólo incrementará nuestra determinación a buscar 

un acuerdo de paz justo y duradero que traiga real seguridad a Israel, 

relaciones normales y positivas con sus vecinos, y la independencia, el 

progreso económico y la seguridad a los palestinos en su propio Estado", 

afirmó.

 

  "Es clave no sólo para las partes involucradas, sino también para 

nuestros profundos intereses, socavar las fuerzas de alienación y el 

extremismo violento en todo nuestro mundo", subrayó.

 

  También indicó que Obama seguirá adelante con su compromiso de campaña 

de levantar las restricciones impuestas por Bush a los viajes y a las 

remesas económicas de los cubanos en Estados Unidos a su patria.

 

  El discurso de Clinton llegó en medio de crecientes especulaciones 

sobre la dirección que tomará la política exterior en la nueva 

administración, sobre todo ante la preponderancia de designados que 

integraron la administración de Bill Clinton (1993-2001) y el 

mantenimiento en el cargo del secretario de Defensa, Robert Gates, así 

como de varios "realistas" (ala más moderada) del Partido Republicano.

 

  El enfoque centrista del equipo de política exterior ha preocupado a 

muchos de los primeros seguidores de Obama en el Partido Demócrata, que 

fueron atraídos por el candidato en gran medida por su original 

denuncia –incluso a diferencia de Hillary Clinton– de la guerra en Iraq, 

y a la impresión de que compartía con ellos su oposición por el orden 

mundial basado en la preeminencia militar de Estados Unidos.

 

  De particular preocupación en los últimos días han sido los rumores del 

supuesto nombramiento del ex negociador en Medio Oriente de Bill Clinton, 

Dennis Ross, en un puesto importante que le daría autoridad sobre el caso 

de Irán o hasta quizás la responsabilidad de desarrollar una estrategia 

para toda la región.

 

  Ross ha sido fuertemente criticado, incluso por algunos de sus antiguos 

colegas, por su supuesto favoritismo a Israel y su apoyo a las posturas de 

línea dura y neoconservadoras respecto de Irán.

 

  Clinton no anunció ni la designación de Ross ni ninguna otra durante su 

presentación ante el Senado, en la que el único tema de polémica pareció 

ser la preocupación de los republicanos sobre los posibles conflictos de 

intereses a causa de la continua recepción de dinero de fuentes del 

exterior por parte de la filantrópica Iniciativa Global Clinton, fundada 

por su esposo.

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/jl/ks/na mm ip pi fe/08)