MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

La historia puede repetirse con plan de Obama

 

 

Análisis de Gareth Porter*


WASHINGTON,   (IPS)  – La decisión de Barack Obama de mantener a 

Robert M. Gates como secretario de Defensa desencadenó un debate sobre si 

el presidente electo de Estados Unidos podrá cumplir su compromiso de una 

rápida retirada de Iraq.

 

Esto se debe a que Gates ha defendido la política de George W. Bush de 

aumentar las tropas allí, y se opuso al calendario de 16 meses que 

estableció Obama para la retirada.

 

  Obama no habló explícitamente de Iraq en una conferencia de prensa 

realizada el miércoles. Sólo dijo que brindaría "una visión" sobre 

política exterior y que se aseguraría de que equipo la implementara.

 

  Se espera que los nombramientos, que anunciará formalmente el próximo 

lunes, incluyan a Gates y al general James Jones como asesor nacional de 

seguridad. Éste último también ha sido crítico del calendario de retirada 

propuesto por Obama.

 

  Los precedentes históricos sugieren que Obama no podrá implementar su 

plan de retirada de Iraq sin que el secretario de Defensa y el jefe del 

Estado Mayor Conjunto estén totalmente de acuerdo.

 

  Ésta es la lección que dejó el esfuerzo del presidente John F. Kennedy 

en 1962 y 1963, de hacer que los comandantes militares de Estados Unidos 

en Vietnam adoptaran un plan para la retirada de los soldados para fines 

de 1965. Fue el único caso histórico de un presidente que intentó adoptar 

un calendario para una rápida retirada de tropas de combate de una guerra 

contra los deseos de los comandantes que estaban apostados allí.

 

  Obama, como Kennedy, es un líder que tiene una confianza extraordinaria 

en sí mismo, y bien puede creer que es capaz de imponer su política para 

Iraq por sobre los intereses de un equipo de seguridad nacional que 

discrepa con él.

 

  En una reunión cara a cara realizada en julio en Bagdad, le dejó en 

claro al jefe del Comando Central de Estados Unidos, general David 

Petraeus, que no se doblegaría ante las presiones militares para alterar 

su plan.

 

  Pero la poco conocida historia del calendario de Kennedy para la 

retirada estadounidense del sur de Vietnam subraya la importancia crítica 

para un presidente de tener a sus dos principales funcionarios de 

seguridad nacional a bordo del mismo barco, a fin de contar con alguna 

chance de prevalecer sobre la resistencia de los comandantes que están en 

el escenario bélico.

 

  Kennedy intentó presentarse ante la comunidad de la seguridad nacional 

como centrista, adoptando una fuerte postura anti-comunista en público. 

Pero detrás de bambalinas procuró hacer aprobar un calendario para la 

retirada de Vietnam.

 

  Por su parte, Obama intenta demostrarle principalmente a la burocracia 

de la seguridad nacional y a la elite política que realmente está dentro 

del consenso post-Guerra Fría sobre utilizar el poder militar 

estadounidense en Medio Oriente.

 

  Kennedy tuvo un secretario de Defensa y un jefe del Estado Mayor 

Conjunto que estaban preparados para cooperar plenamente con su estrategia 

para la retirada de Vietnam.

 

  El titular del primer cargo, Robert S. McNamara, fue ferozmente leal al 

presidente, y Maxwell Taylor, entonces en el segundo puesto, era un amigo 

personal cercano, tanto de McNamara como de Robert F. Kennedy.

 

  Kennedy usó a McNamara y a Taylor para presionar al ejército a seguir 

su calendario en vez de confrontarlo directamente.

 

  Aunque los dos altos funcionarios de su equipo de seguridad nacional se 

comprometieron con el plazo de 1965 para una retirada completa, los 

comandantes militares en Vietnam y el comando del Pacífico en Honolulu se 

negaron por muchos meses a adoptar el plan de retirada que se les urgía a 

respetar.

 

  Ya en mayo de 1962, McNamara les pidió a los comandantes en el lugar 

que presentaran un plan para una retirada completa de Vietnam, y sugirió 

fines de 1965 como conclusión del proceso.

 

  Pero el calendario de repliegue sugerido por el ejército habría dejado 

a miles de los soldados en el país, incluso en 1967. McNamara opinó que 

eso era demasiado lento.

 

  El Comando del Pacífico y el comandante en Saigón continuaron dándole 

largas al plazo fijado para 1965. Como ocurrió con Petraeus y el alto 

comandante en Iraq, general Ray Odierno, en relación al plan de Obama en 

2008, ellos alegaron que el rápido calendario propuesto para una retirada 

total de Vietnam era demasiado arriesgado.

 

  En octubre de 1962, Kennedy adoptó la decisión política estratégica de 

nombrar a Maxwell Taylor presidente del Estado Mayor Conjunto, en una 

medida condenada por el liderazgo militar del momento, que consideraba que 

se trataba de una interferencia de la Casa Blanca en la normal rotación 

entre los servicios en ese puesto.

 

  Como Kennedy esperaba, Taylor estaba ansioso por ayudar a McNamara y a 

Kennedy a convertir el Estado Mayor Conjunto en un bien en el calendario 

de retirada de Vietnam.

 

  El próximo paso de Kennedy fue intentar que el Estado Mayor Conjunto 

aprobara un plan para retirar 1.000 efectivos militares de Vietnam antes 

del fin de 1963. Pero luego de meses de maniobrar, y pese al apoyo de 

Taylor para ese plan, el Estado Mayor Conjunto acordó, en agosto de 1963, 

aceptar solamente una retirada inicial con fines de planificación, sujeta 

a una aprobación final del Estado Mayor Conjunto el 31 de octubre de 1963.

 

  Insistió en una retirada "en base a condiciones", igual que el Comando 

de Estados Unidos en Iraq en 2008.

 

  Frustrado por la resistencia militar, Kennedy envió a McNamara y a 

Taylor a Vietnam en el entendimiento de que regresarían con una 

recomendación para el plan de una retirada para fines de 1965, así como 

para una retirada inicial de 1.000 soldados.

 

  Luego Kennedy actuó para que todo su Consejo Nacional de Seguridad 

aprobara su recomendación el 3 de octubre de 1963, pese a que funcionarios 

clave de esa entidad –entre ellos el asesor nacional de Seguridad, 

McGeorge Bundy– se oponían al plan.

 

 Entonces Taylor ordenó al comando militar que pusiera sus planes en 

línea con la propuesta anterior de McNamara, para una retirada de casi 680 

consejeros.

 

  Pero seis semanas después, Kennedy fue asesinado en Dallas, y en un 

plazo de semanas el ejército comenzó a revertir el compromiso para con el 

plan de Kennedy.

 

  Iraq, por supuesto, no es Vietnam. El "Acuerdo de retirada" ya firmado 

por el gobierno iraquí y el gobierno de Bush, y aprobado el jueves por el 

parlamento iraquí, puso a la defensiva a los líderes militares contrarios 

al calendario de Obama.

 

  La decisiva victoria electoral de Obama, basada en parte en su aguda 

diferenciación entre el gobierno de Bush y su propia posición sobre la 

retirada, también fortalece su postura.

 

  Kennedy confiaba fuertemente en su secretario de Defensa y en el jefe 

del Estado Mayor Conjunto en gran parte porque no estaba listo para salir 

públicamente a hacer campaña a favor de su calendario.

 

  Si Obama está pronto para ir a Iraq a confrontar a los comandantes 

apostados allí sobre este tema, todavía puede prevalecer.

 

  Pero a menos que Obama actúe para reemplazar al almirante Mike Mullen 

como jefe del Estado Mayor Conjunto por un funcionario militar de rango 

más elevado que lo apoye luego que finalice su primer periodo en 

septiembre próximo, no tendrá apoyo ni de sus dos principales funcionarios 

de seguridad para su plan de retirada de Iraq.

 

  Si sus opciones de seguridad nacional sirven como señal, Obama, a 

diferencia de Kennedy en 1962, es reticente a arriesgar las buenas 

relaciones con la dirigencia militar por hacer semejante cambio.

 

  Y si se distrae demasiado de su preocupación principal –la economía 

estadounidense– o es reticente a tener una confrontación con su equipo de 

seguridad nacional por este tema, es probable que Odierno y Petraeus le 

den largas al asunto, así como los comandantes estadounidenses bloquearon 

el plan de Kennedy para Vietnam.

 

  Entonces, el costo de permitir que los opositores a su política ejerzan 

un control cotidiano sobre este crucial tema de la política exterior 

pronto se volverá evidente.

 

* Gareth Porter es historiador y experto en políticas de seguridad 

nacional de Estados Unidos. "Peligro de dominio: Desequilibrio de poder y 

el camino hacia la guerra en Vietnam", su último libro, fue publicado en 

junio de 2005 y reeditado en 2006.

 

(FIN/IPS/traen-js-rp/gp/ks/na mm ik ip fe/08)