MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Obama consolida su ventaja

 

 

 


WASHINGTON,  (IPS)  – A cinco semanas de las elecciones 

presidenciales del 4 de noviembre en Estados Unidos, la ventaja del 

senador Barack Obama, candidato del opositor Partido Demócrata, sobre el 

aspirante oficialista, el republicano John McCain, parece difícil de ser 

revertida.

Por Jim Lobe

 

A causa de la grave crisis financiera y un desempeño mejor que lo esperado 

en el primer debate del viernes con McCain, Obama tiene una intención de 

voto de 50 por ciento, ocho puntos más que su rival, según una encuesta de 

Gallup.

 

  Es el margen más amplio registrado por esa consultora en sondeos de 

opinión realizados diariamente en los últimos cinco meses.

 

  Otras encuestas confirman que la ventaja del candidato demócrata se 

está ampliando. Ha borrado los avances realizados por McCain tras su 

nominación formal a principios de este mes por la Convención Nacional 

Republicana y a causa del entusiasmo que despertó en los votantes de la 

derecha cristiana la elección de Sarah Palin como su compañera de fórmula.

 

  Incluso dos importantes sitios de apuestas en Internet dan testimonio 

del buen momento que atraviesa la campaña de Obama.

 

  Luego del debate del viernes, uno de los más prestigiosos y más 

visitados sitios de análisis de encuestas electorales en Internet, 538, le 

asignó al candidato demócrata 80 por ciento de posibilidades de triunfar 

en los comicios de noviembre.

 

  El director de 538, Nate Silver, pronosticó que el 4 de noviembre Obama 

superará a McCain en el voto popular por 3,3 puntos porcentuales. "Aunque 

no parece gran cosa, es significativo. Ya hemos atravesado las dos 

convenciones partidarias y un debate. Su posición en el Colegio Electoral 

es muy sólida", agregó.

 

  Las elecciones presidenciales estadounidenses no son directas. Los 

votantes optan por delegados de su partido al Colegio Electoral, cuyo 

número no está en relación directa con la cantidad de sufragios.

 

  Una ventaja no muy apreciable en las urnas puede volverse abrumadora en 

cuanto a número de delegados, si un candidato se impone en los estados que 

mayor número aportan.

 

  Las últimas encuestas también revelan importantes avances de los 

candidatos demócratas al Senado, y podrían llegar a contar tras los 

comicios con 60 de sus 100 bancas, cifra clave para evitar maniobras 

dilatorias en el tratamiento de proyectos de ley, contempladas en los 

procedimientos legislativos, que sólo pueden eludirse si se tiene como 

mínimo ese número de escaños.

 

  Los sondeos de opinión parecen confirmar que McCain no logró sostener 

sus avances luego de su nominación formal como candidato republicano. En 

las encuestas diarias realizadas por Gallup estuvo al frente desde el 6 

hasta el 15 de septiembre.

 

  Un elemento fundamental para el cambio de tendencia ha sido la grave 

crisis financiera del país, que el gobierno de George W. Bush intentó 

superar con un paquete de rescate de bancos y fondos de inversión por 

700.000 millones de dólares, rechazado el lunes por la Cámara de 

Representantes (diputados), en gran parte a causa del voto negativo de los 

legisladores oficialistas.

 

  En este momento, la mayoría de la opinión pública cree que los 

demócratas ofrecen más garantías de un manejo de la economía que permita 

superar la crisis.

 

  Meses atrás, McCain admitió que "realmente" no "entendía de economía". 

Su principal asesor en la materia fue durante mucho tiempo el senador Phil 

Gramm, promotor de la desregulación financiera impulsada en los años 90 

que llevó a la debacle de los últimos meses.

 

  Gramm fue separado de la campaña luego de haber afirmado que Estados 

Unidos se había convertido en "una nación de llorones".

 

  Las reacciones de McCain frente a la crisis empeoraron las cosas. Al 

día siguiente de la quiebra del banco Lehman Brothers declaró que las 

"bases" de la economía eran "sólidas", para afirmar apenas horas después 

que se encontraban en "grave riesgo".

 

  El desempeño de su compañera de fórmula también es otro factor que 

socavó las posibilidades de McCain, a medida que el público pierde 

confianza en su capacidad para ocupar la vicepresidencia.

 

  Mucho tuvo que ver su participación en una entrevista televisiva, en la 

que Palin, gobernadora de Alaska, dijo que la cercanía de su estado con 

Rusia le otorgaba una valiosa experiencia en materia de política exterior.

 

  El debate con McCain del viernes también favoreció a Obama. Aunque 

muchos analistas y expertos señalaron que había sido un "empate" o que 

había arrojado una ligera ventaja para el candidato republicano, una serie 

de encuestas en los días posteriores mostraron una creciente preferencia 

del público hacia Obama, particularmente entre mujeres y votantes 

independientes, dos sectores clave.

 

  El candidato demócrata también registró tras el debate importantes 

avances en áreas en las que McCain tenía ventaja con anterioridad, como 

política exterior, la "guerra contra el terrorismo" y seguridad nacional, 

según las encuestas.

 

  Una de ellas mostró, incluso, que una mayoría de los consultados 

encontraban que Obama apareció "mucho más presidenciable" que su rival.

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/jl/na ip sp fe/08)