MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Ola de protestas contra rescate financiero

 

 

 

 

NUEVA YORK,  (IPS)  – El plan para el rescate de las instituciones 

financieras de la amenaza de quiebra formulado por el gobierno del 

presidente de Estados Unidos, George W. Bush, desató una ola nacional de 

protestas.

Por Haider Rizvi

 

"Dinero por basura", gritaban activistas que se concentraron el jueves en 

Nueva York, cerca de Wall Street, el corazón financiero de esta nación.

 

  Expresaban así su indignación por el plan para comprar la cartera de 

deudas incobrables de los bancos a 700.000 millones de dólares, que se 

financiará con dinero de los contribuyentes.

 

  Los manifestantes reclamaron que el Congreso legislativo tome medidas 

para proteger a los millones de personas que corren riesgo de perder sus 

casas, al no poder hacer frente al pago de los créditos que tomaron para 

comprarlas, en lugar de acudir en auxilio de las grandes compañías de 

inversión responsables por la debacle.

 

  "La gente está en pie de guerra por esto", dijo a IPS Matt Holland, de 

la organización no gubernamental TrueMajority, que cuenta con unos 700.000 

miembros y jugó un papel importante en la organización de las protestas.

 

  Según este grupo, miles de personas en más de 190 ciudades en todo el 

país participaron en las manifestaciones de rechazo al plan de rescate de 

las instituciones bancarias, propuesto el viernes pasado por el secretario 

del Tesoro (ministro de Finanzas) estadounidense, Henry Paulson.

 

  La iniciativa, que requiere aprobación parlamentaria aún pendiente, no 

incluye ninguna medida legal o financiera dirigida a proteger a los 

propietarios de viviendas de las ejecuciones hipotecarias, ni tampoco fija 

un techo al ingreso de los altos ejecutivos de las instituciones 

financieras, que en algunos casos trepan a cientos de millones de dólares 

al año.

 

  Algunos legisladores señalaron este jueves que estaban cerca de llegar 

a un acuerdo para la aprobación de una versión modificada de la propuesta 

de Paulson, pero todavía no existen indicios claros sobre el destino final 

del controvertido plan.

 

  Pero luego de llegar a ese entendimiento básico, las negociaciones se 

estancaron por disputas políticas entre los legisladores del gobernante 

Partido Republicano y el opositor Demócrata.

 

  El representante John Boehner, líder del bloque republicano en la 

cámara baja, dijo que su partido no podía apoyar un plan como el acordado, 

que contemplaba una intervención del Estado de tal magnitud.

 

  Eso originó un nuevo choque, pues los demócratas lo acusaron de 

sabotear el acuerdo para favorecer las posibilidades del candidato 

oficialista para las elecciones del 4 de noviembre, el senador John 

McCain.

 

  En una reunión realizada este jueves en la Casa Blanca con líderes 

parlamentarios, para discutir la crisis, Paulson se inclinó, con una 

rodilla apoyada en el piso, ante la presidenta de la Cámara de 

Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, para rogarle que su partido no 

retirara el apoyo al plan de rescate financiero.

 

  Este viernes, Bush reconoció que todavía existían diferencias de 

criterio, pero dijo que confiaba en que el plan sería finalmente aprobado.

 

  "Es irresponsable pedir a los contribuyentes que paguen con sus 

impuestos el paquete de rescate para Wall Street y, al mismo tiempo, 

negarles una respuesta a la devastación que las ejecuciones hipotecarias 

está provocando en el país", dijo Janet Murgula, presidente del Consejo 

Nacional La Raza, el mayor grupo hispano de derechos civiles.

 

  Bush, sin embargo, considera que la situación no es tan grave. 

"Entiendo que existe nerviosismo, pero la economía está creciendo, la 

productividad es alta, el volumen del comercio está en aumento y la gente 

está trabajando. En la medida en que encontremos debilidades, nos 

moveremos" para atenderlas, dijo en un discurso televisado este miércoles.

 

  Ralph Nader, candidato independiente a la presidencia de Estados 

Unidos, criticó a Bush y señaló que "la primera pregunta que debemos 

formular como ciudadanos es por qué es necesario este rescate y, si hace 

falta, por qué 700.000 millones de dólares".

 

  También propuso que si las entidades financieras que las autoridades se 

disponen a rescatar con fondos públicos obtienen ganancias en los próximos 

ejercicios se reembolse dinero a los contribuyentes.

 

  A invitación de Bush, McCain y el senador Barack Obama, el candidato 

presidencial demócrata, asistieron a la reunión del jueves en la Casa 

Blanca en la que se discutió la crisis financiera. Pero no es claro hasta 

qué punto McCain y Obama apoyan el plan de Paulson.

 

  Mientras los legisladores discuten las alternativas, Murgula considera 

que "salvo que se responda a las necesidades de millones de propietarios 

de viviendas, aumentará el número de ejecuciones hipotecarias. Esas casas 

continuarán inundando el mercado, deprimiendo aún más los precios".

 

(FIN/IPS/traen-jsp-mj/hr/ks/na ip if cs fe/08)