MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Riesgos de cortocircuito

 


Por Ali Gharib


WASHINGTON,  (IPS)  – A medida que se aproximan las elecciones 

presidenciales del 4 de noviembre en Estados Unidos, la proliferación de 

sistemas de voto electrónico renueva los temores de que virus, 

discrepancias e incluso un fraude deliberado influyan en el resultado.

 

El empleo de los sistemas de sufragio electrónico también implica la 

transmisión de votos a través del teléfono, redes privadas de computadoras 

o Internet. Se estima que 50 millones de ciudadanos los usarán en las 

elecciones.

 

  Los críticos del voto electrónico dicen que en algunos de los 24 

estados en que será empleado no se están tomando todas las precauciones 

necesarias para garantizar que cada sufragio sea adecuadamente registrado 

y contado.

 

  "Es peligroso confiar en las actuales máquinas de votación electrónica 

para tener una elección justa y con resultados exactos", advirtió Avi 

Ruben, profesor de ciencias de la computación de la Universidad Johns 

Hopkins.

 

  La preocupación es especialmente grave en los llamados "swing states", 

estados en los que no existe una tradición histórica de clara mayoría de 

alguno de los dos grandes partidos, el Demócrata y el Republicano, y en 

los que cualquiera de ellos podría triunfar, quizás con efecto decisivo 

para el resultado de los comicios a nivel nacional.

 

  El presidente de Estados Unidos no es elegido a través del voto 

directo, sino por un Colegio Electoral conformado por delegados que se 

eligen en cada estado y cuyo número está en relación con el número de 

habitantes. El candidato que triunfa en cada estado gana la totalidad de 

los delegados que corresponden a ese territorio.

 

  Existe la posibilidad matemática de que un candidato obtenga menos 

votos populares que su rival, pero logre un mayor número de delegados y, 

por lo tanto, se convierta en presidente, como ocurrió en 2000, cuando 

George W. Bush logró su primer mandato al ganar en el Colegio Electoral 

pese a que su rival, el demócrata Al Gore, había obtenido más sufragios en 

las urnas.

 

  En los comicios de 2004, cuando volvió a ganar Bush, las predicciones 

de errores masivos con los sistemas de votación electrónica no se 

concretaron, pero hubo inconvenientes que dieron crédito a los críticos 

que señalan que esta modalidad podría poner en duda la legitimidad del 

resultado de las elecciones.

 

  En ese año, las computadoras del estado de Carolina del Norte no 

registraron alrededor de 4.500 sufragios. Ciudadanos en varias partes del 

país se quejaron de que al intentar sufragar por el candidato demócrata, 

John Kerry, las máquinas lo registraron como un voto para Bush.

 

  Aunque en un país con el número de votantes que tiene Estados Unidos 

4.500 sufragios pueden no impresionar como una cifra decisiva, el sistema 

de elección indirecta a través de un Colegio hace que cada voto cuente.

 

  En 2000, Bush obtuvo la presidencia gracias a los 25 electores del 

estado de Florida, donde se impuso al aspirante demócrata Al Gore por 

apenas 500 sufragios, en medio de denuncias de irregularidades varias.

 

  Un informe conjunto del Centro Brennan para la Justicia de la 

Universidad de Nueva York, la Fundación Voto Verificado y la organización 

Causa Común, difundido la semana pasada, otorgó una baja calificación a 

los sistemas que se emplearán en varios estados clave, entre ellos 

Colorado y Virginia.

 

  "Son los pequeños problemas los que más me preocupan", dijo a IPS 

Lawrence Norden, director del Proyecto de Tecnología Electoral del Centro 

Brennan. "Si no se hace un control efectivo luego de la votación, es fácil 

perder 100 o 200 sufragios aquí y allá", agregó.

 

  "Estos problemas son mucho más serios cuando la elección es reñida. Si 

este llega a ser el caso en Colorado y Virginia, los problemas pueden ser 

potencialmente grandes", advirtió.

 

  "El 4 de noviembre los sistemas de votación fallarán en una o más 

jurisdicciones del país. Desafortunadamente no sabemos dónde. Por este 

motivo es imperativo que cada estado se prepare para esas fallas de los 

sistemas", señaló el informe conjunto, titulado "¿Está Estados Unidos 

listo para votar?"

 

  El estudio toma en cuenta cuatro categorías para evaluar el grado de 

preparación para tratar los temas relacionados con el voto electrónico: 

planes de contingencia si las máquinas dejan de funcionar, recuento de 

votos y mecanismos para identificar inconsistencias, registros en papel de 

los sufragios emitidos y el empleo de los mismos para una auditoría 

posterior a los comicios.

 

  "Desafortunadamente, queda mucho trabajo por hacer para asegurar que 

cada elector podrá sufragar y que cada sufragio será contado si algo 

resulta mal el día de la elección", declaró Norden.

 

  Algunos inconvenientes pueden ocurrir antes de que comience la 

votación. Por ejemplo, si las máquinas no funcionan debe haber boletas 

electorales para que la gente no tenga que esperar en largas colas hasta 

que se solucione el problema.

 

  Luego de la emisión de los sufragios, las máquinas pueden ser 

manipuladas o alterar los resultados por errores de programación o de 

hardware. Por esta razón el Centro Brennan recomienda que se chequeen los 

resultados arrojados por las computadoras con los registros en papel de 

los votos emitidos.

 

  Otro factor que puede causar problemas es el extraordinario número de 

nuevos electores o personas que se han registrado para votar por primera 

vez, en este país donde el sufragio es voluntario.

 

  Según un informe del no gubernamental Advancement Project, la 

participación electoral será esta vez mucho más alta que en comicios 

anteriores.

 

  "Si las autoridades no están adecuadamente preparadas, lo que podría 

ser el más grande ejercicio colectivo de participación democrática en la 

historia de nuestro país se verá desnaturalizado por los problemas para 

dar cabida a todos los que se presenten a votar", advirtió.

 

  El informe recomienda que, allí donde sea posible, se instalen más 

máquinas de votación o se reasignen a los sitios en los que se espera una 

alta concurrencia.
 

(FIN/IPS/traen-jsp/dm/ag ks/na ip sp fe/08)