MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Senadores a votar

 

 

 

 

BOSTON,   (IPS)  – Influyentes legisladores y otros políticos del 

gobierno de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo para que el Senado 

apruebe este miércoles el proyecto de ley de rescate a Wall Street, de 

700.000 millones de dólares, tras su sonado rechazo en la Cámara de 

Representantes.

Por Adrianne Appel

 

El plan del presidente George W. Bush, redactado por el secretario del 

Tesoro (ministro de Hacienda), Henry Paulson, no obtuvo los votos 

necesarios el lunes en la Cámara de Representantes, tras el generalizado 

rechazado de los legisladores.

 

  Los políticos anunciaron el acuerdo, tras la reunión a puertas cerradas 

que terminó tarde el martes, pese a que el Congreso legislativo está 

oficialmente en receso.

 

  Analistas sostienen que hay más probabilidad de que el Senado apruebe 

el proyecto de ley y, de ser así, sería una presión para que la Cámara de 

Representantes hiciera lo mismo.

 

  "Estoy muy decepcionado con el resultado, pero aseguro a nuestros 

ciudadanos y a los del resto de mundo que éste no es el final del proceso 

legislativo", declaró Bush el martes de mañana.

 

  Se necesitan 12 votos más favorables en la Cámara de Representantes 

para aprobar el proyecto de ley.

 

  "Las 12 personas que cambien de opinión serán las más poderosas de 

Estados Unidos en los próximos días. Le darán forma al proyecto de 

consenso", sostuvo Darrell West, vicepresidente y director del 

departamento de estudios gubernamentales de la organización Brookings 

Institution, con sede en Washington.

 

  Activistas organizaron manifestaciones en varias ciudades 

estadounidenses para este miércoles contra el plan de rescate de Wall 

Street, calle de Nueva York donde se ubica la Bolsa de Valores.

 

  Mientras, los economistas alertan contra las consecuencias del plan de 

Bush e insisten en que es necesario un enfoque totalmente renovado para 

liberar a los mercados de créditos, los préstamos entre grandes bancos que 

son clave para el buen funcionamiento de la economía global.

 

  "En este punto no veo ni una sola buena razón para aceptar el rescate", 

señaló Dean Baker, uno de los directores del Centro de Investigación 

Económica y Política.

 

  "Muchos de los líderes políticos y económicos anuncian otra ‘Crisis del 

29Â’ y el colapso del sistema bancarioÂ’", apuntó. "Esas historias no son 

para nada ciertas".

 

  En los días previos a la votación del lunes, 400 economistas 

suscribieron una carta que repartieron entre los legisladores en la que 

urgen a no aprobar el plan de Bush, informó el representante Peter 

DeFazio, del opositor Partido Demócrata, quien recibió la misiva y votó 

contra el proyecto de ley.

 

  "Si no resolvemos esto de forma correcta, vamos a volver a necesitar 

dinero y nuestro crédito se habrá agotado", arguyó DeFazio.

 

  "Nos advirtieron que se trata de una apuesta arriesgada a la que no 

podemos someter a los contribuyentes", añadió.

 

  Por 228 votos en contra y 205 a favor fue rechazado el lunes el 

multimillonario proyecto de Bush de rescate al sector financiero, dada la 

masiva oposición de los propios legisladores del gobernante Partido 

Republicano y un tercio de los demócratas.

 

  "El problema es que el proyecto de ley era muy pobre. La idea de 

rescatar a las ricas instituciones de Wall Street no tiene adeptos", dijo 

a IPS West, de la Brookings Institution.

 

  El proyecto daba a Paulson libertad para gastar los 700.000 millones de 

dólares casi sin ningún control. Tampoco pone un freno a la excesiva 

indemnización a los gerentes generales ni asiste a las millones de 

personas que están lidiando con la pérdida de sus casas.

 

  Los candidatos a la presidencia, el republicano John McCain y el 

demócrata Barack Obama, instaron a los legisladores de sus respectivos 

partidos a aprobar el proyecto. Pero éstos se mantuvieron firmes en su 

postura.

 

  "¿Por qué tenemos que encontrar la forma de salvar a Wall Street y no 

podemos ayudar a las personas que están en la calle? La gente pierde el 

trabajo y la casa y no tiene seguro médico. Nadie los rescata, pero de la 

noche a la mañana tenemos que salvar" a las instituciones financieras, 

arguyó el representante demócrata John Lewis antes de votar contra el 

proyecto.

 

  Ciudadanos de todo el país llamaron por teléfono y enviaron mensajes de 

correo electrónico al Congreso pidiendo a los legisladores que no votaran 

el plan de rescate. Cientos de ellos les hicieron caso.

 

  "Cuando le digo a mis votantes que un tipo llamado Paulson pidió 

700.000 millones de dólares para salvar al sector financiero, me responden 

‘¿y que hay de mí?Â’. Entendemos la urgencia del momento, pero también 

queremos justicia", dijo por su parte el representante demócrata Elijah 

Cummings, quien también se opuso al proyecto.

 

  En el contexto de nerviosismo y crisis financiera, el índice industrial 

Dow Jones cayó en promedio 777 puntos, el mayor desplome de la historia en 

un solo día. Además, gobiernos del Norte debieron adoptar medidas para 

salvar al sector financiero local.

 

  Organismos de contralor de Bélgica, Holanda y Luxemburgo salieron al 

rescate de la entidad bancaria y aseguradora Fortis. La Bolsa de Valores 

de Brasil cayó nueve por ciento tras el rechazo al proyecto de ley de la 

Cámara de Representantes de Estados Unidos.

 

  La Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos inyectó cientos de 

miles de millones de dólares a los bancos centrales del mundo, que se 

prestan la mayor cantidad de divisas, como forma de aliviar el colapso 

crediticio.

 

  Los mercados estadounidenses se recuperaron un poco el martes.

 

  La posibilidad de que este miércoles el Senado apruebe rápido el 

proyecto no es compartida por el representante demócrata DeFazio, 

contrario al plan de rescate.

 

  "Tenemos que asegurarnos de que el Senado no lo apruebe a la fuerza", 

declaró a la prensa.

 

  DeFazio y otros demócratas progresistas presentaran su propio proyecto 

de ley para ayudar al sector financiero, según lo anunciaron el martes, 

que, además, estimularía al atribulado mercado inmobiliario y ayudaría a 

los propietarios.

 

  "No debería ser tan difícil llegar a un acuerdo para hacer frente al 

problema de los préstamos entre instituciones bancarias", señaló DeFazio.

 

  "Tenemos que empezar de cero", señaló la representante demócrata Donna 

Edwards.

 

  "Vengo de un distrito que tiene la mayor cantidad de lanzamientos en 

Maryland. La gente pierde sus casas. Necesitamos que en el proyecto haya 

un mecanismo que ayude a esos propietarios", remarcó.

 

 

(FIN/IPS/traen-vf-rp/aa/ks/na wd ip if fe/08)