MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Alberto Mottesi Celebra Fiesta en San Antonio

SAN ANTONIO, TX.― El Evangelista Alberto Mottesi por la noche coadyuvó celebrando una Fiesta Espiritual en la Fiesta 2008. Hoy por la mañana el Alcalde Phil Hardberger, el Juez Nelson Wolff, el Senador John Cornyn, el Rey Feo y otras personalidades celebraron la inauguración oficial de los diez días de Fiesta que en nuestra ciudad se celebra frente al monumento nacional de la Misión del Álamo. 

Alberto Mottesi aqui en San Antonio

Viene pronto nuestra galeria de fotos

John Henry "El Chino" Millan alias Mefiboset

Los Sanantonianos –algunos- con el grito de “¡Viva Fiesta!” conmemoran el triunfo del ejército tejano sobre las tropas mexicanas cuando derrotaron al General Santa Ana luego de la derrota en nuestra ciudad en el Álamo. Hoy en día la mayoría de la gente y especialmente los empresarios solamente se preparan para promover sus negocios por medio del turismo. Es un gran carnaval internacional donde gobernantes y gobernados se involucran mutuamente –en su mayoría- para lograr el éxito. Se promueven diversas actividades de todo tipo y muchas de ellas para promover la convivencia familiar.

Desafortunadamente algunas de éstas se prestan para dar rienda suelta al pecado por medio de las drogas, el alcohol, fornicación, adulterio, robo, malos pensamientos y otros más.

Para contra-restar y lograr que la Fiesta sea una verdadera Fiesta, Alberto Mottesi celebro predicando la Palabra de Dios en su Fiesta de cumpleaños dándole gracias a su creador por su Sexagésimo Sexto aniversario. 

No fueron como los trescientos mil que se reunieron en el 2007 en el Zócalo de la ciudad de México, tampoco fueron los cincuenta mil previstos para llenar el estadio universitario de la universidad de Trinity ni tampoco los cinco mil que hubieran cabido en el auditorio “Alamo Convocation Center’ fueron solamente quinientas personas las que celebraron la gran Fiesta Espiritual que Dios les brindo a los escogidos y a los que se comprometieron previamente para asistir ya sea de forma personal o en el cumplimiento de intentar llevar a cinco personas para que fueran alcanzadas por Dios a través de Jesucristo aceptando su Plan de Salvación de su vida eterna.

La Fiesta espiritual tuvo las siguientes participaciones:

Maestro de Ceremonias, Comunicador Israel Castillo (Panamá), Líder de Alabanza y adoración a cargo de Rudy Guerra y tres de sus hijos quienes ya comienzan a dar a conocer sus talentos como grupo juvenil cristiano; Nehemiah Guevara (Ministries International) proveniente de la ciudad de Houston, Texas.

John Henry Millan**  ‘El Chino Millan” Encargado de solicitar la ofrenda.

Alberto Mottesi

Viene de predicar en Venezuela y la semana entrante estará en Acapulco, Guerrero, México.

Realizo una introducción donde reconoció que en este par de días esta el mover de Dios, la presencia del Espíritu Santo, la unidad del Cuerpo de Cristo, algo muy fundamental, la palabra el compromiso, la palabra, la cumplimos, pacto de honor, somos solo administradores no somos dueños, esclavos de Jesucristo, somos un equipo para arrebatar

Luego se pregunto: ¿Que hago acá? Él debe predicar, lo conozco desde que era joven. (Refiriéndose al Pastor Millán).

Pregunto a los asistentes: ¿Puedo hablar francamente? Casi sin recibir la respuesta de la audiencia se contesto asimismo: Voy a hablar francamente.

“Existen compañeros míos aplastados como tortilla mexicana, recién cocida, yo a los 66 después de 46 años de ordenado estoy comenzando con los sueños millonarios y visiones que cuestan una fortuna pero que lo vamos a lograr, en el nombre de Jesús. En el próximo avivamiento no habrá lugar para personas perezosas y contaremos con personas incendiados en las llamas del amor a Dios”. Manifestó Mottesi.

John Singleterry

Quiero honrar a un compañero del ministerio, un varón de Dios. ‘John Singleterry, yo he visto en usted a un Hombre transparente que ama la causa del evangelio’ Yo desafío a los pastores a ponerse al lado de él para que toda cuenta de esta cruzada quede pagada.

La predicación: David y Goliat*.

La clave del éxito esta en el relato de la Biblia cuando los dos ejércitos se preparan para enfrentarse. ¿Quién es este filisteo incircunciso que se enfrenta a Jehová? ¿Quién se cree este filisteo pagano, que se atreve a desafiar al ejército del Dios viviente?

¿Cuántos son jóvenes menores de 25 años? El mejor ejemplo es la vida de Sansón, pero no obedeció a sus padres y sucumbió al deseo sexual fuera de matrimonio.

Pecado. Me gusta la historia de Sansón ya que es un ejemplo muy real. El Pecado ciega, luego habla y finalmente mata. La respuesta es Cristo.

Aparece en la niñez, adolescente, adulto y la ancianidad. Temor. Espíritu de amor, poder y dominio propio.

El evangelista es como la delantera mexicana, cuando dicen que ya van a terminar: “los delanteros de la selección de México tiran a gol pero no la meten”

 

Boxeador:

Un joven boxeador de aquí de la ciudad del Álamo, se prepara para su pelea y una vez en el ring se enfrenta a su adversario y al final gana la pelea. El promotor de la pelea llama al triunfador y le entrega un cheque con varios ceros (miles de dólares) y le dice: “Tú eres el Vencedor”. Llega a la casa. ¿Cómo te fue? ¡Querida, gane, yo soy el Vencedor! y le muestra el cheque, le brillan los ojitos.

El boxeador de San Antonio fue el Vencedor, pero ella es Más que el Vencedor***.

Personas que no asisten a ninguna iglesia,
Personas que asisten a una iglesia pero no saben de la salvación.

 

 

(*) 1 Samuel 17

David y Goliat

 1 Los filisteos reunieron sus ejércitos para la guerra, concentrando sus fuerzas en Soco, pueblo de Judá. Acamparon en Efesdamín, situado entre Soco y Azeca.2 Por su parte, Saúl y los israelitas se reunieron también y, acampando en el valle de Elá, ordenaron sus filas para la batalla contra los filisteos.3 Con el valle de por medio, los filisteos y los israelitas tomaron posiciones en montes opuestos.
4 Un famoso guerrero, oriundo de Gat, salió del campamento filisteo. Su nombre era Goliat, y tenía una estatura de casi tres metros.[a]5 Llevaba en la cabeza un casco de bronce, y su coraza, que pesaba cincuenta y cinco kilos,[b] también era de bronce,6 como lo eran las polainas que le protegían las piernas y la jabalina que llevaba al hombro.7 El asta de su lanza se parecía al rodillo de un telar, y tenía una punta de hierro que pesaba casi siete kilos.[c] Delante de él marchaba un escudero.
8 Goliat se detuvo ante los soldados israelitas, y los desafió: «¿Para qué están ordenando sus filas para la batalla? ¿No soy yo un filisteo? ¿Y no están ustedes al servicio de Saúl? ¿Por qué no escogen a alguien que se me enfrente?9 Si es capaz de hacerme frente y matarme, nosotros les serviremos a ustedes; pero si yo lo venzo y lo mato, ustedes serán nuestros esclavos y nos servirán.»10 Dijo además el filisteo: «¡Yo desafío hoy al ejército de Israel! ¡Elijan a un hombre que pelee conmigo!»11 Al oír lo que decía el filisteo, Saúl y todos los israelitas se consternaron y tuvieron mucho miedo.
12 David era hijo de Isaí, un efrateo que vivía en Belén de Judá. En tiempos de Saúl, Isaí era ya de edad muy avanzada, y tenía ocho hijos.13 Sus tres hijos mayores habían marchado a la guerra con Saúl. El primogénito se llamaba Eliab; el segundo, Abinadab; el tercero, Sama.14 Estos tres habían seguido a Saúl por ser los mayores. David, que era el menor,15 solía ir adonde estaba Saúl, pero regresaba a Belén para cuidar las ovejas de su padre.
16 El filisteo salía mañana y tarde a desafiar a los israelitas, y así lo estuvo haciendo durante cuarenta días.
17 Un día, Isaí le dijo a su hijo David: «Toma esta bolsa[d] de trigo tostado y estos diez panes, y vete pronto al campamento para dárselos a tus hermanos.18 Lleva también estos tres quesos para el jefe del batallón. Averigua cómo les va a tus hermanos, y tráeme una prueba de que ellos están bien.19 Los encontrarás en el valle de Elá, con Saúl y todos los soldados israelitas, peleando contra los filisteos.»
20 David cumplió con las instrucciones de Isaí. Se levantó muy de mañana y, después de encargarle el rebaño a un pastor, tomó las provisiones y se puso en camino. Llegó al campamento en el momento en que los soldados, lanzando gritos de guerra, salían a tomar sus posiciones.21 Los israelitas y los filisteos se alinearon frente a frente.22 David, por su parte, dejó su carga al cuidado del encargado de las provisiones, y corrió a las filas para saludar a sus hermanos.23 Mientras conversaban, Goliat, el gran guerrero filisteo de Gat, salió de entre las filas para repetir su desafío, y David lo oyó.24 Cuando los israelitas vieron a Goliat, huyeron despavoridos.25 Algunos decían: «¿Ven a ese hombre que sale a desafiar a Israel? A quien lo venza y lo mate, el rey lo colmará de riquezas. Además, le dará su hija como esposa, y su familia quedará exenta de impuestos aquí en Israel.»
26 David preguntó a los que estaban con él:
   —¿Qué dicen que le darán a quien mate a ese filisteo y salve así el honor de Israel? ¿Quién se cree este filisteo pagano,[e]que se atreve a desafiar al ejército del Dios viviente?
27 —Al que lo mate —repitieron— se le dará la recompensa anunciada.
28 Eliab, el hermano mayor de David, lo oyó hablar con los hombres y se puso furioso con él. Le reclamó:

   —¿Qué has venido a hacer aquí? ¿Con quién has dejado esas pocas ovejas en el desierto? Yo te conozco. Eres un atrevido y mal intencionado. ¡Seguro que has venido para ver la batalla!
29 —¿Y ahora qué hice? —protestó David—. ¡Si apenas he abierto la boca!
30 Apartándose de su hermano, les preguntó a otros, quienes le dijeron lo mismo.31 Algunos que oyeron lo que había dicho David, se lo contaron a Saúl, y éste mandó a llamarlo.32 Entonces David le dijo a Saúl:

   —¡Nadie tiene por qué desanimarse a causa de este filisteo! Yo mismo iré a pelear contra él.
33 —¡Cómo vas a pelear tú solo contra este filisteo! —replicó Saúl—. No eres más que un muchacho, mientras que él ha sido un guerrero toda la vida.
34 David le respondió:

   —A mí me toca cuidar el rebaño de mi padre. Cuando un león o un oso viene y se lleva una oveja del rebaño,35 yo lo persigo y lo golpeo hasta que suelta la presa. Y si el animal me ataca, lo sigo golpeando hasta matarlo.36 Si este siervo de Su Majestad ha matado leones y osos, lo mismo puede hacer con ese filisteo pagano, porque está desafiando al ejército del Dios viviente.37 El Señor, que me libró de las garras del león y del oso, también me librará del poder de ese filisteo.

   —Anda, pues —dijo Saúl—, y que el Señor te acompañe.
38 Luego Saúl vistió a David con su uniforme de campaña. Le entregó también un casco de bronce y le puso una coraza.39 David se ciñó la espada sobre la armadura e intentó caminar, pero no pudo porque no estaba acostumbrado.

   —No puedo andar con todo esto —le dijo a Saúl—; no estoy entrenado para ello.

   De modo que se quitó todo aquello,40 tomó su bastón, fue al río a escoger cinco piedras lisas, y las metió en su bolsa de pastor. Luego, honda en mano, se acercó al filisteo.41 Éste, por su parte, también avanzaba hacia David detrás de su escudero.42 Le echó una mirada a David y, al darse cuenta de que era apenas un muchacho, trigueño y buen mozo, con desprecio43 le dijo:

   —¿Soy acaso un perro para que vengas a atacarme con palos?

   Y maldiciendo a David en *nombre de sus dioses,44 añadió:

   —¡Ven acá, que les voy a echar tu carne a las aves del cielo y a las fieras del campo!
45 David le contestó:

   —Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del Señor *Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a los que has desafiado.46 Hoy mismo el Señor te entregará en mis manos; y yo te mataré y te cortaré la cabeza. Hoy mismo echaré los cadáveres del ejército filisteo a las aves del cielo y a las fieras del campo, y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel.47 Todos los que están aquí reconocerán que el Señor salva sin necesidad de espada ni de lanza. La batalla es del Señor, y él los entregará a ustedes en nuestras manos.
48 En cuanto el filisteo avanzó para acercarse a David y enfrentarse con él, también éste corrió rápidamente hacia la línea de batalla para hacerle frente.49 Metiendo la mano en su bolsa sacó una piedra, y con la honda se la lanzó al filisteo, hiriéndolo en la frente. Con la piedra incrustada entre ceja y ceja, el filisteo cayó de bruces al suelo.50 Así fue como David triunfó sobre el filisteo: lo hirió de muerte con una honda y una piedra, y sin empuñar la espada.51 Luego corrió adonde estaba el filisteo, le quitó la espada y, desenvainándola, lo remató con ella y le cortó la cabeza.

(**) Romanos 8
Vida mediante el Espíritu

Más que vencedores

 28 Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman,[e] los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.29 Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.30 A los que predestinó, también los llamó; a los que llamó, también los *justificó; y a los que justificó, también los glorificó.
31 ¿Qué diremos frente a esto? Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra?32 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?33 ¿Quién acusará a los que Dios ha escogido? Dios es el que justifica.34 ¿Quién condenará? Cristo Jesús es el que murió, e incluso *resucitó, y está a la *derecha de Dios e intercede por nosotros.35 ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia?36 Así está escrito:
      «Por tu causa siempre nos llevan a la muerte;
      ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!»[f]
37 Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.38 Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios,[g] ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,39 ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.