MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Comienza la fiesta católica

LA HABANA, (IPS)  – A sus 82 años, Alba Osorio se siente como a los
50. Verdadera "sobreviviente" de la visita hace 10 años del ya fallecido
papa Juan Pablo II a Cuba, esta mujer corre por estos días de su casa al
templo y se prepara para lo que considera una nueva "fiesta del espíritu".

Por Dalia Acosta

"Nunca pensé que estaría cerca de un Papa y estuve cerca de Juan Pablo II.
Cuando eso pasó, creí que ya había vivido demasiado. Ahora, estoy de nuevo
preparándome para una misa al aire libre, en la misma Plaza de la
Catedral", contó a IPS Osorio, quien aún da clases a los niños y niñas que
acuden a su parroquia.

   La tan esperada misa en los ambientes católicos habaneros será la
primera que oficiará en la isla el cardenal Tarcisio Bertone, secretario
de Estado del Vaticano, quien arribó a Cuba la noche de la víspera para
una visita pastoral y oficial, concretada por invitación del gobierno y de
la Conferencia de Obispos Católicos.

   Organizada para recordar la presencia en enero de 1998 del papa Juan
Pablo II (1920-2005) en esta isla de régimen socialista, la visita es la
primera de tan alto nivel tras conocerse que el presidente Fidel Castro,
alejado de sus funciones por problemas de salud desde el 31 de julio de
2006, no aceptará su reelección.

   El cardenal Bertone no sólo será el primer representante de un Estado
extranjero que se reunirá con altos representantes del gobierno cubano en
las actuales condiciones sino que, además, su visita supondrá la
realización de misas al aire libre, de convocatoria abierta, a donde se
supone acudirán miles de personas.

   "No será como cuando vino el Papa, pero también es importante para
nosotros. El sólo hecho de tener la misa en la calle ya es un gran
acontecimiento", dijo Gustavo Ramírez, católico de 38 años, para quien lo
más importante es "la oportunidad de lograr nuevos espacios para el
trabajo de la Iglesia en la comunidad".

   Que ”el mundo se abra a Cuba”, pero, también ”que Cuba se abra al
mundo”, las frase pronunciada por Juan Pablo II en sus palabras de saludo
tras su arribo a Cuba el 21 de enero de 1998, siguen teniendo plena
vigencia y, según Ramírez, "tienen el raro don de estar en la gente;
todavía se recuerdan y repiten como un anhelo".

   El programa oficial de la visita incluye misas en las ciudades de La
Habana, Santa Clara y Guantánamo, en un intento por cubrir el occidente,
centro y oriente del país. El periplo, empero, no reproduce la gira de
Juan Pablo II quien, hace 10 años, ofició misas en La Habana, Santa Clara,
Camagüey y Santiago de Cuba, las dos últimas en el oriente.

   En el ámbito de su visita pastoral, el cardenal Bertone tiene previsto
encuentros en la sede de la Conferencia de Obispos Católicos, en el
seminario de San Carlos y San Ambrosio, en el monasterio de las Hermanas
Carmelitas Descalzas, con la presidencia de la Conferencia Cubana de
Religiosos, con la Familia Salesiana y con la prensa católica.

   En Santa Clara, el cardenal bendecirá un conjunto escultórico dedicado
a Juan Pablo II, primero que se levanta en la isla "en un lugar público
que no es propiedad de la Iglesia", según una nota publicada en el sitio
oficial en Internet de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC).

    También visitará el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en
la provincia de Santiago de Cuba, donde se celebrará el décimo aniversario
de la coronación de la patrona de la isla por el papa Juan Pablo II en la
Plaza de la Revolución Antonio Maceo, de esa ciudad.

   Vamos a coronar la imagen de la ”Madre de todos los cubanos, sin
distinción de razas, opciones políticas o ideologías", dijo ese día el
Papa y aseguró que "para muchos de los sistemas políticos y económicos hoy
vigentes el mayor desafío sigue siendo el conjugar libertad y justicia
social, libertad y solidaridad".

   "Recordar la visita de Juan Pablo II es importante para los católicos,
pero también para el país. Si uno relee las palabras del Papa por esos
días, descubre mensajes que eran importantes entonces, pero también ahora
cuando Cuba necesita realizar cambios que permitan salvar nuestro proyecto
social", dijo Ramón García, historiador de 32 años.

   Además de su agenda pastoral, Bertone destinará los dos últimos días de
su estancia, el 25 y el 26 de este mes, a un programa oficial con las
autoridades cubanas que incluye una conferencia en la Universidad de La
Habana, visita a la Escuela Latinoamericana de Medicina, una sesión de
trabajo en la cancillería y una cena en la Nunciatura.

   Aunque no aparece en el programa, el cardenal tendrá tiempo libre el
lunes próximo, que podría estar destinado a una entrevista con el
presidente en funciones de Cuba, Raúl Castro. Fuentes de la Iglesia
Católica tampoco habían descartado un encuentro con Fidel Castro, antes de
que el anuncio de esta semana matizara toda la coyuntura nacional.

   Fidel Castro y Bertone se conocieron en La Habana en octubre de 2005,
cuando el entonces arzobispo de Génova realizó una visita pastoral a la
isla. En ese encuentro, el mandatario pidió al cardenal que fuera "el
portavoz" de una invitación a Benedicto XVI para visitar la isla, contó
Bertone a la prensa.

   En las conversaciones bilaterales se discutirá de "todos los temas y se
conversará con respeto y cordialidad incluso en los puntos en que pueda no
haber coincidencias", afirmó el pasado día 13 el canciller cubano Felipe
Pérez Roque, en una conferencia de prensa especialmente dedicada al
próximo arribo del cardenal.

   Entre las posibles divergencias podría aflorar el tema de los presos
políticos, a 10 años de que Juan Pablo II consiguiera la libertad
"mediante indulto" o por "razones humanitarias" de 295 recluidas presas
por diferentes motivos, de una lista inicial entregada por el Vaticano de
302 casos.

   En una carta enviada por la opositora Martha Beatriz Roque, una de las
integrantes del grupo de los 75 que se encuentra libre bajo licencia
extrapenal, le pide al cardenal Bertone incluir el tema de la "libertad de
los presos políticos" en su agenda de trabajo con las autoridades de la
isla.

   Además de las amplias coincidencias en política internacional, es
probable que las conversaciones incluyan temas de interés para la Iglesia
Católica en la isla, como es la posibilidad de construir nuevos templos,
la entrada del exterior de sacerdotes y religiosas, el acceso a los medios
de comunicación y la presencia en el sistema educacional.

   Aunque ha habido avances en la presencia mediática, todavía es
insuficiente "en un mundo cada vez más interconectado por los medios de
comunicación" y "es evidente" que la participación en el sistema
educacional  cubano "no está, de momento, en los planes", indicó a IPS
Orlando Márquez, director de la revista católica Palabra Nueva.
(FIN/IPS/da/dm/cr ip hd pr/sl la eu/08)