MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Críticas católica por premio del Vaticano a Saca

SAN SALVADOR,  (IPS)  – La decisión de una fundación vinculada 

directamente al Vaticano de otorgar su máxima distinción al presidente de 

El Salvador, Antonio Saca, levanta una ola de críticas locales de 

analistas políticos, líderes sociales y hasta de comunidades católicas.


Por Raúl Gutiérrez
 

 

La Fundación Sendero hacia la Paz decidió otorgar la condecoración de ese 

mismo nombre a Saca en reconocimiento, según fuentes gubernamentales, por 

el trabajo para la consolidación de la paz y el fortalecimiento 

democrático en su país.

 

  El presidente de la Fundación, creada en 1991 y que se plantea la 

difusión del "mensaje de paz de la Iglesia Católica", es el arzobispo 

italiano Celestino Migliore, nuncio apostólico y observador permanente del 

Vaticano ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

  La entrega de la distinción está prevista para este martes, durante una 

cena de gala en Nueva York, donde la ONU tiene su sede.

 

  Organizaciones salvadoreñas de la propia Iglesia Católica expresaron en 

una carta dirigida a la Nunciatura Apostólica en este país que 

"lamentaban" la decisión.

 

  Saca, de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), asumió 

la presidencia en 2004. Desde entonces, se "han profundizado las 

desigualdades, la exclusión y el empobrecimiento" de los salvadoreños, al 

tiempo que se ha "generalizado la inseguridad y la impunidad", señalaron 

los autores de la carta.

 

  Las Comunidades Eclesiales de Base de El Salvador (Cebes) destacaron en 

una declaración que el mandatario "no ha mostrado apertura hacia los 

sectores más pobres", por lo que otorgarle una condecoración "no 

corresponde a la visión del Evangelio".

 

  Miguel Ángel Guzmán, integrante de las Cebes, dijo a IPS que estaba 

"indignado", ya que Saca "más que trabajar en la búsqueda de la paz, se ha 

enfocado en construir una imagen positiva de su figura y del partido que 

representa".

 

  Su gobierno, agregó, "mantiene en la impunidad" crímenes contra la 

humanidad como el asesinato del arzobispo Óscar Arnulfo Romero, pese a que 

la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reclamó a las autoridades 

salvadoreñas realizar "una investigación exhaustiva del crimen, reparar a 

las víctimas y adecuar la legislación local a la Convención Americana de 

Derechos Humanos", dejando de lado la amnistía general de 1993.

 

  Romero fue asesinado en marzo de 1980 mientras oficiaba misa por 

paramilitares en los albores de la guerra civil que dejó 75.000 muertos y 

unos 8.000 desaparecidos, hasta que el entonces presidente Alfredo 

Cristiani y la guerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la 

Liberación Nacional (FMLN), ahora un partido legal, firmaron la paz en 

enero de 1992.

 

  La amnistía general decretada en marzo de 1993 por Cristiani benefició 

a muchos responsables de diversos crímenes cometidos durante la guerra, la 

gran mayoría de ellos militares y grupos paramilitares.

 

  La Comisión de la Verdad, creada por los acuerdos de paz, comprobó que 

el mayor Roberto DÂ’abuisson, el ya fallecido dirigente ultraderechista 

fundador de la hoy gobernante Arena, fue el autor del asesinato de Romero, 

a quien la Iglesia de El Salvador postuló a santo ante la jerarquía del 

Vaticano en 1994, proceso que duerme en alguna oficina de la sede papal.

 

  Para María Silvia Guillén, directora de la Fundación de Estudios para 

la Aplicación del Derecho, la entrega de la distinción a Saca "es una 

falta de respeto a la población salvadoreña" y demuestra que "o la 

Fundación está mal informada o le van a dar una condecoración al 

presidente por una realidad inexistente".

 

  Guillén aseguró que durante el gobierno de Saca, además, "se ha 

criminalizado la protesta social" y "se disparó la tasa de delitos, 

alcanzado cifras de asesinatos nunca antes observadas".

 

  Según cifras oficiales, entre 2003 y 2007 la tasa de homicidios pasó de 

36 a 52 por cada 100.000 habitantes.

 

  "No encuentro explicación al premio, sobre todo viniendo del Vaticano, 

porque Saca ha sido un factor de disociación nacional más que de unión", 

señaló a IPS el politólogo Héctor Dada-Hirezi.

 

  Si bien al comienzo de su gobierno "Saca nombró a Gloria Salguero como 

comisionada presidencial para la gobernabilidad, esto no quiere decir que 

hubo intención genuina de diálogo", agregó.

 

  Dada-Hirezi, quien es dirigente del centroizquierdista Cambio 

Democrático, recordó que "nosotros participamos en las mesas de la 

interpartidaria y terminamos con frustración ante la absoluta falta de 

voluntad política del gobierno. La prueba más fehaciente es que eso está 

muerto".

 

  La llamada interpartidaria fue una iniciativa impulsada por Salguero, 

en la que participaban todos los partidos representados en el parlamento. 

Pero tras algunos meses de reuniones, el FMLN fue el primero en retirarse, 

argumentando que el gobierno cerraba las posibilidades de lograr un 

acuerdo. Meses después ese organismo se desintegró.

(FIN/IPS/rg/jsp/dm/la ip hd cr cs sl/08)