MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Derecha cristiana entre la adolescencia y la agonía

OAKLAND, Estados Unidos,  (IPS)  .- El fundador
de la organización Focus on the Family, James
Dobson, manifestó su profunda preocupación sobre
el futuro del movimiento conservador cristiano,
en cuya definición y construcción él fue un participante clave.

         Análisis de Bill Berkowitz*

    "La pregunta es: ¿las jóvenes generaciones
acudirán al llamado? ¿Quién defenderá a los niños
por nacer en los años venideros? ¿Quién luchará
por la institución del matrimonio, que hoy está
contra las cuerdas?", se preguntó Dobson en una
conferencia de la asociación de Radiotelevisoras Religiosas Nacionales.

    La muerte de líderes evangelistas como el
reverendo Jerry Falwell, D. James Kennedy y Ruth
Gram. Bell "representan el fin de una era", según
Dobson, para quien otros como Billy Graham, Chuck
Colson, Pat Robertson y Check Swindoll abandonarán pronto el escenario.

    El radioevangelista también se preguntó cuál
será el impacto de estos fallecimientos recientes
o inminentes en el conservadurismo cristiano.

    "¿Quién estará dispuesto en la próxima
generación a quemarse cuando es mucho más seguro
y cómodo evitar la controversia?", inquirió Dobson a su auditorio.

    La moderna Derecha Cristiana despegó a comienzos de los años 80.

    La mayoría de los líderes evangelistas
conservadores se alejaron de la actividad
política desde 1976, cuando el entonces candidato
del Partido Demócrata y luego presidente Jimmy
Carter (1977-1981) revitalizó el activismo de las
comunidades cristianas con sus declaraciones de fe religiosa.

    Pero las posiciones liberales de Carter
despertaron el clamor airado de la extrema
derecha religiosa, que encolumnaron a su grey
hacia el Partido Republicano, donde permanecen hasta hoy.

    Ya a fines de los años 70, Falwell se hizo
cargo del liderazgo de la organización Mayoría
Moral, que creció en la década siguiente, la cual
concluyó con el lanzamiento de la Coalición Cristiana por parte de
Robertson.

    Esta Coalición formó la infantería de la
"revolución" encabezada desde 1994 por el
representante Newt Gingrich, del Partido Republicano.

    Este movimiento de "votantes con valores" ha
constituido una gran fuerza política en lo que va
del siglo XXI, al punto que se le atribuye la
reelección del presidente George W. Bush en 2004.

    Por estos días está de moda entre los
liberales estadounidenses proclamar la muerte de
la Derecha Cristiana. "Hemos ingresado en la era
post-derecha religiosa", dijo en febrero de 2007
el periodista Jim Wallis, fundador de la revista
cristiana progresista Sojourners.

    "Aunque la religión tuvo una imagen negativa
en las últimas décadas, los años por venir
podrían ser moldeados por una dinámica y por una
fe más progresista que hará más viables los
necesarios cambios sociales", escribió Wallis en la revista Time.

    En noviembre pasado, el periodista Bill
Press, conductor del programa televisivo que
lleva su nombre, observó que, "sin importar quién
sea el próximo presidente de Estados Unidos, el
pueblo ya ganó una gran victoria con la total
desintegración de la otrora todopoderosa derecha religiosa."

    También el periodista E. J. Dionne,
columnista del diario The Washington Post,
aseguró que "la era de la derecha religiosa ha terminado".

    Pero los representantes de la cristiandad conservadora lo niega.

    El director del Consejo de Investigaciones
sobre la Familia, Tony Perkins, y el arzobispo
Harry R. Jackson, fundador de la Coalición de
Líderes de Alto Impacto, declararon: "Lo que
nuestros críticos ven como un cisma son, en
realidad, los dolores de crecimiento que preceden una saludable
expansión"…

    "El movimiento se adapta a un ambiente
político cambiante y amplía su base mientras
mantiene firmemente los principios que nos
mantuvieron unidos hasta ahora", añadieron.

    Resulta claro que la Derecha Cristiana está
en un periodo de transición. Los viejos líderes
murieron, otros jóvenes surgen. Muchos encabezan
iglesias enormes con miles de feligreses cada domingo.

    Mantienen su firme oposición al aborto
voluntario y al matrimonio entre personas del
mismo sexo, pero también les preocupa el
ambiente, en especial el impacto del
recalentamiento planetario sobre los pobres, así
como las políticas migratorias, la reconciliación
racial y la lucha contra la miseria y el sida en África.

    Pero cada nueva iniciativa de los jóvenes
termina contrarrestada por los dichos de los veteranos.

    Hace dos años, la vieja guardia cuestionó la
Iniciativa Evangélica sobre Clima, una
declaración que reconocía la seriedad del
recalentamiento planetario, firmada por clérigos
de mega-iglesias, rectores de universidades cristianas y teólogos.

    Para peor, una encuesta de la firma Barna
Research Group detectó una rebelión de los
feligreses: 40 por ciento de los cristianos
conservadores entrevistados para el sondeo
votarían a un candidato del Partido Demócrata y
apenas 29 por ciento al republicano John McCain.

* Bill Berkowitz es un conocido analista y
observador del movimiento conservador
estadounidense. Su columna, Conservative Watch,
pasa revista a las estrategias, protagonistas,
instituciones, victorias y derrotas de la derecha estadounidense.
(FIN/IPS/traen-mj/bb/ks/na ip cr pr hd sp/08)