MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El Papa y Yúschenko a favor de solucionar los temas pendientes iglesia-estado


Ciudad del Vaticano,  (EFE).– El Papa recibió hoy en audiencia en el Vaticano al presidente ucraniano, Víctor Yúschenko, con quien coincidió en la necesidad de potenciar el diálogo entre los cristianos para promover la unidad y solucionar los temas "aún abiertos" entre el Estado ucraniano y la Iglesia.

Benedicto XVI y Yúschenko hablaron a solas durante 25 minutos en la biblioteca privada del Papa y después el gobernante ucraniano se entrevistó con el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone, y el "ministro de Exteriores" vaticano, el arzobispo Dominique Mamberti.

Los encuentros se celebraron en un ambiente de "cordialidad", según precisó el Vaticano en un comunicado, en que señaló que durante los mismos se analizaron las relaciones bilaterales, la situación internacional "y algunas perspectivas de colaboración en ámbito cultural y social".

"Expresando la voluntad de encontrar soluciones ecuánimes a los temas aún abiertos entre el Estado y la Iglesia, se ha resaltado la contribución de la Iglesia Católica a la sociedad ucraniana para educar en los valores cristianos y su difusión y la importancia del diálogo entre los cristianos para promover la unidad, en el respeto de todo y una pacífica convivencia", subrayó el Vaticano.

Con "soluciones ecuánimes a los temas aún abiertos entre el Estado y la Iglesia", el Vaticano se refería al contencioso entre la Iglesia católica de rito oriental, conocida como "uniata", y el Estado por la devolución de su patrimonio, que le fue confiscado por en 1946 tras ser abolida por Stalin y entregado a la Iglesia Ortodoxa, que es mayoritaria en Ucrania.

El presidente de Ucrania acudió al Vaticano acompañado de su esposa y de un séquito formado por diez personas, entre ellas el ministro de Exteriores interino, Volodymyr Khabdogiy.

Yúschenko regaló al Papa un busto en mármol que representa la cara del Pontífice. Benedicto XVI le correspondió con la medalla en oro de su pontificado y una reproducción de una antigua vista de la Ciudad del Vaticano.

La iglesia Católica de rito oriental nació en 1595 de la Unión de Brest. La mayoría de los "uniatas", unos seis millones, se concentran en la región occidental de Ucrania, donde está Lvov.

Los "uniatas" fueron duramente perseguidos durante el comunismo. En 1946, el régimen de Stalin disolvió esta iglesia y entregó todos sus bienes al Patriarcado Ortodoxo de Moscú.

Durante 45 años vivieron en la clandestinidad, hasta que en 1990 las autoridades de Moscú les devolvieron la legalidad y aprobaron una ley para la restitución de los bienes confiscados.

Los "uniatas" recuperaron gran parte de sus bienes y los ortodoxos les acusan de haberse quedado incluso con lo que les pertenecía a ellos desde tiempo inmemorial.

Además de esta iglesia católica, también existe otra de rito latino.

La mayor parte de los ucranianos son ortodoxos. De los 48 millones de habitantes, 15 millones pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú (que cuenta con entre 14 y 15 millones de fieles).

También existen otras dos iglesias ortodoxas nacionales pero separadas de Moscú. Una es la del Patriarcado de Kiev, que cuenta con entre tres y cuatro millones de fieles; y la otra la Iglesia Ortodoxa autocéfala (independiente), con cerca de un millón de fieles. EFE

jl/sc