MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Extremistas hindúes atentan contra laicidad

 

 

       Por Praful Bidwai


NUEVA DELHI,  (IPS)  .-   La policía de India puso

al descubierto una red fundamentalista hindú,

sospechosa de haber participado en atentados

desde 2003, en especial contra mezquitas y

musulmanes, y con fuertes vínculos con el

opositor Partido Bharatiya Janata (PBJ).

 

   El hallazgo fue el resultado de una

investigación a raíz de dos estallidos de bomba

perpetrados el 29 de septiembre en Malegaon,

ciudad industrial del central estado de

Maharashtra, conocido por las tensas relaciones

entre ambas comunidades y la violencia periódica.

Siete personas murieron en estas últimas explosiones.

 

   La red está integrada por organizaciones y

miembros vinculados al derechista PBJ y su aliado

Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), ambos

defensores de la hindutva, o supremacía hindú,

que se hacen llamar Sangh Parivar (familia o conciliábulo del RSS).

 

   También estuvieron implicados tres oficiales

retirados del ejército y un coronel en actividad,

perteneciente al cuerpo de inteligencia. Al menos

dos de ellos están vinculados a la Escuela

Militar Bhonsala, una institución inspirada en la

hindutva, creada en 1937 en Nashik, otra localidad del estado de 

Maharashtra.

 

   La persona más conocida detenida por la

policía es Pragya Singh Thakur, una mujer de 38

años que viste túnica color azafrán y que se hace

llamar sadhvi, forma femenina de sadhu, asceta hindú.

 

   Una de las bombas de Malegaon fue colocada en

una motocicleta de Thakur, que ella había

prestado al principal acusado Ramji, lo cual ella habría confesado.

 

   La policía informó que Thakur no había

quedado contenta con la cantidad de muertos y

quiso que Ramji le explicara el motivo de ello.

 

   Thakur tuvo fuertes vínculos con el RSS y fue

nueve años dirigente del movimiento estudiantil

patrocinado por el PBJ, Akhil Bharatiya Vidyarthi

Parishad. Más importante aun, perteneció al grupo

militante femenino Durga Vahini.

 

   El PBJ quedó muy avergonzado por la

investigación, que sorprendió a la población

laica. Pero tras las dudas iniciales, el partido

negó todo de forma descarada y alegó que

activistas de parivar habían sido engañados.

 

   La policía reunió pruebas de la gran cantidad

de vínculos existentes entre el RSS, el PBJ y sus

organizaciones afiliadas, estimadas en más de

100, que cumplen un papel activo en sindicatos y

grupos semi-religiosos que apuntan contra las

minorías, que representan alrededor de 18 por

ciento de los más de 1.100 millones de habitantes de India.

 

   Las organizaciones asociadas al RSS

participaron en varios ataques contra cristianos

indios en siete estados, tras el primero ocurrido

en la Navidad pasada en Orissa.

 

   Otros estados afectados fueron los

meridionales de Karnataka y Kerala, los centrales

de Madhya Pradesh y Maharashtra y los occidentales de Rajasthan y Gujarat.

 

   El influyente no gubernamental Foro Secular

Católico Cristiano (FSCC) reclamó en una carta

abierta al gobierno que el Bajrang Dal, principal

grupo considerado responsable, sea proscrito por

los ataques "inconstitucionales que amenazan la estructura laica del 

país"..

 

   Más de 50 cristianos fueron asesinados, 4.000

viviendas destruidas y decenas de monjas

violadas, según estimaciones divulgadas por el FSCC.

 

   "India no asumió su responsabilidad ni su

deber de proteger a los indios cristianos, al no

censurar a los gobiernos estaduales involucrados

–gobernados por el PBJ– ni proteger la vida y

la libertad de los ciudadanos indios", alegó el FSCC.

 

   La policía sostiene que tiene pruebas

irrefutables de que en el atentado de Malegaon

participaron tres figuras clave, Thakur, Abhinav

Bharat, Sameer Kulkarni, y el ex comandante del ejército Ramesh Upadhye.

 

   Probablemente también sean los responsables

de los últimos ataques contra mezquitas ocurridos

en otras cuatro localidades de los estados de

Maharashtra y Gujarat, además de otros miembros del RSS-Bajrang Dal.

 

   La policía también investiga su participación

en los ataques de Hyderabad, de mayo de 2007 y en

Ajmer, en octubre del mismo año.

 

   Quizá también estén involucrados en el

atentado de febrero de 2007 contra un tren con destino a Pakistán.

 

   Los fundamentalistas hindúes se entrenan

desde hace años en la fabricación de bombas y

otras actividades, según las fuerzas del orden,

con ayuda de ex oficiales del ejército e

instituciones como la Escuela Militar Bhonsala.

 

   En abril de 2006 murieron dos miembros del

RSS-Bajrang Dal cuando fabricaban una bomba en Nanded, también en 

Maharashtra.

 

   La operación de Nanded formaba parte de una

conspiración mayor a fin de mostrar que

extremistas islámicos no dudan en matar a personas que profesan su misma 

fe.

 

   El objetivo es profundizar la brecha entre

las comunidades y ayudar a los fundamentalistas

hindúes a acusar a los musulmanes de atentados

terroristas, según el escuadrón antiterrorista de la policía de 

Maharashtra.

 

   Otras operaciones similares salieron a la luz

pública a raíz de accidentes en la fabricación de

bombas ocurridos en los estados de Tamil Nadu,

Uttar Pradesh y, una vez más, en Nanded, en febrero de 2007.

 

   "No es la primera vez que fundamentalistas

hindúes participan en actividades violentas",

señaló Tanika Sarkar, profesora de historia

moderna de India en la Universidad de Jawaharlal Nehru.

 

   "Pero es quizá la primera vez que se descubre

una red clandestina que opera en diferentes

estados y que efectivamente perpetró atentados

con bomba contra musulmanes", apuntó Sarkar,

también autora de varios libros y ensayos acerca

de Sangh Parivar y el fundamentalismo hindú.

 

   "Los terroristas hindúes no son menos

peligrosos ni indefendibles que los de la yihad

(guerra santa) islámica. La diferencia es que los

primeros tienen una base más amplia porque su

comunidad es mayoritaria en India. También gozan

de autorización oficial y del patrocinio

estadual, a diferencia de los otros", añadió.

 

   El extremismo de la mayoría trata de pasar

como nacionalismo, pero es una gran falacia. Es

tan pernicioso como el de la minoría, alegó Sarkar.

 

   La negación del PBJ se sus vínculos con Thakur no tiene sentido.

 

   Ella realizó campaña por ese partido en las

últimas dos elecciones legislativas de Gujarat,

en 2002 y 2007. Thakur también tiene vínculos

estrechos con funcionarios del PBJ, incluido el

jefe de gobierno del central estado de Madhya Pradesh, Shivraj Singh 

Chauhan.

 

   El líder del PBJ, L. K. Advani trató de

distanciar a su partido de Thakur y declaró que

el asunto debía quedar en manos de la justicia.

 

   Pero ahora el RSS intervino y pidió que el

PBJ defendiera a Thakur de forma incondicional

así como a los otros sospechosos.

 

   El presidente del partido, Rajnath Singh,

declaró que no existe el "terrorismo hindú" y que

quienes creen en la hindutva no pueden ser

extremistas porque el hinduismo es intrínsecamente tolerante.

 

   "No tiene ningún sentido", subrayó Sarkar,

"porque la hindutva no es nada más que una

expresión concentrada de intolerancia que aboga

por imponer a la fuerza una primacía y supremacía

hindú en una sociedad profundamente plural, multicultural y 

multireligiosa".

 

   El PBJ se dice determinado a luchar contra el

terrorismo y hace de la seguridad un puntal

central de su política. Su hipocresía y doble

discurso dejó atónitos a los liberales laicos de

India, que observan expectantes las medidas que

tomará el gobierno de la Alianza Progresista

Unida, liderada por el Partido del Congreso.

 

   "El descubrimiento de esta red supone un

enorme reto para el gobierno indio", sostuvo la

conocida politóloga Zoya Hasan, actualmente

miembro de la Comisión Nacional de Minorías.

 

   "Este país ya estuvo manchado por lo que se

consideró una debilidad hacia la mayoría hindú.

Por ejemplo, un gobierno del Partido del Congreso

permitió que fuerzas de la hindutva demolieran la

mezquita Babri en 1992", apuntó.

 

   "Si la gobernante Alianza Progresista Unida

asume el desafío y lleva las investigaciones de

este caso hasta el final, habrá hecho una enorme

contribución a la reafirmación de la laicidad de India", concluyó.

 

 

(FIN/IPS/traen-vf/dm/pb/rdr/ap ip cr hd cs fe/08)