MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Hermandad Musulmana se expone a la luz

EL CAIRO,  (IPS) .-  Todo el espectro político de Egipto recibió con críticas el primer borrador de
programa partidario de la proscripta Hermandad Musulmana, que intenta aclarar sus posiciones sobre una amplia gama de asuntos.

Por Adam Morrow y Khaled Moussa al-Omrani

    Muchos dirigentes egipcios aguardaban la difusión del documento desde hace varios meses.

    "El programa pretende explicar el proyecto reformista de la Hermandad", declaró Saad al-Din
al-Kitatni, líder del grupo parlamentario del movimiento. "Servirá para aclarar la base
islámica sobre la que esperamos, en algún momento, crear un partido político oficial."

    La Hermandad Musulmana fue creada en los años 20, pero permanece proscripta desde 1954. A pesar de su ilegalidad, sus miembros pueden presentarse como candidatos a elecciones parlamentarias como independientes.

    El movimiento registró una excelente votación en los polémicos comicios de fines de 2005.

    El flagrante fraude electoral del Partido Nacional Democrático (PND), el sector que lidera el presidente Hosni Mubarak, no impidió que la Hermandad Musulmana obtuviera 88 escaños, casi la
quinta parte de un parlamento dominado por el oficialismo.

    Pero el año pasado, miembros el grupo islamista fueron víctimas de una campaña de detenciones y de vilipendios proferidos desde medios de comunicación oficiales.

    Una pequeña manifestación de estudiantes
afiliados a la Hermandad, realizada en diciembre
de 2006, fue calificada por la prensa estatal
como el advenimiento de una "milicia islámica".
Desde entonces, más de 300 integrantes fueron detenidos por varios cargos.

    A principios de este año, por orden del
presidente Mubarak, 40 de sus dirigentes fueron
conducidos a un tribunal militar que los juzga
por "financiar actividades de un grupo proscripto".

    La medida coincidió con una reforma
constitucional que le confirió al presidente
amplias facultades para ordenar detenciones,
incluida la autoridad de trasladar casos
judiciales por supuesto terrorismo a la justicia militar.

    La Hermandad Musulmana también recibe
críticas de la sociedad civil y de figuras
opositoras seculares, porque, a pesar de su
participación en la actividad parlamentaria, se
desconoce, en términos generales, su agenda política.

    Presionados para revelar sus orientaciones,
dirigentes de la Hermandad distribuyeron en
agosto, de manera reservada, un borrador del programa.

    Con el objetivo de evitar polémicas que
consideraban innecesarias, sólo un pequeño grupo
selecto de académicos y figuras de la sociedad
civil recibieron una copia del documento.

    A pesa de las precauciones, parte de su
contenido pronto se filtró a la prensa egipcia.
El debate que se suscitó a continuación se
concentró en dos aspectos del documento que,
según los críticos de la Hermandad, confirma la
naturaleza "no democrática" del movimiento islamista.

    Primero, el borrador establece que las
mujeres y los hombres que no profesan el Islam no
podrían aspirar a la Presidencia egipcia. En
segundo lugar, propone la creación de un consejo
de eruditos musulmanes a cargo de supervisar la legislación.

    Organizaciones de derechos humanos se
apresuraron a rechazar el documento y a calificarlo de "discriminatorio".

    Impedir a no musulmanes y a mujeres el
ejercicioi de la Presidencia "contradice
convenciones internacionales firmadas por
Egipto", dijo a IPS Hafez Abu-Saeda, secretario
general de la Organización de Derechos Humanos, con sede en El Cairo.

    Abu Saeda también condenó la posibilidad de
asignar a un consejo religioso autoridad sobre el parlamento.

    "La idea de un consejo de ese tipo niega el
concepto de Estado moderno", señaló. "Como sucede
en Irán, ese tipo de sistema ubica a la autoridad
religiosa por encima de la del pueblo."

    Abu-Saeda señaló, incluso, que el borrador de
programa no consideró de forma adecuada aspectos económicos acuciantes.

    "A diferencia del exitoso Partido por la
Justicia y el Desarrollo, gobernante en Turquía y
con raigambre islamista, el programa de la
Hermandad Musulmana se concentra en cuestiones
religiosas sin referencias sustanciales a la economía", indicó.

    Diaa Rashwan, experto del Centro Al-Ahram de
Estudios Estratégicos y Políticos que recibió
anticipadamente de la Hermandad una copia del
proyecto de plataforma, no fue menos crítico.

    "Ese programa pretende, esencialmente,
cambiar la forma de organización de la sociedad",
sostuvo Rashwan. "Ningún movimiento político
puede cambiar de forma unilateral las normas que rigen el proceso
político.."

    También criticó la relativa falta de detalles
acerca del consejo de eruditos propuesto en el programa.

    "Hasta ahora no está definido el papel
preciso del consejo. Todavía hay ambigüedades
respecto de su rango de autoridad y su conformación precisa", indicó.

    Mientras, los dirigentes de la Hermandad
subrayaron en reiteradas oportunidades que el
borrador estaba sujeto a cambios antes de que se lo consagre como
programa.

    El guía supremo de la Hermandad Musulmana,
Mohamed Mehdi Akef, trató de aclarar algunas
posiciones del movimiento entrevistado en
noviembre por el diario independiente Al-Masri Al-Youm.

    En un aspecto se mostró firme: impedir que no
musulmanes y mujeres fueran consagrados jefes de
Estado, dijo, era una "decisión definitiva" de la Hermandad.

    "Algunos eruditos religiosos asumen posturas
diferentes al respecto, pero ésa es nuestra posición", señaló.

    Akef consideró que muchos de los que se
apresuraron a condenar la creación del consejo
religioso "no entendieron su premisa básica".

    "El consejo sería un órgano consultivo que
presentaría sus opiniones a las instituciones
estatales", explicó Akef. "Esas apreciaciones se
someterían al parlamento para su aprobación."

    Consultado sobre la falta de contemplación
hacia la minoría cristiana, que tiene gran
presencia en Egipto, Akef insistió en que el
programa era "inequívoco en lo que respecta al
trato dispensado a los cristianos".

    "El Islam dispone que se trate de forma justa
a los cristianos", señaló. "Gran parte del temor
de  los cristianos hacia la Hermandad Musulmana
responde a una exaltada e imprecisa cobertura de prensa".

    Mientras, el movimiento siguió reuniéndose
con personalidades del ámbito académico y de la
sociedad civil para considerar los pasajes más
conflictivos del proyecto de programa.

    El borrador final y completo del programa
sería difundido en su totalidad en los próximos
meses, aseguraron portavoces de la Hermandad.

    A pesar de las críticas, Rashwan aplaudió la
disposición de la Hermandad Musulmana a divulgar
su programa entre personalidades de todo el
espectro político antes de elaborar una versión definitiva.

    "Espero que tomen en cuenta algunas de las
críticas generales", añadió. "Son libres de
formular su programa como les parezca. En
definitiva, será la gente la que decida en las
urnas si lo acepta o no."

(FIN/IPS/traen-vf-mj/am/ss/mm ip cr hd/07)