MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Iglesia y narco: la confrontación

 

 

Por P. DáVILA Y R. VERA /Revista Proceso

 

 

En respuesta a las amenazas de muerte contra siete obispos y 120 sacerdotes, la jerarquía católica entra a la guerra contra el crimen organizado: desde miles de parroquias y comisiones de pastoral social alentarán a los laicos para que denuncien a los cárteles de la droga, a la manera de la Red Libera, una organización italiana antimafia. De cara a los riesgos, la Conferencia del Episcopado Mexicano advierte: "Los narcos tendrán que pensarlo muy bien antes de meterse con la Iglesia".

 

  

 

Con el señalamiento que hizo el arzobispo de Durango, Héctor González Martínez, de que el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán Loera vive impunemente en esa entidad, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) entró en una etapa de acusaciones directas contra los capos de la droga, después de años de denunciar al narcotráfico de manera muy general, sin dar nombres ni lugares específicos. 

 

         Ahora, los centros de derechos humanos que tienen las diócesis del país, así como sus miles de parroquias y sus respectivas comisiones de pastoral social, darán un fuerte impulso a la denuncia contra los cárteles de la droga. Al grado de que, en un "futuro cercano", es probable que auspicien un movimiento de laicos similar a Libera, la organización antimafia que opera en Italia y que encabeza el sacerdote Luigi Ciotti, quien ya está en México asesorando a la Iglesia católica.

 

         El episcopado dice saber los riesgos de esta nueva etapa, ya que actualmente siete obispos y unos 120 sacerdotes han sido amenazados de muerte por el crimen organizado. Sin embargo, asegura la jerarquía que está dispuesta a derramar "la sangre" de sus ministros, pues para la Iglesia "los mártires son su gloria y no su desgracia".

 

         El sacerdote Manuel Corral, vocero de la CEM, comenta al respecto:

 

         "Es peligroso denunciar al narcotráfico aportando nombres y lugares. Y más todavía cuando la corrupción de la justicia es tan grande. Podríamos entrar en una guerra. Sin embargo, es necesario impulsar a los laicos para que éstos se organicen; de lo contrario, combatir al narcotráfico será una lucha larguísima."

 

         –¿De qué manera participará el episcopado?

 

–A través de nuestras organizaciones en ese ámbito. Hablo de los centros de pastoral social y de derechos humanos que tienen las distintas diócesis, o de otros que operan a nivel nacional como el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro. Y, por supuesto, de las parroquias mismas, cuya reestructuración debatieron los obispos en su última asamblea.

 

"Nuestras organizaciones se están metiendo cada vez más en este tipo de defensa de los derechos humanos. Realizan reuniones al respecto. Yo participé, a fines de marzo, en un encuentro al que asistieron varios de nuestros centros de derechos humanos, como los de las diócesis de Saltillo y Tlaxcala. Y repito, la idea del episcopado es que los laicos sean los protagonistas."

 

Señala Manuel Corral que la Comisión de Pastoral Social del episcopado será la encargada de "impulsar" esta cruzada católica contra el narco. Y muy probablemente, después pondrá en marcha una organización antimafia similar a Red Libera, que en Italia dirige el sacerdote Luigi Ciotti y combate a mafias como La Cosa Nostra, La Camorra o La Ndrangheta.

 

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1695 que empezó a circular el pasado domingo 25 de abril.