MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

La nueva estrella de la derecha evangélica

 


        Por Bill Berkowitz*


OAKLAND, Estados Unidos, (IPS)  .- En momentos

en que veteranos de la derecha religiosa

estadounidense como James Dobson, Pat Robertson y

Jerry Falwell se van quedando rezagados, la

popularidad del pastor Rick Warren avanza.

 

   A comienzos de este mes, George W. Bush tuvo

un momento de alta exposición, inusual en las

postrimerías de su presidencia, cuando recibió un

premio por su programa contra el sida de manos de

Warren. El pastor logró, en esa instancia, posar

para las fotos junto al gobernante.

 

   Warren predica en la Iglesia de la Comunidad

del Valle de Saddleback de la localidad de Lake

Forest, en el occidental estado de California, y

va en camino de convertirse en uno de los

pastores más populares y poderosos a nivel nacional.

 

   En el Día Mundial de Lucha contra el Sida,

conmemorado el 1 de diciembre, Warren fue el

anfitrión del Foro Civil Saddleback sobre Salud

Mundial en el Newseum, con sede en Washington.

 

   En ese marco, le entregó al presidente George

W. Bush la primera Medalla Internacional de

P.E.A.C.E. de la Coalición Mundial de la Paz, en

reconocimiento a su "contribución sin precedentes

a la lucha contra el VIH/sida y otras

enfermedades", según un comunicado de la Iglesia Saddleback.

 

   El acrónimo P.E.A.C.E., en inglés, reúne las

máximas "promover la reconciliación", "capacitar

a los líderes", "asistir a los pobres", "cuidar a

los enfermos" y "educar a la nueva generación".

 

   Warren discutió con Bush y su esposa, Laura

Bush, sus "logros pasados y prioridades futuras,

en relación a asuntos sanitarios internacionales,

entre ellos el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria".

 

   El galardón se refería a la "implementación y

el éxito del Plan de Emergencia del Presidente

para el Alivio del Sida (Pepfar), que desde 2003

ha proporcionado 18.800 millones de dólares para

combatir el VIH/sida" en todo el mundo, según el comunicado.

 

   "El Congreso legislativo recientemente asignó

48.000 millones de dólares adicionales a los

esfuerzos en curso para abordar la pandemia, así

como la tuberculosis y la malaria, en los próximos cinco años", dijo.

 

   El pastor Rick Warren aprovechaba los focos

mientras entregaba el premio a Bush, cuya

aprobación pública llegó en las postrimerías de

su mandato a los registros más bajos de todos los tiempos, según las 

encuestas.

 

   "Mi esposa Kay y yo hemos implementado el

Plan P.E.A.C.E. en 68 países en desarrollo. Hemos

visto muchas de las cientos de miles de vidas

salvadas a través del Pepfar y de la Iniciativa

del Presidente para la Malaria", declaró Warren.

 

   "Espero que este foro muestre al pueblo

estadounidense que nuestros programas de salud

mundial representan más que esfuerzos

humanitarios compasivos, y que también son un

pilar fuerte y prudente de la política exterior", agregó.

 

   Dos días después del Día Mundial de Lucha

contra el Sida, Warren formuló comentarios menos

que prudentes sobre política exterior a Sean

Hannity, de la cadena televisiva Fox News.

 

   Hannity le preguntó a Warren si era posible

"hablar de dictadores díscolos", entre los cuales

mencionó al presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad,

y sugirió: "Necesitamos sacarlo."

 

   Warren coincidió, y justificó su respuesta

así: "La Biblia dice que no se puede negociar con

el mal. Simplemente se lo tiene que frenar."

 

   "¿Por la fuerza?", preguntó Hannity. "Bueno,

si es necesario

", respondió Warren. "De hecho,

ése es el rol legítimo del gobierno. La Biblia

dice que Dios puso al gobierno sobre la Tierra

para castigar a quienes hacen el mal."

 

   Warren es autor de "The Purpose Driven Life"

("La vida guiada por un propósito"), un libro que

ya vendió 50 millones de ejemplares.

 

   Hace poco anunció que junto con la Reader’s

Digest Association desarrollaría una entidad

llamada The Purpose Driven Connection ("La

conexión guiada por un propósito"), una

plataforma multimediática "para ayudar a las

genteq ue busca un propósito para la vida y que

desea interactuar con otros en sus viajes espirituales".

 

   Así se publicará la revista trimestral "The

Purpose Driven Connection"; se repartirán DVD con

materiales de estudio, libros de ejercicios y

guías de debate que se podrán bajar de Internet,

y se creará un sitio web de redes sociales cristianas.

 

   A comienzos de este mes, Warren publicó su

más reciente libro, al que dio por título "The

Purpose Driven Christmas" ("La Navidad guiada por un propósito").

 

   "La gente está más abierta al gospel y a la

Navidad que en cualquier otro momento", señaló.

 

   "Nunca he sido considerado parte de la

derecha religiosa, porque no creo que la política

sea la manera más efectiva de cambiar el mundo", dijo Warren en agosto.

 

   Sin embargo, una semana antes de las

elecciones de este año, Warren se sumó en la

batalla por la Proposición 8 de California, una

iniciativa popular para impedir legalmente el

matrimonio entre personas del mismo sexo.

 

   "Alrededor de dos por ciento de los

estadounidenses son homosexuales, gays,

lesbianas. No deberíamos dejar que dos por ciento

de la población determine cambiar una definición

de matrimonio que ha sido apoyada por cada

cultura y cada religión durante 5.000 años", dijo entonces.

 

   "Éste no es sólo un asunto cristiano, es un

asunto humanitario y humano, que Dios creó el

matrimonio para el propósito de la familia, el

amor y la procreación. Yo los urjo a apoyar la

Proposición 8 y a transmitir eso", advirtió.

 

   Luego de aprobada la iniciativa, cientos de

manifestantes opuestos a la Proposición 8

apuntaron contra la iglesia de Warren en

California, según informó el servicio de noticias conservador CNSNews.com.

 

   En cuanto al derecho al aborto, Warren

declaró antes de las elecciones a Dan Gilgoff, de

Beliefnet, que si los evangélicos "piensan que la

vida comienza con la concepción, eso significa

que hay 40 millones de estadounidenses que no

están aquí y que podrían haber votado".

 

   "Ellos dirán que eso es un holocausto y para

ellos será como si yo fuera judío y se postulara

una persona que negara el Holocausto. No me

importa cuánta razón tenga esa persona en todo lo

demás. Para mí, rompe un acuerdo. Yo no voy a

votar por un negador del Holocausto", dijo.

 

   El vínculo de Warren con políticos, incluido

Obama, sus multimillonarios acuerdos mediáticos,

su disposición a ampliar la agenda evangélica

para incluir el sida, el combate a la pobreza y

el recalentamiento planetario, y también su

celebridad, todo aporta a su pretensión de

ataviarse con el sayo de "pastor de Estados Unidos".

 

* Bill Berkowitz es un conocido analista y

observador del movimiento conservador

estadounidense. Su columna, Conservative Watch,

pasa revista a las estrategias, protagonistas,

instituciones, victorias y derrotas de la derecha estadounidense.

 

(FIN/IPS/traen-js-mj/bb/ks/na ip sd hd sp fe/08)