MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Legionarios: Ante el descrédito, la ‘refundación’

 

por ALEJANDRO GUTIéRREZ / Revista Proceso

 

La anunciada "visita apostólica" de una comisión del Vaticano a los Legionarios de Cristo confirma lo que este semanario adelantó desde febrero: la divulgación de los delitos y los escándalos sexuales de Marcial Maciel fue el inicio de una intervención directa del Papa Benedicto XVI ante el desprestigio que le acarreó a la Iglesia católica. Por su parte, la Legión comienza a dividirse y trata de liberarse del lastre en que se convirtió su fundador.
 

MADRID.- Las revelaciones sobre la paternidad y los amoríos de Marcial Maciel, el fundador de los Legionarios de Cristo, a principios de febrero, sólo fueron pasos previos para la decisión más importante del papado de Benedicto XVI: ordenar una visita apostólica en esa congregación.

         El exlegionario Patricio Cerda, de origen chileno y que ahora radica en Sevilla, y el periodista José Martínez de Velasco –autor de Los Legionarios de Cristo. El nuevo ejército del Papa (La esfera de los Libros) y Los documentos secretos de los Legionarios de Cristo (Ediciones B)– afirman en entrevistas por separado que la investigación del Vaticano debe traducirse en la refundación de la orden.

         Patricio Cerda ya había adelantado esta posibilidad (Proceso 1684) y describe el procedimiento necesario: "Investigar la disciplina, las normas, las finanzas y el nombramiento de los actuales superiores. Y una vez que el equipo de prelados entregue su informe a Roma, deberá nombrarse un comisario pontificio, cuya misión será rehacer la legión: nombrar un capítulo general del que salgan nuevos superiores, aprobar nuevas normas y poner todo en orden".

Se trata, insiste, de la decisión "más importante y difícil tomada por Benedicto XVI".

         Martínez de Velasco también considera que el anuncio es "muy importante (…) pero tardío", y advierte que la investigación debe profundizar en el papel de los actuales superiores, todos ellos cercanos a Marcial Maciel y entre los que se cuentan el director general Álvaro Corcuera y el vicario general Luis Garza Medina, los dos mexicanos.

Y aunque opina que en esta congregación y en Regnum Christi, su brazo seglar, "la mayoría son personas absolutamente dignas (…), el problema es que Maciel no actuó solo. Hay un grupo de personas, Luis Garza entre ellas, que han participado en la conformación de la Legión y no sólo conocen las aberraciones del fundador, sino que se han convertido en cómplices de éste, y que frente al derecho penal de cualquier Estado deberían estar en la cárcel como encubridores, junto a Maciel si no hubiera fallecido".

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1692 que empezó a circular este domingo 5 de abril.