MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Legionarios de Cristo contra las cuerdas

 


Por Diego Cevallos


MÉXICO,  (IPS)  – Organizaciones sociales y sobrevivientes de 

violencia sexual exigieron al Vaticano y a la congregación católica los 

Legionarios de Cristo, presente en 22 países, que expusieran sin velos los 

delitos de su fundador, pidieran perdón por ellos y repararan el daño 

infligido.

 

El reconocimiento de la congregación de que su fundador, el sacerdote 

mexicano Marcial Maciel, vivió una "doble vida" y tuvo "conductas 

impropias" es "totalmente insuficiente", dijo a IPS Joaquín Aguilar, 

portavoz en México de la Red de Sobrevivientes de Abusos de Sacerdotes 

(SNAP, por sus siglas en inglés).

 

   Este grupo, junto a otras organizaciones no gubernamentales como 

Católicas por el Derecho a Decidir, el Observatorio Eclesial y el Frente 

por la Cultura Laica, y a ex sacerdotes que denunciaron abusos sexuales de 

Maciel, conformaron un frente para demandar a la Iglesia "que finque 

responsabilidades por los delitos" cometidos por ese religioso, fallecido 

en enero de 2008.

 

  En un comunicado, los activistas pidieron a las autoridades eclesiales 

deslindarse públicamente de lo que "hasta ahora ha parecido un 

encubrimiento cómplice" de Maciel, a quien en el pasado incluso se 

pretendió canonizar.

 

  También exigieron "la reparación de los daños por respeto a las 

víctimas y a todo el pueblo católico".

 

  A inicios de este mes, el diario estadounidense The New York Times 

informó que Maciel tuvo una hija. La congregación admitió entonces que su 

fundador había llevado una doble vida, aunque no se refirió explícitamente 

a la hija que procreó, ni mencionó las acusaciones de pederastia.

 

  En una carta a sus feligreses, el director de Legionarios, Álvaro 

Corcuera, sostuvo que "estamos viviendo unos momentos de dolor y 

sufrimiento".  Sin mencionar las imputaciones contra Maciel, apuntó que 

"es verdad que fue un hombre y que estos temas que nos han dolido, 

sorprendido, y que creo no podemos explicar con nuestro entendimiento, ya 

están en el juicio de Dios".

 

  La congregación, conservadora y tradicionalmente vinculada a clases 

sociales adineradas, siempre había negado las acusaciones contra Maciel, e 

incluso había puesto en duda la honradez de quienes lo denunciaron por 

abusos cometidos contra ellos cuando fueron sus alumnos.

 

  Las organizaciones no gubernamentales mexicanas señalaron que la 

Iglesia Católica debe "reivindicar la honorabilidad y la fama de todos 

aquellos" que denunciaron al sacerdote.

 

  Las primeras acusaciones contra Maciel, a quien el papa Juan Pablo II 

(1978-2005) trató como un respetado religioso, datan de los años 50. En 

ellas se lo describía como pedófilo y adicto a la morfina.

 

  Maciel fundó los Legionarios de Cristo en 1941. Según su sitio en 

Internet, cuenta con hoy 800 sacerdotes en actividad y 2.500 seminaristas 

y administra en 22 países 175 colegios, 43 institutos de educación 

superior y 15 universidades, en las que estudian 122.000 personas.

 

  Para el portavoz en México de SNAP, fue decepcionante la reacción de 

los Legionarios ante la revelación de que Maciel tuvo una hija.

 

  "El asunto que más les duele es que van a perder adeptos y con ello 

dinero, que es lo que les importa", manifestó Aguilar, que siendo niño 

soportó abusos sexuales de un sacerdote mexicano cuyo paradero se 

desconoce, pero sin vinculación con los Legionarios.

 

  En mayo de 2006, y tras cuatro décadas negando las denuncias de 

pederastia, la jerarquía de la Iglesia ordenó a Maciel abandonar el 

ejercicio del sacerdocio y renunciar a toda aparición pública, pero no 

estableció si el castigo se debía a que consideraba fundadas las 

acusaciones.

 

  "Hemos recibido un golpe y tenemos desconcierto. Siempre nos dijeron 

que las acusaciones contra Maciel eran mentiras, que él fue un santo. Pero 

ahora, sin más, reconocen que tenía una doble vida", dijo a IPS una mujer 

cuyas hijas estudian en el centro escolar Instituto Cumbres de la capital 

mexicana, que pertenece a los Legionarios.

 

  "¿Cómo les explicas a tus hijas que el santo fue en realidad un hombre 

falso? ¿Cómo confiar en quienes lo encubrieron dentro de nuestra 

congregación?", se preguntó esta mujer que pidió no mencionar su nombre.

 

  Para Elio Masferrer, presidente de la no gubernamental Asociación 

Mexicana para el Estudio de las Religiones, las últimas revelaciones sobre 

Maciel podrían golpear las finanzas de "la legión", que se manejan con 

marcado hermetismo, dijo a IPS.

 

  Cuando una niña o un niño es aceptado en una escuela de los Legionarios 

debe renunciar a una parte de los bienes que le corresponderían por 

herencia familiar y donarlos íntegros a la congregación, explicó 

Masferrer. (FIN/IPS/dc/dcl/la cr ip ed hd mx sl/09)