MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Lugo quiere abrir dimensión social

 


Por Natalia Ruiz Díaz


ASUNCIÓN,  (IPS)  – Cuando se cumplen 18 años de la firma del 

Tratado de Asunción, constitutivo del Mercado Común del Sur (Mercosur), la 

capital paraguaya es escenario de diálogos sociales e interreligiosos 

impulsados por el mandatario de este país, Fernando Lugo, que ejerce la 

presidencia rotativa del bloque.

 

Desde diciembre de 2008, Paraguay preside por un semestre el Mercosur, 

conformado también por Argentina, Brasil y Uruguay, con Venezuela en vías 

de convertirse en miembro pleno.

 

  Lugo, ex obispo católico, abrió el miércoles el primer diálogo con las 

expresiones religiosas del Mercosur, el primero de seis encuentros 

previstos con diferentes sectores sociales.

 

  Ante representantes de unas 30 instituciones, Lugo puntualizó la 

necesidad de que la dimensión social se erija como eje de la integración, 

para superar las asimetrías en los países del bloque.

 

  El Mercosur –un bloque que afronta múltiples dificultades para cumplir 

sus cometidos de integrar el comercio y la economía de sus miembros– no 

debe ser simplemente una publicación de cuadrícula con tasas y tarifas, 

"sino claramente debe ser el horizonte de una mejor calidad de vida para 

hombres y mujeres que habitan nuestros países", dijo.

 

  Para el ministro sustituto de Relaciones Exteriores de Paraguay, Jorge 

Lara, la apertura de este espacio de reflexión se da en un contexto 

internacional relevante, marcado por la debacle financiera del Norte rico, 

causante de una depresión generalizada de la economía mundial.

 

  "La crisis no solamente hace evidente el agotamiento de un modelo que 

se desarrolló fundamentalmente sobre la destrucción de economías, 

exclusiones, un modelo que hoy nos muestra el rostro deshumanizante", dijo 

Lara a IPS.

 

  Pero la crisis, a su vez, no solamente pone en evidencia el límite del 

modelo económico, sino también deja relucir otras potencialidades de la 

sociedad, destacó.

 

  Por eso, indicó, este espacio dentro del Mercosur es una oportunidad de 

intercambio de experiencias entre los y las habitantes de los países de la 

región.

 

  Para la primera ronda de diálogo social, Lugo encomendó al Consejo 

Latinoamericano de Iglesias la coordinación de sucesivos encuentros con 

las distintas expresiones de religiosidad de la región, que se celebrarán 

en los cuatro países integrantes del bloque.

 

  Entre los ejes temáticos de discusión propuestos están las leyes de 

culto y su relación con el Estado; ciudadanía religiosa; papel de las 

religiones en el marco socio-político; diferencias sociales: 

riqueza-pobreza; defensa del ambiente desde la perspectiva de la fe; y 

otro mundo es posible, no, otro mundo es necesario.

 

  Lugo aprovechó el auditorio de invitados especiales –como los 

brasileños Frei Betto y Leonardo Boff, impulsores de la Teología de la 

Liberación– para reivindicar su opción por el Estado laico.

 

  El mandatario tuvo una formación religiosa fuertemente ligada a la 

Teología de la Liberación, una corriente progresista de la Iglesia 

Católica latinoamericana. Luego de dejar sus hábitos para dedicarse a la 

política, en 2006, el Vaticano no aceptó la renuncia a su condición de 

obispo y lo suspendió "a divinis".

 

  Pero, en julio de 2008, el papa Benedicto XVI le concedió la pérdida 

del estado clerical, en una decisión sin precedentes.

 

  "Es importante insistir en que la equidad no es ateísmo, ni 

antirreligiosidad. La equidad es libertad en el orden del pensamiento y 

respeta esa libertad en nosotros", subrayó.

 

  Con esas expresiones salió al paso de críticas de algunos sectores, 

sobre la necesidad de mantener las religiones y dogmas fuera de los 

espacios de gobierno.

 

  Por su parte, Frei Betto resaltó que la laicidad es una conquista y 

derecho de los Estados.

 

  "El Estado tiene que ser laico, no tiene sentido un estado confesional. 

Pero el Estado laico debe tener respeto hacia las denominaciones 

religiosas, garantizando su manifestación privada y pública", dijo a IPS 

el fraile dominico, cuyo verdadero nombre es Carlos Alberto Libânio 

Christo.

 

 Betto remarcó que así se podrá construir una sociedad que, teniendo 

pluralidad, consiga una unidad dentro de objetivos comunes, como la 

erradicación de la pobreza y la promoción de una vida mejor para todos los 

ciudadanos y ciudadanas del Mercosur.

 

  "Nosotros, desde la fe y la experiencia espiritual, tenemos mucho que 

decir. Nuestras religiones tiene mucho que contribuir para lograr los 

cambios que se requieren", agregó.

 

  No es fácil reunir a tantas confesiones distintas, valoró Betto.

 

  "Lamentablemente, las instituciones religiosas muchas veces vienen 

cargadas de discriminaciones y prejuicios, aspectos que deben ser 

superados. Este espacio de diálogo sirve para ello", concluyó.

 

  Entre los convocados al encuentro están las iglesias Católica, 

Evangélica, Anglicana y Discípulos de Cristo. También miembros de las 

iglesias Evangélica Metodista, Menonita, Bautista, Asamblea de Dios, 

Centro de Adoración Familiar, comunidades indígenas, judía y musulmana.

 

  Los restantes diálogos planteados por la presidencia paraguaya del 

Mercosur estarán dirigidos a trabajadores, jóvenes, parlamentarios y 

sectores sociales y uno sobre la cuestión energética.

 

  Los resultados de estos encuentros serán presentados en la reunión de 

presidentes del bloque del 4 de julio, en Asunción, cuando asumirá la 

conducción del Mercosur el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. 

(FIN/IPS/nrd/dcl/la ip cr cs sl/09)