MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Matrimonio homosexual en la agenda

OAKLAND, Estados Unidos,  (IPS)  .-   El matrimonio

entre personas del mismo sexo vuelve a ser un

debate clave en Estados Unidos, como en la

campaña hacia las elecciones presidenciales de

2004. La derecha cristiana puso ahora al

candidato oficialista John McCain en el microscopio.

 

 Análisis de Bill Berkowitz*

 

   La Suprema Corte de Justicia de California

reafirmó este mes el derecho de homosexuales y

lesbianas de casarse con personas de su mismo

sexo, antes descartado por la legislatura. Este

estado del sudoccidente del país es el segundo,

luego del central de Massachussets, que abre esta posibilidad.

 

   Antes del fallo del jueves 15, la cuestión

parecía haber quedado fuera del debate político.

En 2004, había sido una de las mejores armas de

la derecha religiosa para asegurar el voto por el presidente George W. 

Bush.

 

   La ciudadanía de 13 estados aprobó, en

referéndum, diversas normas que prohibían el

matrimonio entre personas del mismo sexo. Entre

ellos figuró el septentrional de Ohio.

 

   Los tres principales aspirantes a la

presidencia –los Barack Obama y Hillary Clinton,

del opositor Partido Demócrata, y el ya

consagrado McCain, del Republicano– han estado

de acuerdo en oponerse al casamiento homosexual,

pero también a la aprobación de una enmienda

constitucional federal que prohibiría esos matrimonios.

 

   La decisión aprobada por cuatro votos a tres

en la Suprema Corte de California –seis de cuyos

miembros fueron designados por gobernadores

republicanos– le confiere a McCain la

oportunidad de repensar el asunto y redefinir su posición.

 

   "La decisión de California vuelve a encender

un asunto provocador y casi extinto para la

derecha religiosa, que indudablemente lo definirá

como una cuestión de ‘tiranía judicial’", dijo a

IPS Frederick Clarkson, autor de l libro

"Hostilidad eterna" y cofundador del blog Talk2Action.

 

   La resolución judicial "podría cambiar las

matemáticas" parlamentarias, pues en noviembre

también habrá elecciones legislativas, señaló a

IPS Rod Martin, fundador de la organización conservadora TheVanguard.org.

 

   "McCain tendrá un desempeño mucho mejor entre

los latinoamericanos del que podrían tener otros

republicanos, y el asunto del matrimonio

(homosexual) puede potenciar eso", agregó.

 

   A lo largo de los años, McCain ha tenido una

relación inestable con la derecha religiosa de su

partido. En la campaña interna de 2000, fue

ridiculizado por no defender suficientemente la

agenda social de la derecha religiosa, McCain

llamó "agentes de intolerancia" a los reverendos Jerry Falwell y Pat 

Robertson.

 

   En 2004, McCain molestó aun más a la derecha

religiosa al oponerse a una prohibición

constitucional federal al matrimonio gay. Pero

dos años después, McCain respaldó una iniciativa

infructuosa en su estado, Arizona, que prohibía

el casamiento entre personas del mismo sexo.

 

   Más recientemente, McCain intentó hacer las

paces con los líderes de la derecha religiosa.

Habló en la Universidad de la Libertad, que

dirige Falwell, y logró la aprobación del pastor

texano John Hagee, fundador de la organización Cristianos Unidos por 

Israel.

 

   Hagee es conocido por sus comentarios

anticatólicos (de los que hace poco se disculpó)

y por una controvertida declaración que vinculó

la devastación causada por el huracán Katrina con

una programada marcha por los derechos

homosexuales en la meridional ciudad de Nueva

Orleans (por lo que no se disculpó).

 

   Hagee también está en la primera línea de la

campaña para que Estados Unidos ataque militarmente a Irán.

 

   Sin embargo, algunos líderes de la derecha

religiosa –especialmente el fundador de Focus on

the Family, James Dobson– continuaron

manteniendo distancia. A comienzos de este año,

Dobson dijo que no votaría por McCain bajo ningún concepto.

 

   McCain ha quedado "atrapado entre la espada y la pared", dijo 

Clarkson.

 

   Su posición es que el matrimonio homosexual

debe ser resuelto en cada estado, lo cual "desde

el punto de vista de buena parte de la derecha

religiosa es inaceptable", agregó. "Ellos creen

que McCain no hace nada realmente para detenerlo", agregó.

 

   El equipo de McCain emitió luego del fallo de

California una declaración en la que criticó el

fallo y se manifestó a favor de la prohibición

constitucional del matrimonio gay en el estado.

Es seguro que la cuestión se incorporará a la

agenda californiana de la campaña política rumbo a las elecciones de 

noviembre.

 

   Brian S. Brown, director ejecutivo de la

Organización Nacional para el Matrimonio en

California, que se opone al casamiento

homosexual, dijo que la sentencia convirtió la

cuestión en un "asunto importante de las inminentes elecciones 

nacionales".

 

   "La izquierda criticará a McCain sobre este

asunto de cualquier modo, porque él fue el

copresidente de la campaña a favor del matrimonio

tradicional en Arizona. Por lo tanto, él no tiene

absolutamente nada que perder", enfatizó el conservador Rod Martin.

 

   "Espero que McCain intente explotar el fallo,

pero no directamente", dijo a IPS Rob Boston,

director asistente de comunicaciones de

Estadounidenses Unidos por la Separación de la Iglesia y el Estado.

 

   "Probablemente la mayor parte del trabajo se

hará a través de terceros: pastores de extrema

derecha y líderes de la derecha religiosa que

usarán la decisión para demonizar a los gays y

atemorizar" a la población más religiosa.

 

   Clarkson, que vive en Massachusetts, señaló

que "este asunto aterroriza a políticos de ambos

partidos, que temen decir que es buena la

igualdad a la hora de contraer matrimonio, aunque lo crean".

 

   "Los políticos también tuvieron temor de

manifestarse por los derechos civiles equitativos

para los estadounidenses negros, aunque

estuvieran secretamente agradecidos por el coraje

de los tribunales federales por preservar los

derechos de todos los ciudadanos", agregó.

 

   "La gran pregunta es si jugar la carta del

matrimonio entre homosexuales funcionará esta vez", señaló Boston.

 

   El aumento del combustible y los desalojos

pueden llevar a muchos votantes, incluso

conservadores, a prestar más atención a los

asuntos económicos que a obsesionarse por una

decisión de la Suprema Corte de California, opinó.

 

* Bill Berkowitz es un conocido analista y

observador del movimiento conservador

estadounidense. Su columna, Conservative Watch,

pasa revista a las estrategias, protagonistas,

instituciones, victorias y derrotas de la derecha estadounidense.

 

 

(FIN/IPS/traen-js-mj/bb/ks/na sp ip hd/08)