MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Mujeres cubanas visten el mandil

LA HABANA,  (IPS)  – Más de una treintena de mujeres se convirtieron esta semana en pioneras de la masonería femenina en Cuba, de gobierno socialista, al fundar dos Logias con asesoría de la Gran Logia Femenina de Chile, que las seguirá de cerca en tanto puedan independizarse.

Por Patricia Grogg

"Queremos que hagan las cosas de acuerdo con su manera de ser y sus costumbres", dijo a IPS Mónica Morós, Gran Canciller de la institución chilena que envió a La Habana una delegación de más de 40 masonas para iniciar a las cubanas y dejar instaladas las logias Venus y Victoria.

   La masonería cubana se rige por los Antiguos Límites, como se conoce al conjunto de principios, costumbres y tradiciones que definen las obligaciones de esta sociedad, que incluyen el secreto masónico y la integración por varones adultos que respeten la moral.

   Pero la asesoría de las chilenas confiere independencia a las cubanas en este empeño y libera de compromisos a la Gran Logia masculina de Cuba, que en caso de aceptar mujeres entre sus miembros correría el riesgo de perder su regularidad y el reconocimiento de las Grandes Logias con las cuales tiene relaciones interpotenciales.

   En todo caso, ese precepto que excluye a las mujeres "ha sido superado
hace muchos años", comentó Miriam Silva, Relacionadora Pública de la
institución chilena e integrante, junto a Morós, de la comitiva encabezada
por la Serenísima Gran Maestra Oriana Valdés.

   El ritual de instalación se llevó a cabo el miércoles en un local
facilitado por una iglesia bautista, a falta por ahora de una sede propia
para el funcionamiento de la  Logia Venus, que  radicará en La Habana. En
tanto, la Logia Victoria tendrá sede en la occidental ciudad de Pinar del
Río.

   Las chilenas iniciaron en total a 24 maestras y ocho aprendices
cubanas. "Ellas están listas para empezar a trabajar . Tienen entusiasmo y
lo que les falta es prepararse institucionalmente, (tener) un lugar propio
para trabajar que les dé estabilidad", dijo Silva.

   Digna Gisela Medina, Venerable Maestra de la Logia Venus, afirmó a su
vez que unas 60 compatriotas aspiran a iniciarse en la masonería y ahora
se concentrarán en crear una tercera Logia, posiblemente en la localidad
costera de Caibarién, en el centro de la isla, lo cual les permitirá
formar la Gran Logia femenina de Cuba.

   El grupo masónico incluye médicas, maestros, técnicas de diferentes
especialidades, músicas, cantantes, sicólogas, amas de casa y estudiantes
universitarias. La menor de ellas tiene 18 años y la mayor más de 60.
"Estamos listas para crecer", dijo Medina, quien encabezó los trabajos
organizativos previos al nacimiento de estas Logias.

   "El ser masonas nos ha creado una serie de expectativas como seres
humanos, nuestro pensamiento se desarrolla más, nos hace capaces de
entender mejor las realidades y poder enfrentarlas. Es un reto", comentó
Medina, de 46 años, médica especializada en cirugía maxilo facial del
hospital docente Calixto García, en la capital cubana.

   Medina y otras cubanas consultadas no ven contradicción alguna con el
orden politico y social que las rodea. "Al contrario, ahora me siento en
mejores condiciones para ayudar fraternalmente a mis semejantes y
colaborar en todos los aspectos de la vida de mi país", aseguró la médica
Maritza Pérez Alonso, de 42 años.

   A su vez, Silva descartó cualquier síntoma de "feminismo" entre las
seguidoras de masonería. "Creemos en la igualdad y universalidad del
trabajo para ambos sexos, pero indudablemente que las mujeres estamos
quemando etapas de siglos de cierto atraso", indicó.

   Es por ello que "todas las organizaciones que puedan trabajar a favor
de la mujer, bienvenidas sean. La masonería puede ayudar mucho a
desenvolverse, a conocerse a sí misma, a entender mejor su papel en la
sociedad y en la vida civil en general", remató la relacionadora pública y
antigua Gran Maestra de la Gran Logia femenina de su país.

   José Manuel Collera Vento, Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba de
2000 a 2003, se confesó un fuerte defensor del papel de la mujer en la
masonería. "No hay razón de tipo doctrinal, filosófica, esotérica o
iniciática que impida que una mujer sea masónica. Todo lo que hace un
masón es practicable tanto por ellos como ellas", señaló.

   En su opinión, la masonería femenina en el mundo constituye actualmente
una fuerza indetenible, lo cual se corresponde con la posición  de la
mujer en  la sociedad actual. "Pienso que la institución ha perdido
vigencia en el mundo en la medida que ha excluido a la mujer, porque ellas
son el elemento más importante de la sociedad", agregó.

   La masonería se define como una entidad progresista filantrópica,
integrada por personas de libre pensamiento, buenas costumbres, y que
buscan la autosuperación y el perfeccionamiento humano. En sus filas
conviven personas de diferentes credos religiosos, así como de distintas
tendencias políticas y corrientes filosóficas.

   La polarización política que acompañó los primeros años del proceso
revolucionario encabezado por Fidel Castro condujo al debilitamiento de la
institución, especialmente por el éxodo de muchos de sus miembros. Pasada
esa etapa, la masonería comenzó a crecer nuevamente hasta contar hoy con
unos 30.000 afiliados y 316 Logias.

   Collera Vento consideró que la masonería cubana, que data de 1859, es
"popular" en Cuba debido a sus raíces, ya que la generalidad de los
luchadores independentistas eran masones, entre ellos José Martí.
(FIN/IPS/pg/dm/pr sc ip cv wo/sl la/08)