MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Musulmanes celebran caída de un símbolo

 


Por William Fisher


NUEVA YORK,   (IPS)  – Mientras la decisión del presidente Barack 

Obama de cerrar la prisión en la base militar de Guantánamo y prohibir la 

tortura a sospechosos de terrorismo ocupó los titulares en los medios de 

Estados Unidos, la reacción de la prensa en el Islam fue menor, pero en 

general favorable.

 

 

  Una de las razones es que, cuando Obama firmó las órdenes ejecutivas 

para estas prohibiciones el jueves pasado, la mayor parte de la atención 

del mundo musulmán estaba aún en las consecuencias de la devastadora 

ofensiva militar de Israel a la Franja de Gaza, en la que murieron más de 

1.300 palestinos.

 

  No obstante, la noticia sobre Guantánamo fue tema de gran parte de los 

artículos y editoriales de la mayoría de los principales medios árabes y 

de otros países islámicos.

 

  "Ex detenidos, defensores de los derechos humanos y funcionarios de 

gobierno de todo el mundo celebraron la decisión de Barack Obama de cerrar 

el centro de detención en bahía de Guantánamo", Cuba, señaló el periódico 

The Jordan Times. "Las acciones de Obama ayudaron a recuperar la fe en 

Estados Unidos", añadió.

 

  Mientras, el Daily Star de Beirut se refirió a los efectos negativos de 

las "técnicas de interrogatorio" que habían sido adoptadas por el gobierno 

de George W. Bush (2001-2009).

 

  "Con el conocimiento público del uso del ‘waterboarding’ (práctica de 

someter a los detenidos a simulaciones de ahogamiento con agua similar al 

‘submarino’, empleado por las dictaduras latinoamericanas) en Guantánamo y 

en otros lugares, ¿por qué habrían de promover los líderes árabes los 

derechos humanos y las reformas políticas? El cierre de Guantánamo enviará 

un mensaje importante de que la tortura no será tolerada por la 

administración de Obama", sostuvo el diario.

 

  Por su parte, el periódico Al Ahram, de Egipto, calificó a esa prisión 

de "mancha oscura en la historia de Estados Unidos" y de "símbolo de 

injusticia y opresión".

 

  "Podría decirse que la prisión es una de las peores burlas al derecho 

internacional, que ha sido diseñada en parte por expertos legales 

estadounidenses. Las anteriores administraciones de Estados Unidos quizás 

no tuvieron devotos seguidores de las Convenciones de Ginebra, pero 

tampoco habían descartado los tratados internacionales en forma tan 

abierta y arrogante como la actual", escribió.

 

  "El ex fiscal general Alberto Gonzales, amigo personal del presidente 

Bush, llegó a dominar este arte en una forma que permitió a sus jefes 

adornar sus acciones injustificadas con un aire de legitimidad. Guantánamo 

fue su máxima obra de arte", añadió.

 

  Mientras, el diario saudita The Arab News señaló: "Para muchos en todo 

el mundo, la decisión de Obama de cerrar la infame prisión dentro de un 

año es una noticia bienvenida. Pero es especialmente en países como Arabia 

Saudita, para el cual el centro de detención se convirtió en símbolo de la 

injusticia estadounidense con los musulmanes y árabes".

 

  Hace varios años, los sauditas constituían el segundo grupo mayoritario 

de detenidos en Guantánamo, detrás de los yemeníes. Según defensores de 

los derechos humanos, al menos 13 familias sauditas todavía esperan la 

liberación de sus parientes detenidos en ese centro.

 

  News of Pakistan elogió las "rápidas decisiones de Barack Obama sobre 

Guantánamo" y señaló que deberían constituir "un paso que lo ayude en su 

deseo de establecer una nueva relación con el mundo musulmán".

 

  En Afganistán, la prensa informó que el presidente Hamid Karzai había 

celebrado la asunción de Obama como el comienzo de una "prometedora nueva 

era de entendimiento" entre Kabul y Washington. Los medios indicaron que 

Karzai reiteradamente había pedido el cierre de Guantánamo.

 

  En Indonesia, donde habita el mayor número de musulmanes, los medios de 

prensa citaron a Makarim Wibisono, ex embajador de ese país en la 

Organización de las Naciones Unidas, quien elogió la decisión de Obama 

sobre Guantánamo.

 

  Pero otros indonesios criticaron al presidente estadounidense por no 

referirse directamente al conflicto palestino-israelí y concretamente a la 

operación militar en Gaza en su discurso inaugural.

 

  Maskuri Abdilah, jefe del Nahdlatul Ulama, la mayor organización 

islámica de Indonesia con unos 60 millones de seguidores, sostuvo que 

Obama pasó por alto el tema que más preocupa al mundo musulmán.

 

  "Es muy bueno que Obama quiera encontrar una nueva vía para adelante 

con el mundo musulmán, pero primero tiene que cambiar la política de 

Estados Unidos sobre Israel y el conflicto palestino", dijo a la agencia 

de noticias a AFP.

 

 

(FIN/IPS/traen-rp/wf/ks/wd ip pi sp fe/09)