MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Polémica en custodia de hija del presidente

CARACAS,  (IPS)  .– El régimen de visitas a los hijos de padres 

divorciados de Venezuela, uno de los más comunes litigios del derecho de 

familia, alcanzó en forma de querella pública al presidente Hugo Chávez y 

a su ex esposa Marisabel Rodríguez.

 

Por Humberto Márquez

 

Pero en esta controversia no se puede soslayar el sesgo político, puesto 

que Rodríguez, pareja del mandatario hasta 2003 y quien incluso fue 

diputada oficialista a la Asamblea Constituyente de 1999, pasó a las filas 

de la oposición el año pasado y fue una de las figuras en la campaña 

contra la reforma constitucional de tinte socialista que el gobierno 

impulsó sin éxito.

 

  Además, Rodríguez buscará en los próximos comicios de noviembre la 

alcaldía de Barquisimeto, la cuarta ciudad del país, 300 kilómetros al 

oeste de Caracas y donde reside. Su candidatura cuenta con el apoyo del 

partido Podemos, los socialdemócratas que rompieron con Chávez el año 

pasado.

 

  Rosinés, la hija de 10 años de Rodríguez y Chávez, vive con su madre y 

hasta hace meses su padre relataba en público conversaciones con la niña 

durante sus visitas.

 

  Por ejemplo, preguntas de Rosinés sobre el caballo que representa la 

Libertad en el Escudo de Venezuela impulsaron a Chávez a proponer, y 

lograr, que el parlamento cambiase la orientación del equino, para que 

galope a la izquierda y no a la derecha.

 

  Pero ya en diciembre el mandatario se quejó de no poder visitar a esa 

hija –tiene otros tres hijos de un anterior matrimonio– como deseaba, y 

anunció que acudiría a los tribunales, lo cual finalmente hizo según 

escribió Rodríguez a la prensa el pasado fin de semana.

 

  "Este ciudadano (Chávez), haciendo un claro y público abuso de poder, 

pretende cambiar la sentencia expresa, firme y final del juez de la causa" 

que produjo el divorcio, afirmó Rodríguez. "Denuncio su intención de 

descalificarme y exponerme ante sus seguidores, así como al escarnio 

público", agregó.

 

  Rodríguez expuso que, contrariamente a lo expresado por Chávez, 

transcurrieron cuatro meses sin que Rosinés recibiese siquiera una llamada 

de su padre, se apersonase en la escuela para saber de su desempeño y que 

incluso no acudió al rito católico de la primera comunión, el 27 de mayo 

de 2007, justo cuando el país se tensaba por el fin de la concesión de la 

señal de televisión a la estación de línea opositora RCTV.

 

  "Casos como estos se amontonan y son de los más comunes en nuestros 

tribunales", observó a IPS la jurista Beatriz López, jueza de Familia 

durante más de 10 años.

 

  "Es muy común también que, cuando no hay un entendimiento maduro, los 

padres que se divorcian creen que los hijo se divorcian con ellos, y eso 

no es así", agregó.

 

  La legislación venezolana, apuntó López, ha evolucionado y ya no 

plantea un "régimen de visitas" sino de "convivencia", pues "establece que 

ambos padres, tanto quien tenga la guarda del hijo como quien no, deben 

cooperar y compartir los deberes inherentes a su cuidado, desarrollo y 

formación".

 

  "Independientemente de las particularidades del divorcio 

Chávez-Rodríguez, en el cual los términos del compartir entre el padre y 

la niña debieron establecerse desde la fase de separación de cuerpos que 

precede el divorcio, es claro que dicha convivencia es un derecho de la 

hija, de modo prioritario, más que de sus padres", subrayó López.

 

  El Informe Alternativo acerca del cumplimiento de la Convención sobre 

los Derechos del Niño, elaborado en 2007 por unas 20 organizaciones no 

gubernamentales, registró que Venezuela "ha avanzado de manera 

significativa en el marco normativo que consagra el interés superior del 

niño como un principio de interpretación y aplicación obligatoria".

 

  A la vez, estos grupos señalan "una preocupación común frente a las 

dificultades reales que existen en la sociedad para lograr la exigibilidad 

de la responsabilidad parental".

 

  "Las altas cifras de mujeres solas como jefa de hogar indican la 

prioridad de promover un cambio cultural y educativo que altere esta 

estructura familiar tradicional, superando el machismo y la 

irresponsabilidad de los padres (hombres)", añaden.

 

  Rodríguez afirma que Chávez ha faltado al pago oportuno de la pensión 

(para manutención de la hija), de los seguros y del colegio donde estudia 

la pequeña, y exigió que sea el padre quien la busque para las visitas o 

convivencia y no envíe por ella a sus colaboradores o empleados.

 

  "Es un riesgo entregarle la niña a un desconocido por mí, enviado por 

un señor a quien políticamente cada día alguien se le voltea (traiciona) y 

continuamente dice que está bajo amenaza de muerte", dijo Rodríguez en 

alusión a las frecuentes advertencias de Chávez en el sentido de que sus 

adversarios políticos mantienen planes magnicidas.

 

  "Basta de terrorismo psicológico, acoso y hostigamiento", clamó 

Rodríguez en su declaración pública. "Cuando el presidente dice que no lo 

dejan ver a su hija, a quienes dirige ese mensaje es a sus seguidores para 

que asuman una conducta impropia. Puedo ser atacada por cualquiera", 

añadió.

 

  Chávez, en su programa semanal de radio y televisión Aló Presidente, 

dio un paso atrás. "Lo único que pretendo es poder ver a mi hija, en las 

mejores condiciones y con regularidad, pero ante esta situación, ante el 

show que ya están montando las hienas, he decidido desistir de mi 

solicitud", afirmó.

 

  "Retiro la acción jurídica y ya veré de qué manera busco arreglar la 

situación. No voy a permitir que a mi hija la pongan en el medio de un 

tribunal. Que Dios te bendiga Rosinés, tú sabes cómo yo te amo y yo sé 

cómo tú me amas", agregó el mandatario.

 

  Chávez evocó el pasaje bíblico en el que el rey Salomón, debiendo 

entregar un hijo a dos mujeres que lo reclamaban, ordenó partirlo con una 

espada y dar una mitad a cada reclamante. Una mujer desistió del reclamo 

para que no matasen al pequeño y el sabio monarca, reconociendo así a la 

verdadera madre, le entregó la criatura.

 

  "A veces quien ama debe hacer el sacrificio de desistir", comentó el 

mandatario.

 

  Rodríguez le replicó al presidente: "Usted tiene todos los medios para 

venir a ver a su hija como lo ha hecho desde hace cinco años, tomar un 

helicóptero, buscarla y eso es todo, tiene las puertas abiertas, no se 

martirice, no diga que no tiene las maneras".

 

  "Usted fue quien montó a la niña en este escenario, fue usted quien 

inició la demanda", continuó Rodríguez, y anunció que buscará 

contrademandar al gobernante, con base en la Ley sobre el Derecho de las 

Mujeres a una Vida Libre de Violencia, de marzo de 2007, por presuntos 

delitos de acoso y hostigamiento en su contra.

 

(FIN/IPS/hm/dm/ip pr hd/ve sl la/08)