MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Protestantes rechazan informe de EEUU

 

 

Por Patricia Grogg


LA HABANA,  (IPS)  – Pastores y representantes de iglesias protestantes 

manifestaron su desacuerdo con un informe estadounidense que señala a Cuba 

entre los países que imponen trabas al ejercicio de la religión y 

aseguraron que, por el contrario, gozan de absoluta libertad en la 

práctica de su fe.

 

Ese documento expresa "ignorancia, falsedad y manipulación", dijo a IPS el 

pastor bautista cubano Raúl Suárez, al refutar el informe anual del 

Departamento de Estado (cancillería) de Estados Unidos, según el cual los 

gobiernos de esta isla y de Venezuela imponen "acciones restrictivas" al 

ejercicio de creencias religiosas.

 

  La declaración de Washington divulgada a mediados de septiembre 

admitió, sin embargo, que las constituciones nacionales de Cuba y de 

Venezuela reconocen el derecho de sus ciudadanos a  practicar cualquier 

confesión, siempre y cuando respeten el marco de la ley.

 

  A la vez, afirma que en el caso de Cuba, algunas organizaciones han 

notado "ciertas mejorías", pues sus autoridades han "permitido a los 

grupos religiosos apolíticos que se reúnan en sitios aprobados por el 

gobierno", aunque no acepta "la creación de escuelas privadas, incluidas 

las religiosas".

 

  También asegura que en esta isla caribeña todos los grupos religiosos 

deben estar de manera obligatoria registrados ante el Ministerio de 

Justicia y sólo se permiten las bodas bajo la condición de que sea 

precedida por la unión civil. "Eso es una ignorancia, porque ese no es 

requisito impuesto por el gobierno", comentó Suárez.

 

  Este pastor explicó al respecto que la mayoría de las iglesias exigen 

que el matrimonio esté debidamente legalizado por las autoridades. "Eso no 

lo niego, pero no todos seguimos esa regla", afirmó el religioso, quien 

desde hace algunos años es diputado de la Asamblea Nacional del Poder 

Popular, el parlamento unicameral del país.

 

  Suárez fue enfático en señalar que a ningún ciudadano de su país se le 

impide practicar su fe y el culto de su preferencia. "Nosotros tampoco 

tenemos dificultad alguna para efectuar trabajo comunitario" a través del 

Centro Memorial "Martin Luther King Jr", fundado en 1987, indicó.

 

  El religioso es fundador y coordinador de ese centro, que se define 

como "una organización macroecuménica de inspiración cristiana, que 

acompaña solidaria y proféticamente al pueblo cubano y a sus iglesias en 

la formación para la participación popular consciente, organizada y 

crítica, empeñada en un proyecto socialmente justo".

 

  El informe estadounidense fue rechazado también  por representantes de 

instituciones que integran el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) e 

instituciones como la Asociación Cultural Yoruba de Cuba, la asociación 

Soka Gakkai de la República de Cuba, el Centro Hebreo Sefardí de Cuba y la 

Liga Islámica de Cuba.

 

  En una declaración al término de un foro inter-religioso para el 

diálogo constructivo y el análisis de preocupaciones comunes, convocado 

por el CIC la pasada semana en La Habana, los pastores y religiosos 

consideran que el documento de Washington está "basado en la 

desinformación y el desconocimiento de la realidad cubana".

 

  Suárez se quejó de que Estados Unidos se niega a conceder en los 

últimos años visados de ingreso a ese país tanto a él como otros miembros 

del CIC y del Memorial "Martin Luther King Jr, con lo cual impiden la 

relación normal con sus "contrapartes históricos" del territorio 

estadounidense.

 

  "Es una situación que afecta también a instituciones de allá, porque 

hace mucho que no podemos recibir delegaciones hermanas de la nación 

norteña y ya no podemos tener ese intercambio que era una bendición para 

nosotros", afirmó. Añadió que el argumento para negar visas es que 

"nuestra presencia allá es contraria a los intereses de Washington".

 

  Suárez tiene un programa radial una vez al mes, con posibilidades de 

que un futuro se amplíe y sea más seguido. El libre acceso a los medios de 

comunicación es justamente uno de los puntos pendientes en la agenda de la 

Iglesia Católica, que también añora participar en la educación, que en 

Cuba es gratuita y a cargo del Estado.

 

  En una entrevista concedida este año a la revista teórica Temas, el 

cardenal Jaime Ortega, arzobispo de la Arquidiócesis de la Habana, definió 

como "buenas" las relaciones entre la jerarquía católica y el gobierno 

"aunque pueden mejorarse, con un grado de mayor apertura para la Iglesia".

 

  En ese sentido, Ortega señaló que los obispos han tenido posibilidades 

de hablar en varias provincias, con motivo de festividades católicas. 

"Habría que pensar, en el futuro, en algún programa que se trasmita no 

sólo de modo eventual, sino con una frecuencia en el tiempo, mensual o 

semanal", dijo el prelado.

 

  La Constitución cubana establece el carácter laico del Estado, la 

igualdad de todas las manifestaciones religiosas ante la ley y el derecho 

de todos los ciudadanos del país a profesar el culto religioso de su 

preferencia, a cambiar de creencia, a tener varias simultáneamente o a no 

tener ninguna.

 

  El artículo ocho de la ley fundamental, aprobada en 1976 y modificada 

en 1992, asegura que el Estado "reconoce, respeta y garantiza la libertad 

religiosa", y añade que las instituciones religiosas están separadas del 

Estado y las distintas "creencias y religiones gozan de igual 

consideración".

(FIN/IPS/pg/dm/cr ip ip/sl la na/08)