MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Religión vota en el país que confía en Dios

OAKLAND, Estados Unidos,   (IPS)  – El senador Barak Obama, virtual 

candidato a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del próximo 

noviembre por el opositor Partido Demócrata, hace todo lo que está a su 

alcance para captar el voto de la derecha religiosa.

Por Bill Berkowitz

 

Durante las últimas tres décadas, ese sector ha tenido un papel 

preponderante en el debate político estadounidense. El crecimiento de la 

derecha religiosa ha seguido un doble camino: la creación de 

multimillonarias campañas políticas y mediáticas, junto con su 

posicionamiento como una fuerza indispensable para el oficialista Partido 

Republicano.

 

  Su agenda ha girado en torno a los llamados "valores familiares 

tradicionales", que al tope de la lista tienen la oposición al aborto y a 

la igualdad de derechos para los gays y lesbianas, aunque no se limita a 

esos temas. La educación religiosa en las escuelas públicas y el rechazo a 

la investigación con células madre también figuran entre sus predilectos.

 

  Algunos analistas han planteado que el poder político del movimiento 

evangélico conservador se ha erosionado en los últimos tiempos.

 

  La muerte de líderes históricos como Jerry Falwell y D. James Kennedy y 

la agonía del gobierno del presidente estadounidense George W. Bush, en el 

que encontraron apoyo e inspiración, y sobre el que ejercieron fuerte 

influencia, "representan el fin de una era", según dijo James Dobson, 

fundador de Foco en la Familia.

 

  Entre otras cosas, este grupo de presión de la derecha cristiana 

produce programas de radio que se escuchan en más de 3.000 emisoras en 

Estados Unidos. Traducidos a 15 idiomas, se emiten en aproximadamente 

3.200 radios en 104 países.

 

  Para incrementar sus padecimientos terrenales, el senador John McCain, 

seguro candidato del gobernante Partido Republicano, no los inspira. De 

hecho, lo ven con desconfianza. Dejando a un lado sus posiciones duras 

respecto de la guerra en Iraq, McCain se pronunció a favor de la 

investigación de tratamientos médicos con células madre y se opuso a 

reformar la Constitución para prohibir los matrimonios entre homosexuales.

 

  McCain se refirió hace ocho años a los líderes de la derecha cristiana 

como "agentes de la intolerancia", pero cedió frente a ellos en 2006, como 

paso previo al lanzamiento de su candidatura, para aliviar tensiones con 

el poderoso bloque de votantes republicanos evangélicos.

 

  Un grupo de líderes evangelistas conservadores han expresado su poco 

entusiasta apoyo a McCain en este tramo final de la campaña electoral. 

Obama  ahora intenta captar a los descontentos con el historial "herético" 

de su rival.

 

  Los responsables de su estrategia electoral se plantean si esos votos 

están disponibles y hasta qué punto orquestar un discurso que los atraiga 

no erosionará la imagen de "renovación progresista" explotada por Obama 

con éxito para captar las voluntades de algunos de los progresistas 

independientes y del Partido Demócrata que parecían tener como segura 

opción a la senadora Hillary Rodham Clinton.

 

  A lo largo de la campaña electoral se han planteado preguntas 

recurrentes. ¿Podrán las preocupaciones sobre la epidemia del sida, la 

pobreza y el cambio climático imponerse sobre cuestiones como el aborto, 

la investigación con células madre y los derechos de los homosexuales para 

aportar a Obama algunos votos evangélicos?

 

  Una encuesta del Centro Pew reveló que, aunque la preferencia por 

McCain entre los protestantes evangélicos blancos es menor que la de Bush 

en esta etapa de la campaña electoral previa, Obama no se ha beneficiado 

por las dudas de ese sector de votantes sobre la "autenticidad religiosa" 

del seguro candidato republicano.

 

  El estudio reveló que 49 por ciento de los estadounidenses se oponen a 

los matrimonios entre homosexuales y que este tema será muy importante a 

la hora de decidir su voto.

 

  En forma paralela, "hay un gran número de organizaciones religiosas 

progresistas o de izquierda que han vuelto a la actividad en estos días, 

ofreciendo una alternativa a sus pares de la derecha", dijo John Green, 

experto en temas confesionales y políticos del Foro Pew sobre Religión y 

Vida Pública.

 

  "Una teología progresista contempla visiones menos tradicionales de lo 

divino, la espiritualidad y la autoridad religiosa, así como una 

perspectiva más liberal en cuestiones políticas", señaló Green.

 

  "El núcleo duro de la izquierda religiosa está compuesto por personas 

que son liberales tanto teológicamente como en sus ideas políticas, un 

patrón asociado comúnmente con el término ‘progresista’. Otro grupo 

importante es el de los conservadores en materia religiosa pero con ideas 

políticas liberales", agregó.

 

  Derechistas afirman que el término "izquierda religiosa" está formado 

por dos palabras de significado opuesto. "El anuncio de tal cosa, como si 

anticipara la desaparición de la derecha cristiana se ha convertido en una 

industria", explicó a IPS en un correo electrónico Manuel Miranda, 

presidente de la Conferencia de la Tercera Rama, una red no gubernamental 

de centro derecha.

 

  "No tendrán éxito por una simple razón: la ‘izquierda’ religiosa 

plantea a los cristianos una agenda política y la derecha religiosa se 

trata de personas creyentes que influencian la política", agregó.

 

  "La ‘izquierda’ religiosa no es nada más que un nuevo envoltorio para 

espiritualistas no doctrinarios. No representa una apelación válida o 

genuina para la gente de fe", dijo Miranda.

 

  Sin embargo, con la esperanza de no ceder terreno a los conservadores 

cristianos evangélicos, una nueva organización religiosa progresista se ha 

lanzado al ruedo electoral.

 

  La Red Mateo 25 es un pequeño grupo que está surgiendo como una fuerza 

en la política estadounidense. Se trata de una red organizada con el 

propósito específico de apoyar la candidatura de Obama.

 

  Se define como un grupo de acción política que "trabaja para promover y 

elegir candidatos que comparten nuestros valores a través de la 

movilización de bases, elevando nuestras voces en los medios de difusión y 

con publicidad paga", según se expresa en su sitio de Internet.

 

  La organización toma su nombre de un pasaje bíblico, incluido en el 

Evangelio de San Mateo (25:40), donde Jesucristo dice: "Les aseguro que 

cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos lo hicieron 

conmigo".

 

  La red se define así: "Una comunidad de cristianos: católicos, 

protestantes, pentecostales y evangélicos, inspirados por el mandato de 

los evangelios para poner nuestra fe en acción para ayudar a nuestros 

prójimos, especialmente los más vulnerables".

 

  En medio de la crisis económica estadounidense, cuando el desempleo 

tocó su punto más alto en los últimos cuatro meses, según cifras 

oficiales, y con serios cuestionamientos a la política gubernamental de 

derechos humanos, el grupo hizo énfasis en otro tramo de esenismo capítulo 

del Evangelio según San Mateo: "Tuve hambre y me dieron de comer, tuve sed 

y me dieron de beber, estaba de paso y me alojaron, estuve desnudo y me 

vistieron, enfermo y me visitaron, preso y me vinieron a ver".

 

  La fundadora de Mateo 25, Mara Vanderslice, ha tradicionalmente 

trabajado con grupos religiosos a favor del Partido Demócrata.

 

  La organización, dijo, planea gastar 500.000 dólares en publicidad 

desde ahora hasta los comicios presidenciales del 4 de noviembre, 

fundamentalmente en medios de prensa de orientación cristiana y en los 

estados clave que pueden definir la elección en base al electorado 

independiente que cambia sus opciones de una votación a otra.

 

  Uno de los avisos de campaña del grupo dice: "Usted sabe que algunas 

personas consiguen titulares en los medios de prensa atacando las 

creencias de candidatos a la presidencia. Con todas las piedras arrojadas 

a Barak Obama es difícil saber qué creer".

 

  El vídeo incluye imágenes del candidato demócrata: "Creo que cometimos 

un error al no reconocer el papel que la fe juega en la vida de las 

personas".

 

  La primera publicidad radial fue inmediatamente criticada por Dobson, 

quien sin embargo reconoció que era "muy seductora", pero dedicó varios 

minutos a lanzar acusaciones contra la "deshonestidad" de Obama, dijo 

Michael Sean Winters en el semanario católico América.

 

  La red Mateo 25 creó un sitio de Internet para combatir "informaciones 

falsas y engañosas sobre el historial del senador Obama en varios temas 

fundamentales".

 

  Pero no todos los progresistas están convencidos de que Mateo 25 

representa a la auténtica izquierda cristiana. El grupo, esencialmente, 

"funciona a favor de los elementos centristas del Partido Demócrata y en 

apoyo de su seguro candidato presidencial", dijo a IPS en un correo 

electrónico Fred Clarkson, fundador del blog de Internet Talk2Action 

(Llamado a la Acción).

 

  "Se trata de un gran esfuerzo para dominar el discurso sobre el papel 

de la religión en la vida pública", afirmó.

 

  Clarkson, es editor de un libro próximo a aparecer, "Despachos desde la 

Izquierda Religiosa: El Futuro de la Fe y la Política en Estados Unidos".

 

  En él se argumenta que aunque la red Mateo 25 "ciertamente se opone a 

la derecha religiosa" es, sin embargo, "una criatura surgida de las 

consultoras y los ámbitos políticos de Washington", popularmente conocidos 

como The Beltway, el exclusivo círculo capitalino de los políticos, ricos, 

famosos y  "estrellas" del periodismo, con poder político y económico.

 

  Las posiciones de la izquierda cristiana, generalmente "se oponen al 

enfoque estrecho y volcado hacia el conservadorismo en religión y 

política" que, según Clarkson, es promovido por grupos como Mateo 25.

 

  "Nadie sabe cómo será una auténtica y potencialmente más dinámica 

izquierda religiosa en Estados Unidos. El libro apenas abre el debate", 

concluyó.

 

  Pero, con los pies en la tierra, Obama busca el voto de la derecha 

cristiana. Los temas que la hacen ver con desconfianza a McCain ante los 

ojos de la derecha republicana constituyen una amenaza para los 

demócratas.

 

  En la elección presidencial, McCain puede ser una opción atractiva para 

votantes independientes, que superan en número a los que se identifican 

con un partido, e incluso para los "moderados" o sin fuertes convicciones 

tanto en filas demócratas como republicanas.

 

 

 

(FIN/IPS/traen-jsp-rp/bb mjs/na ip cr sp fe/08)