MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Tribunal Supremo rechaza objeción de conciencia de jueces en matrimonios gays


Madrid, 29 may (EFE).- El Tribunal Supremo español denegó hoy a un juez el ejercicio del derecho de objeción de conciencia para no tramitar expedientes sobre matrimonios entre personas del mismo sexo, al considerar que los miembros de la carrera judicial están sometidos a la ley en cualquiera de sus cometidos.

Con esta decisión, el alto tribunal rechazó el recurso presentado por un magistrado de la localidad española de Sagunto encargado del Registro Civil, contra el acuerdo del pleno del Consejo General del Poder Judicial que se mostró contrario a que los jueces puedan negarse a tramitar estos expedientes en aplicación de su derecho a la objeción de conciencia.

El magistrado Pablo de la Rubia había alegado ante el Tribunal Supremo que quería ejercer su derecho fundamental a la libertad ideológica mediante la objeción de conciencia "en cuanto a católico y de acuerdo con el magisterio de la iglesia católica".

El juez pretendía abstenerse de los expedientes matrimoniales entre personas del mismo sexo que se tramitaran en su Registro Civil y ser sustituido por otros jueces "cuyas conciencias no se vieran afectadas por este tipo de celebraciones".

El Tribunal Supremo recuerda que la Constitución española establece de forma "rotunda" la sumisión de los poderes públicos a la Ley.

Por tanto, si uno de los rasgos distintivos de la posición de los jueces y magistrados es su sumisión única a la legalidad "está claro que no pueden dejar de cumplir los deberes que emanan de la misma".

Para el alto tribunal español, no se trata de si el juez puede ser o no sustituido como encargado del Registro Civil en un caso concreto, sino "del principio que somete al juez a la ley en cualquiera de los cometidos que tiene atribuidos".

Este principio fundamental se vería en cuestión desde el momento en que se subordinara a consideraciones de conciencia el cumplimiento de las funciones judiciales previstas en la ley.

Los matrimonios entre personas del mismo sexo están permitidos en España por una ley aprobada el 30 de junio de 2005, decisión impulsada tras la llegada al poder del Partido Socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, muy criticada por la jerarquía de la iglesia católica española. EFE

cn/mlg/sm