MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Brown está preocupado por su futuro si Jordan deja a los Bobcats


Charlotte (EEUU),  (EFE).- La posibilidad de un cambio de propietario en la organización de los Bobcats de Charlotte y la salida de Michael Jordan como responsable de operaciones de baloncesto del equipo tiene "nervioso" al veterano entrenador Larry Brown.

Aunque Brown admitió que no ha hablado todavía con el propietario mayoritario de los Bobcats, Bob Johnson, es consciente de que éste quiere vender el equipo después de perder millones de dólares.

Larry Brown volvió a entrenar en la NBA porque se lo pidió Jordan, accionista minoritario y responsable de operaciones del equipo, al que considera su amigo.

Jordan, que ya ha expresado su deseo de poseer algún día un equipo de la NBA, no ha querido valorar la intención de Johnson de vender los Bobcats y la posibilidad de pagar lo que pueda pedir.

También se puede dar la circunstancia que si llega un nuevo dueño, este fuerce la salida de Jordan de su posición de responsable de operaciones del equipo o le exija que invierta más dinero.

"Si Michael no participa en un posible cambio de propietario, tengo que reconocer que me sentiré algo nervioso", comentó Brown después de trabajar con los nuevos prospectos que pueden interesar al equipo.

Johnson, fundador del grupo empresarial Black Entertainment Television y el primer propietario mayoritario negro de un gran equipo de los deportes profesionales, pagó 300 millones para la expansión de franquicia.

El equipo comenzó a jugar en la temporada 2004-05 y sustituyó a la Hornets, que se trasladaron a Nueva Orleans en 2002.

Johnson, que no quiso hablar con la prensa, utiliza una firma especializada en servicios financieros deportivos con sede en Nueva York para buscar inversores.

Aunque en principio se dice que Johnson no quiere perder el control mayoritario de las acciones, el comisionado de la NBA, David Stern, dijo la pasada noche en Los Ángeles que la posibilidad de venta del equipo era real.

"No sé los planes de Michael, pero sí sé que Charlotte es un mercado extraordinario", dijo Stern. "Lideraron nuestra liga en asistencia durante muchos, muchos años y tienen además un gran campo", destacó Stern.

Pese a todo, Johnson ha sufrido varios reveses empresariales, la venta de entradas ha caído sustancialmente y no ha conseguido implicar en su proyecto a la comunidad empresarial de Charlotte, por lo que la entrada de patrocinadores ha sido muy pobre.

Por todo ello, Johnson tuvo que reestructurar la nómina del personal que trabajaba con el equipo y antes de que diese comienzo la pasada temporada despidió a 38 empleados que no estaban relacionadas con las operaciones del baloncesto.

Este año, con los problemas de la recesión económica, el presupuesto tendrá que ser recortado todavía más y, de momento, ya no habrá liga de verano para los jugadores del equipo.

"Entiendo que haya recortes en el presupuesto, que no tendremos liga de verano, pero ante este tipo de situaciones lo que debemos hacer es preparar lo mejor posible al equipo", comentó Brown. "Tampoco sabemos quien puede venir y por lo tanto son cosas que se escapan a nuestro control".

Brown, el único entrenador que ha ganado títulos nacionales universitarios y de la NBA y con fama de tratamundos después de haber dirigido antes de llegar a los Bobcats a ocho equipos diferentes, volvió a los banquillos por su amistad con Jordan, que se lo pidió como algo personal.

Bajo la dirección de Brown, los Bobcats lograron marca de 35-47 y tuvieron posibilidades de estar por primera vez en la fase final, objetivo que desea conseguir Brown cuando este año tengan la selección del número duodécimo en el sorteo universitario.

"Creo que con los traspasos que hicimos la pasada temporada y los jóvenes valores, la del 2009-1010 puede ser histórica", destacó Brown. "Ahora sólo falta esperar a ver que pasa con la gestión del equipo".EFE

mjr/rm/jsg