MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

El fracaso futbolero de Televisa

 

Por BEATRIZ PEREYRA / Revista Proceso

El torneo de Clausura 2009 será recordado por Televisa durante mucho tiempo. Propietaria de tres equipos de futbol de Primera División, a sus fracasos deportivos se suman las cuantiosas pérdidas económicas. Descendió el Necaxa, con lo que pierde automáticamente alrededor de 20 millones de dólares; al no clasificar el América, deja de percibir cerca de 15 millones de pesos por juego no transmitido. San Luis Potosí tampoco calificó, pero eso es lo de menos: el Guadalajara, equipo del que tiene contratados los derechos de transmisión, quedó al margen de la fase final del campeonato. De los ocho equipos finalistas, sólo difundió los juegos de tres: Toluca, Pumas y Monterrey. Y ahora, en semifinales sólo tiene la transmisión del equipo universitario. 

 

El torneo Clausura 2009 dejará en la empresa Televisa una huella indeleble por la cosecha de pérdidas económicas y de ingresos que no llegarán: además del descenso del club Necaxa a la Primera División A, el hecho de que el América y las Chivas no hayan clasificado a la liguilla implica que dejarán de ingresar a sus arcas alrededor de 30 millones de pesos de publicidad por cada partido no transmitido. 

Mientras que equipos pequeños, como Puebla e Indios de Ciudad Juárez, luchan en el terreno de juego por convertirse en campeones, al emporio Televisa lo cubre una cascada de desgracias deportivas: Televisión Azteca tuvo los derechos de cinco de los ocho equipos que calificaron a la liguilla; con todo y su millonaria nómina, el América se quedó por cuarto torneo consecutivo fuera de la fase de finales; los Gladiadores de San Luis (su tercer equipo) tampoco avanzaron y el equipo se vio obligado a no seguir participando en la Copa Libertadores debido a los abusos de la Confederación Sudamericana de Futbol (Conmebol).

En la jornada 17, los Indios de Ciudad Juárez –el equipo más modesto de la Primera División, sin jugadores estrellas y con un valor de franquicia que no rebasa los 15 millones de dólares– se impusieron 3-1 a las Chivas del empresario multimillonario Jorge Vergara, con lo que se colaron a la liguilla y, sin querer, le asestaron un golpe económico a Televisa. 

En la liguilla del Clausura 2009 Televisa sólo posee los derechos de transmisión de tres (Toluca, Pumas y Monterrey) de los ocho equipos calificados, mientras que Televisión Azteca se quedó con el resto (Pachuca, Indios, Jaguares, Tecos y Puebla).

La ausencia en la liguilla de América y Chivas –clubes que, junto a Pumas, son los que más caro venden sus derechos de transmisión– significa que la empresa de Emilio Azcárraga dejará de percibir en los juegos finales del Clausura 2009 entre 60 millones y 200 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones aportadas desde la propia televisora. 

Información proporcionada por Arnaud Drijard, director general de la agencia especializada en marketing deportivo Havas Sports México, señala que la última participación del América en liguilla significó para Televisa un promedio de 4 millones de televidentes por partido, es decir, más de 50% del promedio que registra en los partidos de temporada regular. 

“En cuanto a los ingresos derivados de la venta de publicidad, estimamos que la participación del América, en esta fase final, con base en datos de la liguilla 2007, arrojaría alrededor de 30 millones de pesos en promedio por partido, en contraste con los 3.3 millones de pesos que genera en promedio un partido de la fase regular”, revela. 

Si se considera que para Televisa los clubes América y Chivas tienen la misma base de aficionados y ambos son considerados equipos Triple A, es decir, se cotizan bajo los mismos criterios, tales cifras habría que multiplicarlas por dos.

Drijard añade: “Para tener una comparación de la magnitud de lo anterior, el Toluca, actual campeón del futbol mexicano, genera 40% menos de los ingresos y audiencias en contraste con lo que  podrían obtener las Águilas en la fase final”. 

A partir de 2008, Chivas y Televisa renovaron por cinco años más el contrato de derechos de transmisión por un total de 100 millones de dólares, es decir, 20 millones de dólares por año. 

Televisa le pagó a Chivas por pasar sus juegos y por poder revenderlos a nivel internacional, pero el club acordó poder comercializar los anuncios de la publicidad estática, que dejan jugosas ganancias porque los venden a los anunciantes en función de que no sólo los ven quienes asisten al estadio, sino también quienes siguen las transmisiones a través de la televisión. 

De acuerdo con Luis Ramón Carazo, experto en negocios deportivos de la cadena radiofónica Estadio W, el club América debe cobrar por sus derechos de transmisión al menos 80%, si no es que la misma cantidad que recibe Chivas, porque es un equipo que goza de la misma popularidad que el Guadalajara. 

Por otro lado, dice que no se puede hablar de que las televisoras registren pérdidas porque estos equipos no están en la liguilla, sino que más bien son recursos que dejan de ingresar a sus arcas. 

“No es fácil calcular montos, porque tiene que ver también con la combinación de resultados, es decir, Televisa tiene tres equipos en liguilla y Azteca cinco. Si la final es Pachuca-Toluca el partido final sería en Pachuca y la pasaría TV Azteca (porque los Tuzos terminaron en la punta de la tabla general) ¿Quién va a cobrar? Azteca, no Televisa. Desde ese punto de vista, una deja de ganar y la otra ingresa; no es pérdida, es ingreso o no ingreso. No se le puede llamar pérdida”, explica el catedrático de tiempo parcial del ITAM. 

El descenso del Necaxa a la Primera División A representa para Televisa una pérdida de entre 18 y 22.5 millones de dólares del valor de la franquicia, que por dejar de jugar en el máximo circuito se devaluó 90 %. 

El equipo que se mudó a Aguascalientes en 2003 costaba entre 20 y 25 millones de dólares hasta antes de jugar el sábado 9 de mayo contra el América. 

Tras la derrota 1-0, la franquicia del Necaxa –uno de los tres equipos que pertenecen al emporio televisivo– se depreció a una cifra que oscila entre 2 y 2.5 millones de dólares, sin contar el valor de su plantilla de jugadores ni de la casa club, una de las más caras y modernas del futbol nacional. 

Para el Necaxa, el hecho de ya no formar parte de la élite que integran los 18 clubes de la Primera División significa dejar de recibir entre 10 y 12 millones de dólares anualmente por concepto de derechos de transmisión, taquilla, patrocinios y mercadotecnia. 

Sólo por derechos de transmisión, Necaxa recibía de Televisa por los dos torneos que se juegan cada año en el futbol nacional entre 3 y 4 millones de pesos. 

Luis Ramón Carazo señala que una franquicia de futbol en la Primera División cuesta al menos 15 millones de dólares, pero aclara que al descender a la Primera A pierde 90% de su valor.

Una fuente de Televisión Azteca consultada por esta reportera dio a conocer que Indios de Ciudad Juárez, el equipo más joven en el máximo circuito del balompié nacional, cuesta 15 millones de dólares. Cuando estaba en la categoría inferior su precio apenas rebasaba el millón de dólares. 

Entrevistado en el Canal 501 de SKY en el programa Super Estadio, Carazo reveló que el valor de una franquicia está determinado por la marca, los jugadores que pertenecen al equipo y el estadio. 

“Si el Necaxa se queda con la plantilla actual de jugadores, es decir, si la directiva no acude al mercado de Primera A para armarlo con jugadores de ese nivel, el equipo generará gastos de entre 6 y 8 millones de dólares, que es lo que se eroga por torneo en salarios y premios económicos a jugadores y cuerpo técnico. Raúl Arias debe haber cobrado por este torneo, fácil entre 600 mil y 1 millón de dólares por hacerse cargo del muerto, porque él no buscó ir, lo llamaron”, asegura. 

Según Carazo, todos estos son valores estimativos pero muy cercanos a la realidad y son cálculos que se hacen con base en la información pública disponible. 

En el caso del Necaxa del plantel que integran 23 jugadores, nueve están a préstamo: Federico Insúa, Germán Villa, Alfredo Moreno y Carlos Infante (América); Eduardo Coudet, Marco Gómez y Diego Cervantes (San Luis); José Joel Chícharo González (Monterrey) y Jorge Bernal (Veracruz), por lo que no pueden ser considerados como parte del valor de la franquicia.