MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Basta de simulación educativa


Editorial de EL UNIVERSAL 

 

 

 

 

Siete de cada 10 maestros que ya daban clases en el sistema de educación básica han reprobado el examen para obtener una plaza definitiva. Esta es la segunda ocasión que tal cosa ocurre. Igual porcentaje fracasó en el proceso de ingreso anterior.

Es probable que el resto del millón de profesores obtendría resultados igual de insatisfactorios si presentaran esta misma prueba. Ellos ingresaron al salón de clase exactamente por la misma puerta que lo hicieron los ahora rechazados: las relaciones y los conocidos que tienen entre los dirigentes del SNTE. Y también porque los cursos que toman los actuales titulares para mejorar sus habilidades profesionales son simulación pura.

Bien advierte el ex subsecretario de la SEP, Olac Fuentes Molinar, que el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica no se encuentra a la altura de los problemas educativos del país. Se echó a andar para resolver el entuerto político de la muy complicada relación entre el Presidente y la dirigente sindical Elba Esther Gordillo.

Una sincera transformación del sistema educativo pasaría, en cambio, por la confección de una verdadera carrera magisterial que, con todo rigor relativo a los méritos, otorgara plazas, mejoras salariales, estimulos y prestaciones para los profesores. Es decir, que vinculara la trayectoria profesional de los maestros con su desempeño pedagógico al frente del salón de clases.

El día en que México profesionalice el oficio de profesor, otorgándole a los maestros la investidura de funcionario público, el liderazgo sindical del SNTE dejará de contar con los instrumentos que le han permitido manipular la vida y la participación política de nuestros educadores.

El reloj le sigue contando los segundos al secretario Alonso Lujambio. Si su carrera ha de tener un futuro, esta tendrá que asumir la gran reforma educatuva que el país le reclama a él y al Presidente. En ese orden.