MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Cárdenas exige renuncia de dirigentes del PRD y expulsión de AMLO


Lea el texto integro de Cárdenas Solórzano
 

ROSALíA VERGARA / Revista proceso

MÉXICO, DF,  (apro).- Cuauhtémoc Cárdenas, fundador y exlíder moral del Partido de la Revolución Democrática, planteó la renuncia de toda la directiva nacional del PRD, así como la disolución de todos sus órganos de dirección y la expulsión de los militantes que en los comicios pasados respaldaron a otras fuerzas políticas.
 

         En la misiva titulada "Un último llamamiento", el excandidato presidencial, quien en el sexenio pasado aceptó trabajar en el gobierno del panista Vicente Fox y que se mantuvo al margen de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador, acciones por las que se ganó que en concentraciones perredistas le gritaran traidor, calificó de "lógica" la reciente debacle electoral del PRD, luego de las pugnas entre las corrientes que conviven en el partido.
 

Ante eso, dijo, se deben tomar acciones contundentes como "aplicar los estaturos para volver a la legalidad interna, y que en el Consejo Nacional –programado para el domingo 26 de julio–, "el presidente del partido (Jesús Ortega), el Comité Ejecutivo Nacional y los integrantes de todas las comisiones y órganos de dirección y representación deberán renunciar".
 

         Luego, el Consejo deberá realizar las sustituciones necesarias, con carácter provisional, para iniciar "un proceso de reorganización del partido, a partir de la renovación y fortalecimiento de sus bases territoriales y la vinculación con las verdaderas problemáticas populares y nacionales". 
 

         Añadió: "La dirección provisional debiera ser dotada de plenas facultades para el gobierno, la reorganización y conducción del partido en el periodo de transición, que tendría que abrirse desde este momento y hasta la elección del nuevo presidente, secretario general y Consejo Nacional, que debiera celebrarse después de la realización de un Congreso Nacional Extraordinario".
 

En este últimó cónclave, agregó, "se aprobarán nuevos documentos básicos y un padrón levantado a partir de la reafiliación de los militantes y de llevar a cabo, simultáneamente, una intensa campaña de afiliación. Se trata de reconstruir el partido desde sus bases".

 

         En su opinión, en la actualidad el PRD está incapacitado para cumplir con el compromiso con la sociedad.
 

"El partido en sus condiciones actuales está traicionando a sus muertos", pues viola sus propias reglas internas, perdiendo así las bases que le dieron origen, acusó.
 

         Además, indicó, se deben disolver "los grupos de presión" dentro del PRD, es decir, "las mal llamadas corrientes" que han privilegiado los intereses personales ahondando las fracturas y desencuentros internos.
 

"Estamos ante la última oportunidad", advirtió.
 

Recordó así mismo que en marzo pasado lanzó la misma propuesta por la cuestionada elección para renovar la dirección del partido.
 

En ese entonces, uno de los nombres que se manejaron como posible dirigente nacional interino fue precisamente el de su hijo Lázaro Cárdenas Batel.
 

Según Cuauhtémoc Cárdenas, su anterior propuesta alentaba la recomposición y reencauzamiento del PRD, pero no hubo respuesta positiva de parte de los liderazgos perredistas.

 

"Nada se arregló. El enfrentamiento se ha hecho más agudo y virulento conforme el tiempo ha transcurrido. Entre los resultados más graves de esa confrontación, se encuentran el permanente quebrantamiento de las disposiciones estatutarias por parte de las instancias de dirección", a cargo ahora de Nueva Izquierda (NI), la corriente de Jesús Ortega.

 

         El ingeniero reprobó que Ortega Martínez responda a presiones clientelares y sectarias, mostrándose complaciente ante la violación de la regla.

 

También deploró la parálisis en que se ha mantenido al partido respecto del trabajo para su crecimiento como organización, así como la ausencia de debate interno y de propuestas sobre los grandes problemas de la nación.

 

En la carta también criticó el cónclave de dirigentes perredistas llevado a cabo el 11 de julio pasado en Morelia, Michoacán.

 

Recordó que días antes, el 7 de julio, lo visitaron los dirigentes del PRD. En ese encuentro, reveló, se decidió "en particular que se anunciaría la pérdida de derechos partidarios de quienes hubieran contendido contra el PRD".

 

Sin embargo, consideró, la reunión en Morelia fue convocada con parcialidad, "razón de algunas ausencias –destacadamente la de él mismo– y de inexplicables presencias", como la de Dolores Padierna, líder de Izquierda Democrática Nacional (IDN) y quien no fue invitada pero aun así asistió.
 

         El resultado, resumió, fue una especie de amnistía entre las "tribus" y un llamado abstracto a la unidad de la izquierda,

 

Por último, advirtió que tal como se encuentra ahora el PRD, éste es incapaz de dar viabilidad a su proyecto democrático y progresista de nación y, sobre todo, no le es de ninguna utilidad al pueblo mexicano.