MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Conferencia de Prensa que ofrecieron los Presidentes de México, EUA y el Primer

Conferencia de Prensa Conjunta que ofrecieron los Presidentes de México, Estados Unidos de América y el Primer Ministro de Canadá

 

Guadalajara, Jalisco

 

 

 

 

 

 -PREGUNTA: Qué tal, muy buenos días, señores Jefes de Estado.

 

Presidente Obama, hay cuestionamientos en su país por la violación a los derechos humanos en México, por el combate al narcotráfico.

 

Cuál es su preocupación al respecto y si va a regresar la certificación a México, y también para la aplicación total de los recursos de la Iniciativa Mérida.

 

Y en cuestión de seguridad, también se habla de un atentado que se pretendía en contra el Presidente Felipe Calderón. Tiene conocimiento de otras amenazas.

 

Y Ministro, en seguridad, también tiene que ver con su país que se hayan impuesto Visas para los mexicanos. Hay alguna posibilidad de que se revierta esta imposición.

 

Gracias.

 

-PRESIDENTE BARACK OBAMA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Perdón, no me tradujeron. Parecía muy buena su pregunta, pero no recibí traducción. Ahí viene,  ahí viene. Siga.

 

-PREGUNTA: Respecto a la violación de los derechos humanos en México, por el combate al narcotráfico.

 

Cuál es su preocupación a este respecto; y, desde luego, si va regresar la Certificación a México, y usted va a coadyuvar para la aplicación de los recursos de la Iniciativa Mérida.

 

También se habla de un atentado en contra de la vida del Presidente Felipe Calderón Hinojosa. Si tienen conocimiento, señor, de nuevas amenazas.

 

Y también para el Ministro Harper, en cuestión de seguridad, se la repito, que la imposición de Visas, precisamente, tiene que ver con esto. Si hay alguna posibilidad de que se revierta la imposición de Visas a mexicanos.

 

-PRESIDENTE BARACK OBAMA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Me ocuparé de las primeras dos preguntas que tienen ver con los Estados Unidos.

 

Número uno. Hemos apoyado la Iniciativa Mérida y seguiremos apoyándola. Hemos visto ya que los recursos se han transferido, que el equipo se ha transferido para ayudar al Presidente Calderón en lo que es un esfuerzo sumamente valiente para ocuparse de un conjunto de cárteles del narcotráfico, que han dado como resultado no solamente violencia para la gente en México, sino que están socavando instituciones, como la policía y el Sistema Judicial, y eso sería un gran daño para el país.

 

Con respecto a la conducción de esta batalla en contra de los cárteles, yo tengo enorme confianza en la Administración del Presidente Calderón para que apliquen las técnicas de aplicación de la ley para detener el poder de los cárteles, pero haciéndolo de manera que sea congruente con los derechos humanos.

 

Lo hemos hablado en reuniones bilaterales, y tengo confianza en que la policía nacional recibe la capacitación necesaria. En coordinación con los funcionarios del Ejército y de la policía, se mejorará y habrá cada vez más rendición de cuentas y transparencia, y se van a observar los derechos humanos.

 

Los mayores violadores de los derechos humanos, por supuesto, son los de los cárteles de narcotraficantes, que están secuestrando y que están fomentando la corrupción en estas regiones. Y eso es lo que hay que detener.

 

Y a eso está comprometido el Presidente Calderón y yo estoy comprometido a ayudarle mientras sea Presidente de México.

 

– PRIMER MINISTRO STEPHEN HARPER (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Respecto a las visas, es importante entender que la imposición de una visa se debe a una sola cosa y es el aumento radical que hemos visto en los últimos años y este año en particular, en el número de falsos refugiados que entran a Canadá desde México.

 

Es importante entender que esta decisión no tiene nada que ver con las acciones del Gobierno mexicano. El Gobierno mexicano ha cooperado con nosotros en esfuerzos para detener este problema en particular, para limitarlo, y sigue trabajando con nosotros de manera en que podamos revertirlo.

 

El problema subyacente, como dije al Presidente Calderón y a otros, el problema subyacente se basa en las leyes de refugiados canadienses. Es muy fácil en Canadá pedir ser refugiado y que esto sea falso.

 

Lo hemos cambiado. Nos parece poco justo para los que sí merecen el refugio, para los cientos de miles de personas que están trabajando a través de nuestro sistema de migración y se vuelven migrantes a nuestro país.

 

Como dije, seguiremos trabajando con las autoridades mexicanas para tratar de limitar este problema, pero en ausencia de un cambio legislativo, es muy difícil que nuestros Gobiernos controlen esto ,más que imponiendo una Visa.

 

Es la única herramienta con la que contamos actualmente. Necesitamos otras herramientas de nuestro Parlamento para detener el flujo de aquellos que de manera falsa piden el estatuto de refugiados.

 

-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Bueno.  Primero. Sí, sé que tomé la palabra. Déjenme contestar los tres temas también, que son muy importantes para nosotros.

 

En primer lugar. Mi Gobierno tiene un compromiso absoluto y categórico con los derechos humanos. La lucha que estamos dando contra el crimen organizado es, precisamente, para preservar los derechos humanos de los mexicanos.

 

El derecho a la seguridad, el derecho a la integridad de las personas, el derecho a tener a la familia segura, el derecho a trabajar sin ser molestado o perturbado por poderes de facto.

 

Y en esa lucha por la seguridad de los mexicanos, por supuesto que tenemos como una condición inquebrantable, la protección de los derechos humanos de todos, de las víctimas y de los propios criminales.

 

Y así ha sido y así seguirá siendo la actuación, tanto de la Policía Federal, como del Ministerio Público y de las Fuerzas Armadas.

 

Y en todos los casos, en todos, ha habido un escrupuloso esfuerzo por proteger los derechos humanos. Y quienes señalen lo contrario, están obligados a probar un caso, un solo caso en que no haya actuado la autoridad, en que se hayan violado los derechos humanos, en que no hayan respondido las autoridades competentes para castigar a quienes hayan abusado de sus competencias legales: sean policías, sean soldados o cualquier otra autoridad.

 

Tenemos un compromiso claro con los derechos humanos, y lo hemos cumplido. Lo seguiremos cumpliendo; no por el dinero que pueda venir o no venir de la Iniciativa Mérida, no porque lo pida o lo deje de pedir un congresista americano.

 

Porque tenemos una convicción profunda por los derechos humanos, por los que hemos luchado, yo en lo personal varias décadas y con lo cual me siento personalmente comprometido.

 

No tengo detalles de lo que se señala. Pero, en cualquier caso, no sería ni la primera ni la última, estoy seguro, ocasión de que se hable o se articule, o se diga al respecto de algún atentado a mi vida.

 

Pero lo que básicamente buscan los criminales, es que la autoridad se detenga; es que el Gobierno se detenga, y lo hacen porque saben que estamos destruyendo sus estructuras criminales; porque saben que estamos golpeando el corazón de su negocio. Porque los estamos haciendo retroceder. Porque saben que estamos, verdaderamente, no sólo tomando la iniciativa en la lucha contra el crimen, sino ganando, día con día, la defensa del país.

 

Y lo que tenemos en mente no es ni espíritu de venganza, ni de revancha. Aspiramos a que México tenga condiciones seguras para vivir y para prosperar. Nuestro objetivo, incluso, no es ni siquiera fundamentalmente el tema de las drogas. Nuestro objetivo fundamental es la seguridad de los mexicanos; el derecho que tiene cada mexicana y cada mexicano a que su familia, a que sus hijos puedan salir tranquilamente a la calle a jugar, a ir a la escuela, a progresar, a desarrollarse plenamente.

 

Aspiramos a que México sea un país libre de violencia y de delincuencia. Aspiramos a que México sea un país seguro, y en esa lucha ni nos intimidarán, ni nos detendrán.

 

Yo, además, hago votos porque la sociedad mexicana reconozca el enorme esfuerzo que día con día realizan Policías Federales, que han sido, sí, víctimas de atentados y de actos cobardes por parte de los criminales. Los esfuerzos que día con día realizan soldados y marinos mexicanos, y oficiales y Ministerios Públicos.

 

Porque estamos comprometidos con un solo ideal, que es tener a un México seguro y ese ideal, esos valores en los que creemos, son mucho más poderosos que cualquier amenaza o versión de amenaza que se pueda contemplar.

 

Y, finalmente, hemos dialogado con el Primer Ministro Harper en diversas ocasiones y lo hicimos en esta ocasión, a propósito de la Cumbre, respecto de la imposición de Visas a visitantes mexicanos.

 

Hemos hablado con franqueza él y yo. Le he señalado lo que es cierto, que en México se deplora y se lamenta profundamente, se rechaza esta decisión a la que, ciertamente, tiene derecho el Gobierno canadiense, pero que, evidentemente, dificulta o entorpece la buena relación que, tanto el Ministro Harper, como un servidor, queremos tener entre Canadá y México.

 

Y entiendo las explicaciones que ha dado el Presidente Harper. Efectivamente, hay un problema vinculado al Sistema de Refugio en Canadá que ha provocado un abuso. Y una de las cosas que hemos concluido es que vamos a trabajar juntos, y ya lo estamos haciendo en México, para acabar con las causas que generan este abuso en el generoso Sistema de Refugio canadiense. Y estamos avanzando a ese respecto.

 

A mí, sin embargo, me queda muy claro que el objetivo como Presidente de México, que tengo es, precisamente, no permitir que un tema específico de la Agenda Bilateral detenga todo el potencial que tenemos en la Agenda Bilateral; y ese potencial abarca, precisamente, la gran oportunidad, en este caso, por ejemplo, oportunidad económica, que la complementariedad de las economías de Canadá, Estados Unidos y México lleven a nuestra región a un nuevo estadio de competitividad y de progreso que anhelan nuestros pueblos.

 

En ello hemos estado trabajando muy fructíferamente, diría yo, este par de días y seguiremos trabajando con franqueza y con amistad, tanto el Presidente Harper, como un servidor; y, desde luego, el Presidente Obama.

 

-PREGUNTA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Si podríamos también contestar en francés. Hay preocupación fuera de los Estados Unidos. Me pregunto sobre qué discutió, qué poder tiene usted para rescindir esta medida y si usted intenta usar este poder.

 

En cuanto a la atención a la salud, ha sido un tema de gran debate en su país y los canadienses han visto con cierta fascinación cómo nuestro sistema de salud se ha convertido en una especie de pelota para el fútbol en su país.

 

Quería preguntar si hay elementos del sistema de atención a la salud canadiense, en particular el modelo público, que se podría emular en su país, en los Estados Unidos.

 

-PRESIDENTE BARACK OBAMA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): En primer lugar, con respecto a las estipulaciones vía americanas, le aseguro que lo platicamos cada vez que nos vemos con su Primer Ministro; es importante saberlo, es expresar las preocupaciones de cada país.

 

También es importante mantenerlo en perspectiva. De hecho, no hemos visto ningunos grandes pasos hacia el proteccionismo. Hubo una disposición para nuestro paquete de recuperación, de estímulos, que no se extendió más allá de eso.

 

En cuanto a la intensión de compre en Estados Unidos, compre americano, buy american.

 

Pero no es algo que fuera necesario. Se introdujo en la  época en que teníamos una situación económica muy grave, y era importante que nosotros actuáramos rápidamente y que no nos estorbaran debates respecto a esta estipulación, en particular.

 

El Primer Ministro Harper y yo hemos hablado de esto. Puede haber mecanismos en los cuales las jurisdicciones locales pueden trabajar con las provincias, para permitir prácticas de adquisición transfronterizas que expandan las relaciones comerciales.

 

Pero sí, es importante mantener esto en perspectiva. De ninguna manera esto ha puesto en peligro los miles de millones de dólares de comercio entre nuestros dos países. No es una estipulación general sino que se restringió a un aspecto muy particular de nuestro paquete de recuperación.

 

Con respecto a la atención a la salud, el debate sobre la atención a la salud, estamos en medio de un debate muy vigoroso en los Estados Unidos. La razón por la que es necesario es porque, actualmente, estamos por un camino insostenible. Gastamos mucho más por persona que cualquier otro país en el mundo, y los resultados en términos de distintas medidas de bienestar, no nos ponen hasta arriba, no nos va mejor que a muchos otros países desarrollados, avanzados, que están gastando menos por persona.

 

Las familias en lo individual van a la quiebra por la falta de seguro. Tenemos 46, 47 millones de personas sin seguro médico en nuestro país. Y para ellos siempre están en riesgo de que las aseguradoras privadas eliminen los intereses porque, por ejemplo, pierden el empleo o hay un cambio de empleo y, entonces, se pierde la cobertura del seguro.

 

El aspecto final de esto es que nuestra inflación de atención a la salud está creciendo tanto, que el Presupuesto Federal simplemente no lo puede sostener, ni tampoco las empresas, que cada vez más tienen que decidir entre eliminar la atención a la salud o contratar a más personas o si van a dejar de cubrir.

 

El sistema no está funcionando. Cómo lo cambiamos.

 

Una sexta parte de la economía de los Estados Unidos, va a haber muchísimas opiniones.

 

El Congreso dice: hay que avanzar, y estamos acercándonos a alcanzar un paquete de reformas serias sobre la atención médica, más cerca que hace 40 o 50 años, pero va a seguir habiendo un debate muy vigoroso.

 

Digo yo que el modelo canadiense le funciona a Canadá, no le funcionaría a los Estados Unidos, en parte porque hemos evolucionado de distinta manera. Nosotros tenemos un sistema basado en privado, que están uno junto al otro, con Medicare y con Medicaid y la Administración de la Atención a la Salud.

 

Tenemos, entonces, que desarrollar un enfoque singularmente norteamericano al problema. A propósito, éste es un problema que todos los países van a tener que enfrentar en algún nivel, porque si la inflación médica sigue al paso que va, el presupuesto de todos va a verse sumamente presionado.

 

Lo que estamos tratando de hacer es cerciorarnos de tener un plan sensato que cubra a todos, que siga con el papel del mercado privado, pero que le dé a las personas que no tienen este seguro, mercado.

 

Una opción realista y significativa, y lo vamos a hacer de manera que nuestro sistema se entregue de otra manera, se proporcione de otra manera, y no de una manera tan costosa, de desperdicio.

 

Sospecho que vamos a seguir con este debate tan vigoroso. Sospecho que ustedes, canadienses, van a seguir estando retrasados para los que se oponen a la Reforma, aunque no he dicho nada sobre la Reforma de Salud canadiense.

 

Yo no veo que los canadienses estén muy asustados, pero, quizá, algunos de los que están a favor de la no Reforma, están cometiendo un error. Creo que una vez que lleguemos al otoño y que la gente vea la legislación que se está proponiendo, entonces habrá una razón más sensata, y entonces pasaremos esto.

 

Perdón, por haber hablado tanto tiempo sobre esto. Gracias.

 

– PRIMER MINISTRO STEPHEN HARPER (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): En cuanto a la primera pregunta. Hablamos ayer sobre este problema. Me da mucho gusto ver, recientemente, un acuerdo entre las provincias y la Federación, para tener un frente común sobre este problema.

 

Ha habido discusiones entre nuestros Ministros americanos y canadienses, Ministros de Comercio Internacional, y también nuestros funcionarios, y oficiales. Estas pláticas van a seguir cuando vuelva yo a verme con el Presidente Obama en los próximos meses.

 

En cuanto a la atención a la salud, puedo decir solamente que los canadienses apoyan su propio sistema. El resto es un debate americano, y es competencia de las provincias, por otra parte.

 

Nosotros, en cuanto al Buy American, sí tuvimos un buen debate, y como dijo el Presidente Obama, me da mucho gusto ver que nuestras provincias y el Gobierno Federal, han llegado a un acuerdo recientemente para trabajar conjuntamente sobre este asunto, que está en la jurisdicción de las adquisiciones subnacionales.

 

Nuestros respectivos Ministros de Comercio han hablado, los oficiales están hablando, y el Presidente Obama y yo hablaremos de esto con mayor profundidad en las próximas reuniones.

 

En cuanto al debate de la atención de la salud norteamericana, nosotros sabemos, como ustedes lo saben bien, que los canadienses apoyan su propio sistema de salud; para el resto de la pregunta, mi única respuesta es que es un debate estadounidense y también el que hay una jurisdicción de las provincias.

 

-PREGUNTA: Me pregunto en cuanto a la atención a la salud, si nos puede decir cuáles son las perspectivas para la reforma de migración, una completa.

 

Si usted piensa que los golpes que está recibiendo sobre la atención a la salud y que los demócratas van a recibir en las elecciones de medio plazo van a hacer muy difícil el obtener esta reforma de migración.

 

Y qué habló usted con el Presidente, al respecto.

 

Presidente Calderón. Un poco sus ideas sobre Honduras. Se ha dicho en Latinoamérica que los Estados Unidos no está actuando con suficiente firmeza para que vuelva el Presidente Zelaya al poder.

 

Me pregunto si usted podría hablar un poco sobre qué opina usted respecto a lo que debería estar haciendo Estados Unidos, o lo que podría estar haciendo Estados Unidos para restaurar el orden democrático en Honduras.

 

Y para el Primer Ministro Harper. Hace unos meses la Secretaría de Seguridad de la patria mencionó, comparó la frontera canadiense con la frontera mexicana.

 

Qué piensa usted de eso, qué piensa usted acerca de que los Estados Unidos use algunas de las estrategias adoptadas en la frontera del Sur al Norte, en la frontera del Norte.

 

Gracias.

 

– PRESIDENTE BARACK OBAMA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Eso es todo.

 

-PREGUNTA: Sí señor Presidente, eso es todo.

 

-PRESIDENTE BARACK OBAMA (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): En primer lugar, no sé si estas pronosticando el resultado de las elecciones a mediano, las elecciones intermedias, que falta un año para ellas.

 

Yo creo que nos va a ir muy bien.

 

Y yo creo que respecto a la reforma de la salud, de la atención a la salud, el pueblo norteamericano va a tener mucho gusto de que cambiáramos un sistema insostenible para cubrir a todos, y que estamos haciendo reformas de los seguros para que la gente no quede fuera por las condiciones preexistentes u otros problemas por el estilo.

 

No estoy actuando basándome en cálculos a corto plazo y políticas. Yo estoy actuando basándome en el país, lo que es mejor para el país a largo plazo.

 

Si estuviera yo haciendo cálculos a corto plazo, políticos, yo no estaría aquí, porque nadie calculó que yo podría haber ganado la Presidencia.

 

Con respecto a la reforma de la migración, sigo pensando que también es interés a largo plazo de los Estados Unidos. Tenemos en un sistema de migración roto, nadie lo niega y si seguimos por este camino seguiremos teniendo tensiones con nuestros vecinos mexicanos, problemas por la gente que se atraviesa  la frontera de una manera que es peligrosa para ellos e injusta para los que están solicitando legalmente la migración.

 

Seguiremos teniendo empleados que están explotando a los trabajadores porque no están dentro de un sistema legal, y muy a menudo están pagándoles menos del salario mínimo; se les está explotando de todas maneras. Esto va a deprimir los salarios norteamericanos y está causando presentes tensiones en los Estados Unidos; no es justo, no está bien y lo vamos a cambiar.

 

Ahora, yo tengo mucho que hacer, tengo mucho en mi bandeja; es muy importante que nosotros pongamos una secuencia de estas grandes iniciativas de manera, para que no todas se den al mismo tiempo.

 

Y lo que hemos dicho es que en el otoño, cuando regresemos, vamos a terminar la Reforma a la Atención de Salud. Vamos a actuar sobre la legislación de energía, que ya fue aprobada por la Cámara, pero el Senado va a tener sus propias ideas al respecto; seguimos con una Reforma Financiera Reguladora, tenemos que seguir con esto, porque no queremos estar en una situación en la que acciones irresponsables en los mercados financieros globales vayan a precipitar otra crisis.

 

Es realmente muy alta la pila de lo que tengo que hacer. Tener una reunión con los Demócratas y los Republicanos, tanto Senadores como Diputados; la Secretaria Napolitano está coordinando estas pláticas y yo diría que antes de que termine el año, vamos a tener un proyecto de ley, junto con patrocinios en ambas, la Cámara y en el Senado, para que avance, y cuando regresemos el año que entra, estaremos en posición de empezar a actuar.

 

Ahora, voy yo a poder, haciendo así con mi varita mágica. No, no. Esto va ser difícil. Se necesita una cooperación bipartidista, va a haber demagogos por allí que traten de sugerir que cualquier forma de camino para la legalización de los que ya están en los Estados Unidos es inaceptable y esas son luchas, esas son batallas que tengo que dar, tenga yo una encuesta en 70 o en 40 a mi favor.

 

Es así, ese el carácter del debate de migración en Estados Unidos, pero finalmente el pueblo norteamericano quiere justicia, que las cosas sean justas, donde tengamos una seguridad fronteriza, tengamos un proceso ordenado para que la gente entre, y también le estamos dando oportunidad a los que ya están en los Estados Unidos para que puedan alcanzar un camino, para no tener que vivir en las sombras y sus hijos y sus nietos puedan tener una participación plena en los Estados Unidos. Yo creo que lo podríamos hacer. Tengo confianza en ello.

 

Perdón, sé que esto no me lo dijeron a mí, pero quiero señalar una cosa sobre Honduras, porque usted repitió algo que he oído antes.

 

Los mismos críticos que dicen que los Estados Unidos no ha intervenido lo suficiente en Honduras, son los mismos que dicen que siempre estamos interviniendo y que los yanquis se tienen que salir de América Latina. Y no se pueden tener las dos cosas.

 

Hemos dicho muy claramente que el Presidente Zelaya fue retirado de su puesto de manera ilegal, que hubo un golpe de Estado y que él debe regresar. Hemos cooperado con todos los organismos internacionales para enviar dicho mensaje.

 

Si estos críticos piensan que nosotros debemos o deberíamos repentinamente actuar de maneras que en cualquier otro contexto les pareció mal, entonces creo que eso indica que quizá hay cierta hipocresía en su enfoque a las relaciones entre Estados Unidos y  América Latina, que ciertamente no va a guiar las políticas de mi Administración.

 

-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Voy a aprovechar la pregunta también para, además de lo que se me cuestiona específicamente, referirme al tema de la migración.

 

Porque efectivamente, mucha de la gente trabajadora en Estados Unidos que vive en las sombras, es precisamente de este estado, del Estado de Jalisco.

 

Y son gente que ha emigrado para construir  un mejor futuro para su familia. Todos ellos o la mayoría han aportado enormemente a la economía y a la sociedad americana.

 

Es impensable el que los Estados Unidos hayan logrado ser la primera potencia del mundo en el siglo pasado, sin la colaboración de los trabajadores mexicanos.

 

Y esto no obedece a un gesto de generosidad o de buena voluntad nada más. Es un fenómeno económico. En el curso de nuestra reunión entregamos a las delegaciones, por ejemplo, las ventajas de la región de Norteamérica y lo que representa la población mexicana, en términos de edad, a la población total de Norteamérica.

 

La única manera de tener progreso sostenido en toda la región de Norteamérica es, precisamente, permitiendo que los procesos económicos naturales de integración se puedan dar;  y eso implica, precisamente, la movilidad laboral, que no se puede detener por decreto.

 

En eso hemos enfatizado en nuestra reunión bilateral con el Presidente  Obama, con nuestro énfasis para seguir invocando la protección de los derechos humanos de los migrantes mexicanos, cualquiera que sea su condición migratoria en los Estados Unidos y manifestado nuestro respeto a la valentía y a la profundidad con la cual el Presidente Obama ha abordado el tema migratorio.

 

Y, simplemente, reitero que en este tema, siempre lo he dicho, además de defender los derechos de los mexicanos en Estados Unidos, nuestro ideal es que un día, en lugar de que los mexicanos tengan que irse por hambre o por necesidad a cruzar la frontera, de arriesgar su vida, logremos un esquema económico en el cual pueda haber una gran inversión viniendo de Estados Unidos, de Canadá y de otros países a México, y generar aquí las oportunidades de empleo que los mexicanos necesitan.

 

Creo que el Presidente Obama ha contestado muy claramente el tema de Honduras. Yo simplemente quiero insistir que lo que hemos discutido y lo que hemos acordado es lo que debe hacerse. 

 

Que es fortalecer las instancias internacionales establecidas para restablecer los derechos democráticos de los hondureños; fortalecer a la Organización de Estados Americanos y la Delegación que está próxima a acudir a Tegucigalpa, fortalecer la instancia de mediación que Oscar Arias, Presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, está realizando para poder restablecer el Orden Constitucional en Honduras.

 

E insisto, no se trata de una persona u otra, no se trata del Presidente Zelaya, per se, se trata de la vida constitucional y democrática que debe defenderse de acuerdo con el marco legal de carácter internacional, que todos nos hemos dado voluntariamente.

 

Y una expresión más. Yo coincido en la paradoja que señala el Presidente Obama, de que quienes más han rechazado y argüido la intervención norteamericana en la región, son ahora quienes más invocan la determinación de Estados Unidos, o la intervención en la región, por muy legítimo que sea el propósito.

 

Yo creo que nuestra apuesta debe ser a las instancias internacionales y al Derecho Internacional, más allá de la intervención de un solo Estado; o, más aún, de una sola persona para resolver un tema de esta naturaleza.

 

Creo que ese es el camino. Y sí, hoy nos congratula que esté el Presidente Obama en la Presidencia de Estados Unidos y puedan hacerse demandas de ese tipo.

 

Pero en el pasado, desde luego, y en el futuro, quién sabe quién pueda estar en ese cargo. Y me parece, yo no soy de quienes comparten que Estados Unidos sea erigido como el gran juez, y el resolvedor, o el solucionador final, vía la intervención de los asuntos de nuestros países.

 

Sí debe dársele pie a las organizaciones internacionales, a la OEA, debe dársele pie a los grupos regionales que hemos constituido, como el Grupo de Río, los grupos que somos amigos de Norteamérica, los países que somos amigos de Honduras, que somos amigos de Centroamérica, que somos amigos de Guatemala, debemos actuar, sí, por nuestra propia cuenta, pero de acuerdo con las leyes internacionales y el Derecho Internacional que nos hemos dado.

 

Y en todo caso, podríamos tal vez constituir un grupo de países amigos de Honduras, que coadyuve tanto con la labor mediadora de Oscar Arias, como con la labor de la Organización de Estados Americanos.

 

-PRIMER MINISTRO STEPHEN HARPER (INTERPRETACIÓN DEL INGLÉS AL ESPAÑOL): Para discutir los asuntos de nuestra frontera compartida, tenemos buena relación a este respecto, hay trabajo que hacer, siempre lo hay.

 

Y quiero ser muy claro. Desde el punto de vista del Canadá, nosotros consideramos nuestra frontera como una línea entre los dos países más cercanos, ya que tenemos las mejores relaciones comerciales de cualquier país en el mundo, pero también las preocupaciones de seguridad.

 

Lo he repetido: no existe una amenaza a los Estados Unidos que no lo sea para el Canadá. Por esto, Canadá ha apoyado a Estados Unidos, el Tratado de un Libre Comercio y muchas cosas en las que hemos cooperado.

 

Mencionamos asuntos de seguridad, que le interesa también a Estados Unidos, y lo hacemos de tal manera que no evita el comercio, ni la gran interacción social que ha hecho de nuestros dos países acercarse tanto a través de las décadas.

 

Yo también, como amigo de los Estados Unidos, quiero mencionar, referirme a la pregunta planteada a Barack Obama.

 

Yo si fuera Presidente de los Estados Unidos estaría harto de la hipocresía. Estados Unidos siempre está acusado de que interviene y luego se le acusa de no intervenir.

 

Y los mismos tipos que exigen que Estados Unidos de alguna manera intervenga en Honduras, es el mismo tipo de gente que condena la cooperación prevaleciente entre Colombia y los Estados Unidos, que se ha llevado a cabo por razones legítimas de narcotráfico y de seguridad que van en interés de todos los países de este hemisferio.

 

México y Canadá están implicados en el esfuerzo de mediación para apoyar la intermediación del Presidente Arias. Estados Unidos ha articulado con gran fuerza sus preocupaciones y el resultado que desea, y ha apoyado a todos nosotros, que trabajamos en el proceso multilateral para manejar este problema tan serio en el hemisferio.

 

Creo que esto es, precisamente, lo que esperamos de los Estados Unidos. Un Estados Unidos que tenga el liderazgo en asuntos de valor, pero que apoye esfuerzos multilaterales, para manejar los retos ante todos nosotros.