MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Corresponsales denuncian censura e inseguridad en la profesión

 

Segovia (España),  (EFE).– Un grupo de corresponsales de prensa en Jerusalén, Manila e Iberoamérica denunciaron hoy la censura, la inseguridad en el ejercicio de la profesión y los peligros de la inmediatez de las nuevas tecnologías en el panorama periodístico actual.

Los finalistas del XXV Premio de Periodismo Cirilo Rodríguez se reunieron hoy en la ciudad de Segovia en el marco de las II Jornadas sobre "Periodismo global", con el fin de analizar la situación actual del periodismo y de los enviados.

El corresponsal de Televisión Española en Jerusalén, Óscar Mijallo, destacó el "sistema de presión y censura encubierta" en la zona.

"No te dejan tener un cámara que no sea israelí y dicen que es por razones de trabajo, pero sabemos que no es así", subrayó.

Mijallo también denunció la inseguridad de los corresponsales en muchas ocasiones, ya que, dijo, "tenemos que grabar escondidos como conejos y el traductor no nos garantiza que estemos a salvo".

El delegado de la Agencia Efe en Manila, Miguel Frau Rovira, criticó la falta de interés por algunos temas que cubren los corresponsales, ya que en su opinión sólo atrae "la información de los conflictos, pero no lo que ocurre en el día a día en el sureste asiático".

El corresponsal de La Vanguardia en América Latina, Joaquim Ibarz, recordó su llegada a México en 1982, "cuando se desencadenó la crisis de la deuda" financiera de ese país.

"Regreso ahora a España, cuando en México, además de la gripe, hay una importante crisis económica", afirmó.

Ibarz recordó como su "ideología izquierdista" le ha llevado a estar en contradicción con algunos regímenes y a ser "incómodo" para varios gobiernos.

En cuanto al futuro de la profesión, Mijallo mostró su preocupación porque Internet pueda servir como un elemento de "censura".

"La profesión tiene un buen futuro siempre que nosotros pongamos cota a los problemas de Internet, que muchas veces reducen al mínimo la calidad del trabajo y no ofrecen garantías con respecto a quien hace esa labor", indicó.

Rovira expresó su preocupación por "la inmediatez" y el hecho de que los medios en ocasiones se pongan en contacto con personas que no son periodistas debido a la premura.

"Se devora minuto a minuto la información. Los abonados nos exigen cosas nuevas continuamente y la información a veces carece de contenido, porque no tenemos tiempo de contrastar", precisó. EFE

src/lar/me/sm