MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Crimen del obispo Romero cumple 29 años

 


Por Raúl Gutiérrez


SAN SALVADOR, (IPS)  – Unas 300 personas marcharon este martes por 

San Salvador para recordar el asesinato del obispo Óscar Arnulfo Romero y 

demandar investigación sobre los responsables del crimen cometido el 24 

marzo de 1980, en el preludio de la guerra civil salvadoreña (1980-1992).

 

Las actividades se iniciaron con una misa en la capilla del Hospitalito de 

la Divina Providencia, en el oeste de la capital, donde 29 años atrás un 

francotirador disparó al corazón del entonces arzobispo de San Salvador, 

mientras oficiaba misa.

 

  Los manifestantes, que gritaban vivas al "pastor mártir", le rindieron 

un tributo en la Plaza Monseñor Romero, en la Alameda Roosevelt, uno de 

las avenidas más concurridas de la ciudad. Más tarde, la peregrinación se 

dirigió al Monumento Pro Memoria Histórica, un muro en el que están 

grabados los nombres de unas 30.000 víctimas del conflicto armado.

 

  "Monseñor Romero es un santo de América. La sangre que derramó se ha 

convertido en una bendición y tenemos fe que pronto se hará justicia", 

dijo una de las manifestantes, María Romero, de 59 años de edad, quien 

viajó el lunes por la noche desde el oriental departamento de San Miguel y 

marchó por más de tres horas hacia la cripta de Romero en el sótano de 

Catedral metropolitana, donde la jornada concluyó con una misa.

 

  Irene Melgar, una de las 75 estudiantes de bachillerato del colegio 

Sagrado Corazón que colaboraron en la organización de la marcha, dijo a 

IPS que el obispo fue "un héroe que luchó por nosotros y que hizo escuchar 

la voz de los demás a través suyo".

 

  Mientras, otros dos manifestantes mostraban camisas con las leyendas 

"Que mi sangre sea semilla de libertad" y "Con este pueblo no cuesta ser 

pastor", unas de las últimas frases pronunciadas por Romero antes de su 

magnicidio.

 

  El crimen fue perpetrado por un escuadrón de la muerte dirigido por el 

ya fallecido Roberto d’Aubuisson, fundador de la gobernante y derechista 

Alianza Republicana Nacionalista (Arena), según estableció la Comisión de 

la Verdad, creada por la Organización de las Naciones Unidas en el marco 

de los acuerdos de paz de 1992.

 

  Para el abogado David Morales, denunciante del Estado salvadoreño ante 

la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aseguró que el 

presidente Antonio Saca, "en el último año y medio, no ha mostrado ningún 

signo de querer superar la impunidad" en que permanece el crimen.

 

  La guerra civil salvadoreña, entre fuerzas del Estado y guerrillas de 

izquierda, dejó 75.000 personas muertas y cerca de 7.000 desaparecidas, la 

mayoría civiles, en crímenes mayoritariamente cometidos por militares y 

paramilitares.

 

  En 2000, la CIDH  "declaró al Estado responsable por la violación del 

derecho a la vida del arzobispo y por la falta de investigación de estos 

hechos", además de recomendar adecuar la legislación interna a la 

Convención Americana de Derechos Humanos, a fin de dejar sin efecto la ley 

de amnistía general, aprobada en 1993, que impide el juzgamiento de 

crímenes de guerra.

 

  La demanda ante la CIDH fue presentada por la Oficina de Tutela Legal 

del Arzobispado en 1993.

 

  Pero el gobierno ha rechazado las recomendaciones de la CIDH, 

desconociendo la autoridad del organismo internacional, lo cual "es 

grave", dijo Morales.

 

  En octubre de 2007, la CIDH reiteró que el Estado había incumplido con 

las recomendaciones.

 

  "Desde esa fecha no hay ningún avance sobre el esclarecimiento del 

asesinato", añadió el abogado, que ahora trabaja para la no gubernamental 

Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho.

 

  Para sus feligreses es "San Romero de América". En 1994 se inició un 

proceso para su canonización en la Iglesia Católica. Además, es uno de los 

10 mártires del siglo XX representados en la londinense Abadía de 

Westminster. En 1989, la película "Romero" recreó su historia, 

protagonizada por el actor Raúl Juliá.

 

  El músico panameño Rubén Blades escribió en su memoria la canción "El 

padre Antonio y su monaguillo Andrés", mientras el violinista francés de 

jazz, Jean-Luc Ponty, le dedicó su pieza "Eulogy of Oscar Romero", entre 

otros tributos.

 

  La abogada Gisela De León, querellante del caso por el Centro por la 

Justicia y el derecho Internacional, considera que "la justicia 

salvadoreña ha resultado totalmente inoperante para el juzgamiento de los 

graves crímenes cometidos durante el conflicto armado salvadoreño".

 

  Esto se debe a la ley de amnistía y la "falta de voluntad de los jueces 

para decidir sobre su inaplicabilidad", dijo De León a IPS por correo 

electrónico.

 

  Según De León, el "caso Romero no sólo tuvo un fuerte impacto en su 

familia y en su comunidad religiosa, sino en la sociedad salvadoreña en 

general" por la relevancia que adquirió en sus últimos años de vida en la 

defensa de los derechos de los más desafortunados.

 

  "Es nuestro pastor, sus palabras reafirman nuestro compromiso con la 

gente que más necesita", dijo Lidia Rauda, directora del colegio católico 

Sagrado Corazón, y agregó que Romero sigue siendo un guía de "nuestro 

quehacer educativo, la formación de la conciencia crítica, decía él, es 

parte de la educación liberadora que debe darse a la niñez".

 

  Morales apuntó que el presidente electo en los comicios de este mes, 

Mauricio Funes, del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación 

Nacional, "tiene la oportunidad histórica de cumplir con las 

recomendaciones de la CIDH".

 

  En una declaración emitida desde Brasil, donde se encuentra de visita, 

Funes dijo que "dedicará su mandato a la memoria de Romero y a los pobres 

y vulnerables de su país, como lo habría deseado el obispo mártir". 

(FIN/IPS/rg/dcl/la ip hd sl/09)