MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Diputados descansando

 

 

 

Editorial EL UNIVERSAL 

El Universal 

 

Viernes 03 de julio de 2009 

 

 

 

Los diputados federales ya están desalojando sus oficinas en San Lázaro. No tienen la obligación de estar ahí porque la 60 Legislatura concluyó hace más de un mes y por tanto ya no pueden aprobar más leyes. Sin embargo, la representación de sus distritos ante los poderes federales supondría la necesidad de que mantengan esos espacios funcionales hasta el último día en que cobran su salario.

 

En su informe oficial los diputados presumen “un tiempo acumulado de trabajo de 101 horas con 54 minutos”, dividido en 30 sesiones, un promedio de 3.4 horas por cada vez que se reunieron en pleno. Parece poco, pero en medio hubo trabajo de comisiones. Así trabajan las legislaturas en todo el mundo, periodos de trabajo en cámaras alternados con recesos. La diferencia es que en México ese tiempo de inactividad parlamentaria se traduce en días libres para los diputados,

 

En Estados Unidos el congresista no pierde la oportunidad de escuchar y acercarse a sus representados, sencillamente porque gracias a la reelección es a ellos a quienes debe el puesto y no a sus dirigentes de partido. Si el esquema mexicano fuera el mismo, en lugar de vacaciones de tres meses los legisladores verían el momento para salir de sus oficinas y acercarse a sus votantes.

 

En los últimos dos meses, a pesar de que siguen cobrando su sueldo de más de 157 mil pesos, los diputados no tienen la obligación de trabajar. No hay esperanza alguna de que le hagan el favor a la gente de visitarla y rendirle cuentas. Nada los obliga, emigrarán a un nuevo puesto y en eso tienen concentrada la atención.

 

Sería mejor que no cobraran en este periodo, pero incluso si se les obligara a ello no solucionaría el problema de fondo: vacacionan porque los ciudadanos, sus empleadores, no tienen la capacidad ni de correrlos ni de ratificarlos en el cargo.

 

Comentario Publicado por el Universal el mismo dia a partir de las 4:15AM

 

¿Quién de los 500 Diputados Federales y 100 Senadores del ‘Honorable’ Congreso de los Estados Unidos Mexicanos querrá que su nombre no quede en la historia de la presente legislatura antes de abandonar el barco como rateros o cómplices del robo? Es penoso y vergonzante que como escribió el periódico El Universal en su editorial de este día, que ellos –refiriéndose a los congresistas- deberían estar visitando a sus representados por medio de reuniones en sus distritos para efecto de informarles lo que hicieron dentro del tiempo de su ejercicio. ¿Ellos –congresistas- a quien le deben su posición? Por supuesto que existen honrosas excepciones pero la gran mayoría se la deben a quien los impuso y por ello no tienen que darle cuentas al pueblo. El Diputado Federal Andrés Bermúdez, se fue, pero no a su tierra en el Distrito dos en Zacatecas, sino espero que se haya ido a ‘dormir’ en espera del juicio final y que haya aceptado a Jesús como su Salvador. “El Rey del Tomate” así era su sobrenombre por el cual fue mas conocido, este hombre estando en vida se preocupo por nosotros los indocumentados en Estados Unidos de America y bajo su liderazgo pudo convenir con las tres fuerzas políticas mas importantes para que unánimemente los miembros de la Mesa Directiva de la Comisión de Migración del Congreso apoyara un proyecto para coadyuvar a los migrantes e influir por una Reforma Migratoria. Las tres fuerzas políticas, juntas PAN, PRI y PRD firmaron unánimemente el acuerdo y se les hizo el trabajo que nos requirieron. Lo aprobaron y dieron el visto bueno para el pago de los cincuenta mil dólares que importaron los tres contratos con nuestro pequeño periódico. Pero al final de cuentas a la fecha no nos han pagado. Este fue uno de los motivos por los que al presentar mi queja en el Consulado mexicano en San Antonio con el Cónsul Armando Ortiz Rocha, ordeno que las fuerzas extranjeras SAPD (policía) entraran dentro del territorio mexicano y junto a la bandera nacional fuera sometido por la fuerza, arrestado y por ello ante el uso violento de la fuerza excesiva fui fracturado en la pierna y cadera, llevado al hospital y luego arrestado e iniciado un proceso de deportación. Los senadores y diputados que estuvieron presentes en la 46 cuadragésima reunión interparlamentaria EUA-México en Austin, Texas en Junio del 2007 fueron enterados de este ‘robo’ incluido el senador Madero. ¿Todos juntos los miembros del Congreso serán cómplices de este robo que nos quieren hacer. Así desean que quede escrita su historia? Imagínenselos dentro de veinte años cuando estén recordando con sus nietos y les pregunte uno de ellos: “¡Oye abuelito(a) aquí esta un libro de cuando tu fuiste miembro del Congreso entre el 2006-2009 y un mexicano indocumentado en EUA les hizo un trabajo bajo el liderazgo del Rey del Tomate y que los miembros de la Comisión Migratoria que firmaron en nombre de TODOS ustedes al final no honraron su palabra y el resto con su silencio fueron cómplices de este robo! ¿Qué hiciste tu abuelito para evitar ese robo? Por supuesto a mi me puedes engañar abuelito pero a Dios no. ¿Quieres decirme si este arquitecto Rodolfo Macias Cabrera, es un mentiroso, o es verdad y tu te quedaste calladito para no hacer quedar mal a tu partido? (ver video en youtube reformamigratoria07) [email protected] Este próximo cinco de julio será renovado nuestro congreso. Los actuales miembros del congreso no quisieron responder a este cuestionamiento ¿Los próximos congresistas honraran la memoria del rey del Tomate o seguirán siendo cómplices de este pequeño atraco del congreso de México en contra de una pequeña empresa de mexicanos en los EUA? Los diputados federales ya están desalojando sus oficinas en San Lázaro. No tienen la obligación de estar ahí porque la 60 Legislatura concluyó hace más de un mes y por tanto ya no pueden aprobar más leyes. Sin embargo, la representación de sus distritos ante los poderes federales supondría la necesidad de que mantengan esos espacios funcionales hasta el último día en que cobran su salario. (escribió el Universal) yo le agrego: “Sin embargo, miembros del Congreso, dejaran de pasar esta ultima oportunidad para pagarnos y no seguir escribiendo y hablando mal de TODOS ustedes por el robo que nos están haciendo los que firmaron los acuerdos y los tres contratos, y el silencio cómplice de todos los demás?