MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Elecciones en Querétaro

 

 

Por Juan Carlos Olvera García 

 

MÉXICO, D.F.  — En el próximo mes de julio el calendario electoral se moverá de una forma por demás admirable ya que en los estados en los que se llevara acabo elecciones habrá sorpresas el (PRI) quien tiene la mayoría de los estados podría ponerse a la delantera y el pan perder territorio toda vez que la gente saldrá a sufragar su voto con la convicción de que esta vez no se equivocara  la fecha se aproxima. 

 

Seis estados —Campeche, Nuevo León, Sonora, Colima, San Luis y Querétaro— renovarán a su Ejecutivo local de manera concurrente a la elección federal; además, el DF, Jalisco, Guanajuato Querétaro y Morelos tendrán comicios para elegir legisladores y ayuntamientos. 

 

Estado de México habrá de proceder a elecciones intermedias y está pendiente de resolver si Tabasco y Chiapas modifican sus calendarios electorales. Las nuevas reglas implican nuevas formas de hacer campaña, mejorar la actuación de la autoridad y que los partidos den pasos más decididos para su legalidad y democracia internas. No es poco lo que se espera.

 

La selección de candidatos a cargos ejecutivos se resuelve en función del cálculo que hacen los partidos para ganar la elección. Es evidente el incentivo de presentar como candidato a quien tiene mejores posibilidades de ganar, aunque no siempre sucede. 

 

Es necesario, que con anticipación, los partidos construyan modalidades de selección para que el proceso interno no los divida o afecte en sus posibilidades de triunfo. Cada partido define sus prioridades a partir de su diferente presencia regional. 

 

En la mayoría de los lugares la contienda se dará entre el PRI y el PAN, aunque hay Estados en los que los tres partidos concurren y entidades en las que la competencia se concentrará entre PRD y PAN como el Distrito Federal.

 

En elecciones a cargos ejecutivos se ha vuelto común que los comicios se resuelvan por diferencias muy reducidas. Así aconteció en las elecciones de gobernador de hace seis años en Sonora, San Luis Potosí, Colima y Campeche. 

 

Resultados que se deciden por un estrecho porcentaje obligan a los partidos a ser cuidadosos en extremo de todos los aspectos de la elección. Lo elemental es que sean los partidos y los candidatos los actores centrales del proceso, sin intervención indebida de autoridades o de particulares, pero con un escrutinio efectivo de la sociedad y los medios. Igualmente importante, será asegurar un financiamiento y gasto electoral dentro del nuevo marco legal.

 

Derivado de la experiencia del pasado, un tema de particular dificultad será la integración de las listas de candidatos de representación proporcional. El Congreso se ha fortalecido y los partidos requieren incrementar su presencia en la Cámara de Diputados con fracciones que les permitan negociar con eficacia. 

 

El PRI ha mostrado habilidad y unidad, lo que le ha dado buenas cuentas. Al PRD lo ha dañado interna y externamente las divisiones entre sus legisladores, aunque es posible que el problema se conjure al momento de la elección de dirigencia o en la renovación de legislatura.

 

El PAN tiene normas internas que dan cierta seguridad a la integración de listados, pero no es claro que esto siempre sea consecuente con los criterios de democracia o legalidad, como es la cuestión de las cuotas de género que la ley ordena cumplir. 

 

El PRI se vio afectado hace seis años, las presiones ahora habrán de incrementarse, especialmente, porque hay una razonada expectativa de triunfo en 2009 y 2012, situación que no se presentaba desde hace tiempo.

 

Los partidos pequeños han perdido incentivos para conformar coaliciones. Convergencia ha tenido claridad al respecto y se ha ido preparando para enfrentar el desafío electoral. Nueva Alianza, el PVEM y Alternativa tienen una base social identificada, pero requieren de modalidades de trabajo político y electoral territorial que les haga diferenciarse y movilizar a sus simpatizantes, tarea un tanto compleja. 

 

Los partidos que suscriban coalición deberán integrar listas propias de plurinominales; frente a la incertidumbre insistirán en definir candidatos en distritos de alta probabilidad de triunfo para la coalición.

 

Las reglas del juego político electoral se han modificado. Sin embargo, la reforma no puede limitarse a lo normativo; las conductas y las actitudes con frecuencia juegan un rol mayor y adquieren relieve para que el cambio pueda tener un desenlace deseable. 

 

El IFE sufrió un deterioro que hay que superar. La renovación del consejo y las nuevas reglas presentan condiciones no sólo para recuperar el prestigio y autoridad del órgano electoral, sino para que pueda cumplir con eficacia las funciones que la ley le encomienda. 

 

Ha sido un largo y accidentado tránsito, y más que nada es la actuación de autoridades, partidos y candidatos la que tiene la última palabra para apreciar las buenas cuentas de la transformación.

 

Aparte en Querétaro no es la acepción en relación a las cuotas de género toda  ves que la candidata a la alcaldía semanas antes de renunciar a su cargo insinuó declinar de contender pero posteriormente decidió si hacerlo.

 

Lo más lamentable de estas elecciones es que el gobierno nos sigue mintiendo con el cuento de que seria las mas austeras de la historia y lo único histórico es que seguimos con las viejas practicas nuestros gobernantes no terminan sus ciclos de trabajo y renuncian o piden permiso con goce de sueldo ya que la legislación la siguen escribiendo a su modo impunemente y lo mas triste es que: ¿Qué sucedería si en Querétaro ganara el (PRI) el cargo al gobierno del estado o la alcaldía? Se gastarían millones de pesos para cambiarle el color a las patrullas y vehículos de gobierno dígase estado o municipal así como a todo lo que represente el partido anterior al poder como sucedió cuando llego el pan al gobierno de Querétaro y se abrió paso al municipio.

 

Porque los legisladores realmente no modifican o regulan estos actos que están permitidos reitero por la ley a modo que el mismo gobierno se escribe diariamente, porque en lugar de gastar entre 3 y 10 millones de pesos anuales en imagen para el partido no lo aplican en obra construyen carreteras y parques sin pensar lo que costara a futuro mantenerlas y las comunidades en las que la gente anda descalza de las que extraen el agua para las grandes ciudades y a estas comunidades no les dejan ni un pozo para su beneficio o que la gente sigue descalza esas obras en las que ya están contratados eventos y no están ni al 40 % de obra y en las que las prioridades se les olvidaron hacen caminos para que empresarios se beneficien y colonias que están esperando una pavimentación así seguirán esperando pero estas elecciones irán por ese voto para que la gente crea o le hagan creer que esta vez si le pavimentaran su colonia o parte de ella.

 

Espero realmente que los ciudadanos reaccionen, que piensen bien hacia quién desean otorgar su voto y que el candidato que gane, se le exija cumplir con las obras prometidas y que deje de existir el nepotismo que todavía prevalece en México para designación de obra y contratos por servicios o productos.