MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

FMLN mira al futuro

 

 

Por Raúl Gutiérrez


SAN SALVADOR,  (IPS)  – El flamante presidente electo de El 

Salvador, Mauricio Funes, del izquierdista y ex insurgente Frente 

Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), prometió construir un 

gobierno incluyente, con miras a la reconciliación de la sociedad y a 

"crear" un futuro de progreso para todos.

 

De acuerdo con los resultados divulgados por el Tribunal Supremo Electoral 

sobre algo más de 90 por ciento de las actas electorales escrutadas, Funes 

obtuvo 1.231.755 sufragios, equivalentes a 51,7 por ciento del total, 

frente a 1.170.780 (48,7 por ciento) conseguidos por Rodrigo Ávila, 

postulante de la gobernante y derechista Alianza Republicana Nacionalista 

(Arena).

 

  "Esta es la noche más feliz de mi vida, y quiero que también sea la 

noche de la más grande esperanza para El Salvador", dijo Funes el domingo 

por la noche al proclamarse triunfador ante una multitud, acompañado de 

Salvador Sánchez Cerén, vicepresidente electo, otros dirigentes del FMLN y 

su esposa, la brasileña Vanda Pignato.

 

  Funes, un periodista de televisión de 49 años y ex corresponsal de la 

cadena estadounidense de noticias CNN, aseguró que construirá un gobierno 

en el que reinará el "espíritu de unidad nacional", haciendo de lado la 

confrontación y el revanchismo.

 

  "Es la hora de avanzar hacia el futuro. Esta patria nos pertenece a 

todos los salvadoreños", dijo.

 

  El presidente Antonio Saca y Ávila llamaron a Funes para felicitarlo.

 

  Unos 4,2 millones de personas estaban convocadas a las urnas, pero 

sufragaron algo más de 2,4 millones, casi 61 por ciento del electorado.

 

  El Salvador, de unos 5,7 millones de habitantes y 20.000 kilómetros 

cuadrados, puso fin en 1992 a una guerra civil que estalló en 1980 entre 

fuerzas del Estado y la guerrilla del FMLN.

 

  Ese conflicto dejó unas 75.000 personas muertas, 6.000 desaparecidas y 

unas 40.000 lisiadas.

 

  Hoy, este país vive una ola de violencia que se manifiesta en una tasa 

de 61 asesinatos por cada 100.000 habitantes, una de las más altas de 

América Latina y del mundo.

 

  Cifras oficiales de 2006 indicaban un desempleo de 6,6 por ciento. Pero 

43 de cada 100 personas de la población económicamente activa sobreviven 

subempleadas o con actividades como ventas ambulantes y trabajos 

temporales.

 

  Para el analista Ernesto Rivas Gallont, Funes triunfó porque, además de 

ser un buen candidato, su mensaje penetró en la población, venciendo la 

intensa propaganda de miedo que se lanzó contra él.

 

  "El pueblo ya estaba cansado de 20 años de gobiernos de Arena, el 

votante ha madurado", dijo Rivas Gallont a IPS. El principal reto de Funes 

es forjar un "país más justo", combatiendo la pobreza y restaurando el 

"Estado de derecho", opinó.

 

  Más de 40 por ciento de la población es pobre.

 

  Tras su legalización como partido político en 1993, el FMLN perdió tres 

elecciones presidenciales entre 1994 y 2004.

 

  "Estoy encantada, por fin nos hemos liberado; vamos a tener una 

sociedad más justa", dijo a IPS una simpatizante del FMLN, María Artiga, 

durante la celebración que se prolongó hasta la madrugada, con una inmensa 

marea roja, el color del Frente Farabundo Martí, sobre el Paseo General 

Escalón y la Alameda Roosevelt, dos avenidas principales de esta capital.

 

  La gente "habló" a favor del cambio, dijo a IPS el legislador del FMLN, 

Jorge Jiménez.

 

  "Estoy feliz después de tantos años de lucha", dijo muy conmovido 

Jiménez, quien en sus años de guerrillero combatió en el cerro Guazapa, 

uno de los bastiones de la insurgencia en el norte de este país.

 

  En su primera reacción por la victoria de Funes, el ex presidente 

Armando Calderón (1994-1999), de la Arena, consideró que había "ganado la 

democracia y El Salvador".

 

  Mientras, el portavoz del presidente electo, David Rivas, confirmó a 

IPS que el mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, llamó a Funes 

para felicitarlo y reiterarle la colaboración que le había ofrecido en las 

cuatro oportunidades en que se reunieron, tanto en El Salvador como en 

territorio brasileño.

 

  Funes instalará el primer gobierno de izquierda en la historia de este 

país, controlado desde la creación de la república, a mediados del siglo 

XIX,  por conservadores, liberales y dictaduras 

militares.(FIN/IPS/rg/dcl/la ip sl/09)