MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Fujimori condenado a 25 años de prisión

COMO AUTOR MEDIATO DE HOMICIDIO CALIFICADO, SECUESTRO Y OTROS DELITOS
 

Responsabilidad fue acreditada “más allá de toda duda razonable” Alevosía fue agravante en matanzas de Barrios Altos y La Cantuta.
 

El ex presidente Alberto Fujimori fue sentenciado ayer a 25 años de prisión por la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia, que lo declaró autor mediato de los delitos de homicidio calificado, asesinato, lesiones graves y secuestro.
“Se le imponen 25 años de pena privativa de libertad”, precisó el fallo judicial, el cual refiere que Fujimori saldría en libertad el 10 de febrero de 2032. Para entonces, el ex mandatario –que gobernó el Perú entre julio de 1990 y noviembre de 2000– tendría 93 años.

La sentencia es grave y severa, afirmó el magistrado César San Martín, presidente de la Sala Penal Especial, al exponer sobre el sentido del fallo del colegiado, compuesto además por los vocales Víctor Prado Saldarriaga y Hugo Príncipe Trujillo.
La corte falló condenando a Fujimori “como autor mediato de la comisión de los delitos de homicidio calificado, asesinato bajo la circunstancia agravante de alevosía”, en agravio de veinticinco personas en las matanzas de Barrios Altos y de La Cantuta.
La sentencia precisa que los delitos de homicidio calificado y lesiones graves son crímenes contra la humanidad, de acuerdo con el derecho internacional penal; a los que se suma el delito de secuestro agravado del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

Reparaciones y fundamentos
El fallo establece también una serie de pagos por reparación civil de 62 mil 400 nuevos soles a hermanos de fallecidos en el caso Barrios Altos, y 20 mil dólares a favor de los herederos legales de las víctimas del caso La Cantuta.
Asimismo, indemniza por daño extrapatrimonial o inmaterial a Gorriti y Dyer, con la suma de 46 mil 800 nuevos soles cada uno.
Antes de darse a conocer la pena, la sala dispuso la lectura de los fundamentos de hecho de su decisión.
De los indicios y evidencias analizados se concluye que la responsabilidad de Fujimori “está acreditada más allá de toda duda razonable”, precisa la sentencia.

Indica que Fujimori, sustentado en sus potestades de mando, decidió constituir un aparato de poder desde el desaparecido Servicio de Inteligencia Nacional (SIN), a cargo en la práctica de su ex asesor Vladimiro Montesinos.
Es así que, según la sentencia, el ex mandatario centralizó la labor de inteligencia en el SIN y en Montesinos, y es a partir de ellos que se forma el grupo Colina, que materializó los crímenes denunciados.
En ese contexto, la corte precisa que Montesinos rendía cuentas y mantenía informado al ex jefe del Estado, por lo que se descarta que Fujimori desconociera lo sucedido, más aún cuando sus potestades de mando no fueron simbólicas, sino efectivas, directas y de ejecución diaria.

Estrategia paralela
El fallo descarta que en el Perú se hubiera ejecutado una política genérica de guerra sucia, sino que estos crímenes fueron cometidos a partir de un aparato organizado de poder, nacido en el SIN, y cuya ejecución correspondía al grupo Colina. Por eso, carece de sentido pedir pruebas circunscritas o escritas de Fujimori sobre los hechos.
Está probado que Fujimori estructuró y ejecutó una estrategia político-militar paralela a la que pregonaba públicamente, cuyo objetivo era la eliminación de los terroristas, decisión que se articulaba por medio de su asesor Vladimiro Montesinos Torres y del aparato organizado de poder que formó, añade.
Además, el tribunal concluyó en que está probado que, por lo antes mencionado, el ex presidente Fujimori protegió tanto a Montesinos Torres como al general jefe de las Fuerzas Armadas, Nicolás Hermoza Ríos, e incluso a los ejecutores materiales de los crímenes, a quienes se les concedió amnistía.
 

En resumen

1 Fujimori fue hallado culpable por los casos de las matanzas de La Cantuta y Barrios Altos, así como de los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer Ampudia.

2 “Este tribunal declara que los cuatro cargos se encuentran probados más allá de toda duda razonable y, por consiguiente, la sentencia que se emite es condenatoria.”

3 Una vez conocido el sentido del fallo, se inició la lectura de la sentencia adoptada por unanimidad, la cual contiene 711 folios, 830 parágrafos y 1,258 notas al pie de página.

 

 

Fuente: El Peruano / Diario Oficial