MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

García Ábrego: huellas de los narcosobornos


RICARDO RAVELO / Semanario Proceso
 

Américo Delgado de la Peña, asesinado la noche del viernes 28 en Toluca, encabezaba al equipo de abogados al servicio de Juan García Abrego, deportado a Estados Unidos en 1996 y actualmente preso en la cárcel de alta seguridad de Florence, Colorado.  El abogado llevaba, entre otros casos relacionados con narcotraficantes, el litigio  mediante el cual el exjefe del Cártel del Golfo pretendía recuperar 50 millones de dólares que, según él,  pagó en sobornos a un funcionario de la PGR. El presente reportaje está basado, entre otras fuentes, en una entrevista con Américo Delgado y estaba listo para ser publicado cuando se difundió la noticia de su muerte. 

 

Además de gestionar en tribunales mexicanos su regreso a México, de donde asegura que fue "desterrado" en 1996, Juan García Ábrego, exjefe del cártel del Golfo, ahora exige a la Procuraduría General de la República (PGR) la devolución de 50 millones de dólares que dice haberle pagado a un funcionario de esa dependencia.

 

García Ábrego fue el máximo líder de ese cártel entre 1988 y 1995. Entonces alegaba que durante varios años le entregó 2.4 millones de dólares mensuales al ahora exfuncionario de la PGR Luis Esteban García Villalón a cambio de que lo protegiera y le informara sobre los operativos e investigaciones en contra de su organización criminal. Al paso de los años, el monto de los sobornos ascendió a 50 millones de dólares, que ahora reclama el capo preso en Estados Unidos, pero con otros argumentos.

 

García Villalón fue director de Concertación y Enlace de la PGR en 1990, hasta que fue tocado por el escándalo: fue sorprendido con un portatraje repleto de dólares, según se establece en una denuncia anónima presentada ante la procuraduría y que tiempo después sirvió de base para acusar al funcionario de cohecho, delitos contra la salud y lavado de dinero.

 

         En la denuncia se dijo que García Villalón y su hermano Eduardo "blanquearon" los sobornos de García Ábrego mediante la compra de dos aviones, establecimientos mercantiles, casas, departamentos y cuentas de inversión en el extranjero.

 

Un lavadólares en la PGR

 

Antes de 1990, García Villalón era agente federal, pero desde entonces fue señalado en Estados Unidos como integrante del cártel del Golfo y destinatario de "sobornos del narco" (Proceso 1061). 

 

Hasta ahora ha salido avante de las acusaciones: en marzo de 2007, por ejemplo, ganó un litigio que obligó a la PGR a devolverle 5 millones 877 mil 535 dólares que le fueron decomisados en 1990, de acuerdo con el fallo del Primer Tribunal Colegiado penal, con sede en Monterrey, Nuevo León. Sin embargo, la dependencia no ha cumplido y las autoridades judiciales iniciaron un juicio de "inejecución de sentencia" en contra del titular de la PGR, Eduardo Medina Mora.

 

Entre tanto, Juan García Ábrego cumple 11 cadenas perpetuas en la penitenciaría ADX (Administrative-Maximum) en Florence, Colorado, desde enero de 1996, y tanto allá como en México sus abogados realizan gestiones legales para recuperar el dinero que dice haberle entregado a García Villalón.

 

         En sus alegatos, los abogados sostienen que su cliente nunca le pagó protección al exfuncionario, y que éste sólo fungió como una especie de administrador. El legítimo propietario de esos recursos es García Ábrego, dicen, lo cual pretenden demostrar ante las autoridades federales.

 

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1713 que empezó a circular el domingo 30 de agosto.