MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Insoportables spots


Editorial EL UNIVERSAL 

 

 

No existe imagen, voz o eslogan que sea tan bello, melodioso o atractivo como para soportar su repetición tres minutos de cada hora durante seis meses continuos. Incluso si usted escuchara todo ese tiempo, una y otra vez, spots sobre su película favorita —la forma en que se hizo, la biografía de los actores, la historia del guión, la arquitectura de los cines, la textura de las butacas—, quedaría hastiado.

 

Ese es justo el resultado de la campaña de los partidos políticos y del IFE para promover la votación en las elecciones del 5 de julio. Tanta insistencia llega al punto de la saturación, según hemos visto en los comentarios enviados a este diario por los lectores. Con tal bombardeo mediático en radio y televisión, lo único que han conseguido los políticos es ocasionar alergia hacia el contenido de los mensajes.

 

Por su pésimo diseño y el caos en que se dio su operación, la propaganda obligada parece más bien una estrategia que busca inducir a la abstención. Tanto ruido como de torre de Babel inhibe la eficacia en la comunicación, se sabe desde la antigüedad e investigadores han escrito sobre el tema al menos desde hace 40 años.

 

Un razonamiento obvio como éste, que ni siquiera requiere conocimientos en teoría de la comunicación sino mero sentido común, no llegó a la mente de nuestros legisladores. Ya cometido el error bien harían los dirigentes de partido en darle un respiro a la ciudadanía, quizá recetándole menos promesas de probada vacuidad y más cifras de interés común, voz de personas que no la tienen. O quizá mejor, una pieza de Bach o un buen grupo de rock mexicano patrocinado por la generosidad de algún partido político. Eso sí que llamaría la atención de los electores y mostraría al partido político en cuestión como una alternativa diferente, imagen que todos quieren dar, pero nadie logra.

 

Agresividad mezclada con banalidad es una fórmula insoportable. Aún están a tiempo los partidos de cambiar la estrategia.