MyCityLinked

Browse By

MyCityLinked

Iztapalapa, guerra a muerte por intereses y futuro político

 

Entrevista a Marco Aurelio Sánchez / Presidente del Grupo Praxis del PRD

Por Irma Ortiz / Revista Siempre!

 

Marco Aurelio Sánchez, presidente del Grupo Praxis, corriente que busca la democratización del PRD, asegura a Siempre! que Iztapalapa se ha convertido en el escenario de una guerra entre dos facciones donde están en juego intereses, el futuro político de varios personajes y la sobrevivencia del partido del sol azteca.

Estos son sus puntos de vista:
En Iztapalapa estamos viendo una manifestación concreta de una rivalidad existente en el partido desde hace mucho tiempo. Hay una combinación de elementos, por un lado, las ambiciones políticas de René Arce quien quiere ser a como de lugar el próximo jefe de Gobierno.
Luego con la anuencia de los Chuchos —Ortega, Zambrano, Navarrete— desde hace mucho tiempo hay acuerdos a escondidas con el gobierno federal —que no calderonista— y trabajan en alianza, lo vimos en la Cámara con el manejo de Ruth Zavaleta.
La idea es que con el aval y los recursos que le puede proporcionar el gobierno federal acabar de tronar en el PRD al grupo de López Obrador. A raíz de todo este escándalo del desafuero y luego del reclamo por el supuesto robo electoral que le hicieron a López Obrador se agudizó la ruptura, los caminos se bifurcaron, unos optaron —los Chuchos— por la alianza abierta con el gobierno federal y otros por un enfrentamiento directo con esos mismos rivales, es el caso López Obrador. 


Fuerza de Clara Brugada


Tiene un trabajo de muchos años en la delegación, igual que René Arce con un manejo eminentemente clientelar basado en la entrega de despensas, en la venta del agua, en el tráfico de influencias. El mismo método de Arce lo usa Brugada, pero la fuerza de ésta en estos momentos radicaba en el abierto apoyo que le brinda López Obrador con todos los recursos procedentes del gobierno del Distrito Federal, pero se están enfrentando a rivales que tienen todo el apoyo no del gobierno capitalino sino del gobierno federal, tanto en cuestiones monetarias como políticas y jurídicas. Ahí está la decisión del tribunal electoral capitalino, el PAN necesita tener el control a través de Arce para pararle el camino a Ebrard y al Peje.
En Iztapalapa se juegan muchos futuros políticos, mucho dinero, toda una estrategia que le cambia la jugada a Andrés Manuel a quien se le cayó el cielo. Por el otro lado, Arce anda que no le calienta ni el sol porque él, sin Iztapalapa, no es nada, sus sueños de grandeza y de llegar a ser jefe de gobierno se vienen abajo, aun ahora que recuperada la candidatura para su grupo de ninguna manera la tienen segura, es una situación muy difícil para ambos grupos .
Se vive una guerra a muerte y no se descarta la violencia electoral, desde ahora ya la estamos viendo, hay golpeados, amenazas, los ánimos están muy calientes porque están en juego intereses y el futuro inmediato del PRD.


Estrategia de López Obrador


Para empezar, López Obrador anunció que no se iba ir del PRD. Comentamos que se saldría e iba a conformar un partido ya fuera con las siglas del PT o de Convergencia o unificados pero que se iban, incluso ya se había iniciado la avanzada con Fernández Noroña y otras gentes que renunciaron al partido. Algunos otros se iban a ir luego de los comicios del 5 de julio pues contaban con varios triunfos importantes, entre ellos Iztapalapa.

¿Cuál es la preocupación de López Obrador? Que con el incremento en la corriente del voto nulo es muy factible que partidos pequeños pierdan el registro, entre ellos segurísimo Convergencia, que tiene uno por ciento de aprobación. Los partidos pequeños en conjunto tienen un 4.5 por ciento de aceptación a nivel general, obviamente con el voto nulo también es muy factible que el PT pudiera perder el registro.
Esta corriente del voto nulo trae desesperados a los pejistas porque si el PT y Convergencia se quedan sin registro y si se salen del PRD se quedan a la deriva, por eso ahora dicen no nos vamos.

La estrategia era que Clara Brugada una vez siendo delegada de Iztapalapa se pasaría al Partido del Trabajo, lo mismo que otros delegados, diputados y así se fortalecería a ese instituto político, con recursos, militantes y el PRD quedaría muy debilitado. Ese era el juego, ganar con las siglas del PRD varias candidaturas y después trasladarlas al PT con todo y recursos, pero al venirse abajo la estrategia ahora resulta que pueden perder el registro de esos partidos y además se quedan sin uno de los principales bastiones de votos en el Distrito Federal —la demarcación tiene un millón 800 mil habitantes.
Es un bastión no sólo por los recursos oficiales que recibe Iztapalapa —tiene un presupuesto de 3 mil 76 millones de pesos anuales— sino porque es una delegación donde se pueden hacer muchas transas, entre ellas el narcomenudeo, entre otras cosas. Entra mucho dinero a la demarcación y con ese efectivo pensaban financiar parte de la campaña presidencial de López Obrador y la de su jefe de Gobierno, por eso es también la preocupación de Arce porque ahí está su cochinito para sus futuras aspiraciones y también están sus votantes.

Perder Iztapalapa para cualquiera de los dos grupos es mortal. La estrategia se le vino abajo a López Obrador y no saben qué van hacer mientras que al gobierno federal le funcionó muy bien la jugada con el pronunciamiento del Tribunal Electoral y con los tiempos electorales les ataron las manos de tal manera que Clara Brugada ya no pudo ser candidata por otro partido.

Además, hay otro punto: René Arce piensa que ganará la delegación pero pueden perderla porque la candidata se acaba de registrar, Silvia Oliva — ex esposa de Arce— no es tan conocida como Clara Brugada.

No dudo que en cierto momento y como están las cosas con el descontento existente y el espectáculo que se está dando, es factible que se pierdan los comicios y que se les pudieran colar Acción Nacional o el PRI. Ambos partidos están empatados en preferencias, tienen un 15 por ciento. Si en el último momento el PAN o el PRI le meten dinero a la elección, aprovechando que la gente está molesta con la situación y sobre todo que los perredistas son muy mercenarios —así los tienen acostumbrados— pueden comprar muchos sufragios, es un peligro real que tiene la élite perredista.

Si a todo esto sumamos que es muy seguro que el PRD pierda la delegación Coyoacán, donde tengo entendido militantes del PRD apoyarán la candidatura de Obdulio Avila, del PAN, las cosas cambian para el partido. ¿Quiénes son esos militantes? Es gente procedente del grupo de los Chuchos y como están en alianza con el gobierno se apoyaría el triunfo de Obdulio en Coyoacán y eso sería otro golpe para los pejistas, bejaranistas y obviamente para Marcelo Ebrard.

¿Y si gana Silvia Oliva?
Hay que ver qué clase de delegada va a llegar, totalmente debilitada, acusada de ilegítima y de ilegal. Va sufrir un golpeteo tremendo de parte de los grupos opositores con los mismos métodos que utiliza Arce, ellos lo saben y lo utilizan igual, es una lucha de mafias.
Falta ver el resultado de los comicios, quien salió ganando fue el grupo aliado con el gobierno federal que es René Arce y los Chuchos. La acusación que hacen los pejistas de que están aliados con el gobierno es totalmente cierto, pero de ninguna manera los otros son mejores.
Sin embargo, insisto, después de estas grotescas escenas van a venir cosas buenas para el partido porque se va a realizar una especie de limpia y está saliendo a relucir muchas cosas que la gente todavía dudaba hace cierto tiempo de que fuera el PRD. Estamos viendo la catástrofe de muchos elementos de la vieja élite que ya no tienen futuro político. López Obrador mostró su real cara en el acto de apoyo a Brugada donde le pide a Acosta que renuncie si gana, se descaró, y esto es motivo de preocupación para algunos de sus seguidores y motivo de burla para otros, porque en el fondo es una escena grotesca pero peligrosa.


Relaciones entre Ebrard y López Obrador


Son relaciones de amor-odio. Cuando un político quiere una posición, promete todo y siendo jefe de Gobierno Andrés Manuel hizo todo para que Ebrard le sucediera en el cargo incluso le perdonó lo de Tláhuac —parece que no hay memoria—. El jefe de Gobierno debe apoyarlo porque todos los planes se les han venido abajo, como es una nueva candidatura de López Obrador a la Presidencia, pero Ebrard también quiere ser, pero está tan atado que no puede romper abiertamente con gente como Bejarano ni con López Obrador, quiere y no puede, se necesitan mutuamente, aunque ya se odien.
Tanto López Obrador como Ebrard dentro del partido como estructura nacional tienen poco peso en la realidad, Ebrard no tiene la fuerza para imponer su candidatura y López Obrador ya tampoco la tiene, controla el PRD-DF y eso a medias, pero a nivel nacional quien tiene el poder son los Chuchos pero ahora en alianza con el gobierno.

¿Expulsión del Peje?

Ni los pejistas ni la gente de Arce se van a conformar con perder los millones que entran en Iztapalapa, es mucho lo que está en juego, es la lucha por los recursos, ahí está el porvenir de Arce y no se va quedar cruzado de brazos, el Peje tampoco lo va dejar ir porque es presencia política y más si el PT o Convergencia pierden el registro, será la lucha a muerte por la franquicia del PRD y obviamente esto favorece al gobierno federal pues si pierden el registro el PT y Convergencia, sienten que truenan a un elemento sino más peligroso, si por lo menos muy molesto como es el peje, quien ha violado los estatutos del partido porque sigue instando a que voten no por el sol azteca sino por PT y Convergencia.
Así, los Chuchos, pasando los comicios y con la mano en la cintura pueden expulsar a Andrés Manuel del partido, no lo han hecho porque en este momento no es conveniente electoralmente pero es muy posible que pasadas las elecciones y debido a la trifulca que se va a venir, se llegue a esa toma de decisión y hay que expulsarlo pues tienen todos los elementos.
Imagínese, el Peje sin registro en el PT y Convergencia, y expulsado del PRD, desprestigiado ante la ciudadanía y después de actitudes como las del martes pasado el Peje se nulifica y lo mismo le pasa a Ebrard, que ahora se ve afectado en sus ambiciones presidenciales que se le vienen abajo perdiendo Iztapalapa.


Futuro del PRD


Nosotros estamos trabajando con la comisión oficial por la reforma del partido que va a hacer una propuesta de formación de cuadros de publicaciones, de una revista, además se va echar a andar el instituto de formación política que es un camino para la reforma y donde están involucrados grupos que ya no ven bien ni a los pejistas ni a los Chuchos. El partido no es propiedad de ninguno de ellos sino es en una organización política de interés público y se mantiene con los impuestos que paga la ciudadanía. Va a venir una lucha muy fuerte por el poder en el partido pero también entran en el escenario nuevos elementos con más fuerza.

Hay propuestas muy sensatas para demostrarle a la gente del partido y a la ciudadanía que la política es otra cosa y no lo que hacen los compañeros. El partido no son ellos, que se han constituido en la peor parte y vienen en decadencia. El PRD no va a desaparecer porque vendrá una lucha por posiciones, una lucha cultural como la llama Semo, donde viejos liderazgos se vienen abajo —entre ellos el Peje— y se abren nuevos espacios. Hay mucha gente preocupada por la necesidad de reformar al PRD y es vista con simpatía de muchos intelectuales y periodistas de importancia que quieren ver cambios en la llamada izquierda mexicana.